Ahora sí pusimos cara de hombres, carajo: la reseña del Colombia vs Brasil por la fase de grupos de la Copa América 2015

¡Y llegó el día en que una selección Colombia de mayores se puso la pija ante una de Brasil! La última vez que Colombia le había ganado a Brasil un partido de fútbol de mayores, Gaviria era presidente, a Uribe no lo conocían sino en Antioquia, Santos era periodista, el DIM tenía dos estrellas, el Pibe estaba jugando a plenitud, Amparo Grisales ya era veterana, La Monserga del Fútbol aun no existía (?) y el Zurdo López sonaba para dirigir al Jun… ah, bueno, esa última quítenla… Después de 8,832 días con sus noches en los cuales jugamos catorce (14) veces contra Brasil por eliminatorias, Copa América, amistosos y un mundial, al fin Colombia le volvió a ganar a Brasil. Al fin nos logramos quitar algo esa sensación de suciedad, de mancha, de ay soy impuro, impuro, impuro que teníamos los aficionados, después de soportar un paternalismo tan fuerte que ya se iba a ver normal que la CBF le pase plata mensual para los gastos a la Federación Colombiana de Fútbol. Este tercer partido que le ganamos a Brasil en toda la historia (!!!) es un sacudón que nos hace ver que, aunque aún no nos hemos vuelto hombres, ya nos están saliendo pelitos y al menos ya tenemos grajo (?).

Traidora

Bue, defínase, señora

El partido anoche se dividió en dos partes: el primer tiempo y el segundo. No, por favor, no se vayan (?)… lo que quiero decir es que fueron dos partidos completamente distintos los que se vieron en cada tiempo; en el primero vimos la mejor Colombia que se ha mostrado post-octavos del Mundial 2014, y eso que la cancha no ayudó. La cancha o la pelota, no sé: el caso es que parecía que estábamos jugando en el campo pelado del Arturo Cumplido Sierra de Sincelejo por la manera es que la pecosa (?) rebotaba, así fuera en un pase rastrero a medio metro. Esto no colaboró para que los que están con menos fútbol (si, Falcao, te estamos mirando, pero no eras el único) fueran precisos, pero al menos el impulso inicial que dio el salir con ganas sirvió para generar confianza, ganar el medio, copar por las bandas y evitar que los brasileños armaran jugadas. Sobre todo el trabajo nuestro en el primer tiempo se centró en el inmenso Carlos Sánchez, que anoche se comió todo ese mediocampo solito a pijazo limpio, con la colaboración oportuna de Teo (sí, de Teo) y – algo menos precisa – de Cuadrado y Armero.

El segundo tiempo fue otra cosa: pareciera que Pedro Sarmiento entró al vestuario a dar la charla de entretiempo. Porque desde los 00:01 el equipo se abroqueló atrás dejando en una casi nostálgica (?) soledad al pobre Falcao arriba, para que se levantara a guadañazos y golpes de rodilla con sus marcadores. Brasil nos tiró encima la camiseta en el segundo tiempo, y solo faltó estico para que nos empatara con el mero impulso del historial. Y hubiera sido una cagada, porque al igual que hace un año nos enfrentábamos al Brasil más vulgar en muchísimo tiempo, un equipo demasiado medio huevo que, si no fuera por Ney Mar, tendría tanta chispa y frescura como los sketches de «Sábados Felices«. Anoche era el día (bue, me entienden) y afortunadamente la aprovechamos.

Alc-qd2MNEK08yk7K6LqHitFeKMQqoyViXQk1vDIWY_S

¿El de la bufanda en el medio es el hijo de Pekerman? ¡La cara de bogotano Estrato 8 que tiene! Me dicen que se llama Juan Sebastián Dussán Sanint y te la creo (?)

Ahora desglosemos la actuación del equipo en el uno x uno, para criticar con saña a quién corresponda (?).

Los rendimientos individuales

Ya se vuelve costumbre echarle flores a David Ospina (7), que ayer no fue demasiado exigido pero que cuando le tocó respondió sin que se le desacomodara un pelo. Sobre todo ese cabezazo de Neymar, uno de los pocos descuidos que tuvimos, es como para que todos los colombianos hagamos fila frente a David y nos le ofrezcamos en ofrenda (?). Nos salvó el partido, y ya se vuelve costumbre; lo cual, pensando acá, no se si es bueno o malo, porque a la hora del teje maneje puede que estemos hablando tanto de Ospina porque sufrimos más de la cuenta en defensa. El viejo cuento de siempre…

El tema de los centrales Jeison Murillo (6) y Cristian Zapata (6) hay que analizarlo con calma. Uno se tienta en ponerle una calificación más alta a Murillo, por el tema de su juventú y el gol, pero mejor seamos cautos y evitemos endiosar a alguien que cumplió pero que aún tiene algunos desajustes que se pueden corregir (el balón que devolvió corto es más infortunio que error, creo yo). Lo de Zapata también es bueno, pero está medio aparatoso y le falta algunos partidos más para complementarse con su Yang (?). Opino que cumplieron, pero les falta acople y yuxtaposición (?).

El rendimiento de Pablo Armero (6) y Camilo Zuñiga (5) mejoró montones respecto del partido anterior, pero les falta. Armero fue el que más se destacó por entrega y asociación, y de los dos fue el menos impreciso. Zuñiga tiene el detalle que tiene menos retorno que un rumor malintencionado, y por eso hubo pasajes del partido en los que los rivales tenían como diez mil hectáreas para armar la jugada, ganarle la espalda a los nuestros, sentarse a descansar, pararse y mandar el pelotazo para ponernos a parir líquido amniótico. A Armero le tocó bailar con las subidas de Dani Alves pero al final no fue un digamos ¡quéeeee brutoooo, cómo lo zarandeó ese cuateee!

IMAGEN-15966037-1

La figura de ayer fue este muchacho con la 6. El de amarillo, ojo (?). Solo le faltó dar la charla técnica y manejar el bus de regreso a la concentración.

El trabajo de Edwin Valencia (5) funcionó bien en el primer tiempo, en el que ayudó bastante a recuperar, pero el asunto es que la distribución de balón no era lo suyo (?) y terminaba regalándola. Para el segundo tiempo se vio desbordado por todas las aristas, y fue reemplazado con lógica. Afortunadamente anoche tuvimos a la mejor versión de Carlos Sánchez (8), lejísimo-lejísimo la figura del equipo. Una cosa que nos quejamos con Pekerman (?) en el partido pasado, fue la ausencia de un volante que no solo marcara sino que ayudara a hacer que el balón no se la pase revoleando de aquí para allá como pedrada (mira que ahí nota uno la importancia de Abel Aguilar). Y Sánchez no solo anoche le robó todos los balones a los brasileños, sino que generó juego con el sencillo recurso de llevarle el balón al compañero de equipo. Con esta poco rebuscada estrategia (mira qué cosas simples no se hacen a veces) dominamos totalmente a los quejadeiros en los primeros cuarenta y cinco minutos. En los segundos la cosa no funcionó tan bien porque la presión fue más fuerte (y el medio se echó instintivamente para atriqui), pero las veces que se mostraba Sánchez el equipo respiraba y recuperaba aire. Impresionante lo del chocoano anoche.

Con Juan Guillermo Cuadrado (6) y James Rodríguez (5) pasa lo mismo que dijimos arriba: no tuvieron el rendimiento que se sabe pueden dar pero comparativamente a lo de Venezuela mejoraron de aquí a Cafarnaúm. El punto de más para el hermano no reconocido de Jaden Smith va porque, con Armero, fue de los que más intentó, más se mostró, más se quitó el miedo a cagarla que quedó instalado después del partido contra los castrochavistas. Tuvo dos tiros que le sacaron a uno el «¡Uhhhhhhhhhhhhhhh maricaaaaaaaaa!«, y aunque le faltó precisión generó juego para el equipo, y eso ya de por sí es un avance tremendo. El juego de James no me disgustó en lo personal, pero… estuvo bien impreciso. El man tiene una calidad tremenda, y tiene juego y huevas para echarse el equipo al hombro, así que esperemos que contra Perú agarre nivel otra vez. Eso sí, si le salía ese remate del final del segundo tiempo hoy se estarían inundando las registradurías con mamás llevando a registrar a su James…

10002

Carlitos Bacca entrando en la leyenda popular. «¡Qué te pasa, caremondá, quésloqués!»

El otro punto alto del equipo anoche fue Teófilo Gutiérrez (7), que por primera vez en mucho tiempo hizo que el Índice de «Teo caremondá» gritados en los partidos de Colombia bajara a un 0.54%. Uno no puede dejar de pensar sobre qué pasaría si el muchacho con fama de dirimir sus disputas deportivas con armas de fogueo (?), afrontara los partidos con la responsabilidad, solidaridad, utilitarismo e inteligencia con las que jugó ayer. ¡Cómo aumentaría uno su expectativa de vida (?) si Teo se dejara de huevonadas, como tratar de hacerse su golcito, querer hacer la difícil o hacerse la paja antes del partido! Ayer jugando de mediapunta se fajó un muy buen encuentro, asociándose con todos y haciendo que el balón circulara de manera eficiente; tanto que ya están muchos Teoliebers mandándosela a guardar a uno, como si el rendimiento de Teo antes no hubiera sido mediocre. Cálmense, viejo, y disfruten.

Lo de Falcao (3, y le pido perdón al pueblo colombiano por calificarlo tan bajo (?)) en particular no me preocupa a largo plazo, porque soy de la opinión – personal – que el man va a recuperar su nivel con fútbol y minutos. El issue (?) es que este torneo da para un máximo de seis partidos – y faltan máximo cuatro -. con lo que todo se resume a la apuesta de esperar que el man se vaya soltando de aquí a ese lapso. Y sí necesita soltarse fuertemente: Falcao ahora mismo está más tieso y acartonado que el Jet Set de Popayán, con una falta de juego terrible y una pesadez que hace que cada rodilla le pese cien kilos. Todo confluye en la decisión del técnico en darle minutos esperando que se desfogue ahora que lo necesitamos, y ahí sí toca confiar en el señor-con-cara-de-señora. Hablemos de casos que se han visto antes: en España 82 (puta que cuando hablo así me siento viejo) el DT de Italia Enzo Bearzot convocó y puso de titular – en contra de absolutamente todo el mundo – a Paolo Rossi, centrodelantero que venía de dos años (!) sin jugar por una sanción de la federación italiana. Los cuatro primeros partidos vieron a Rossi más desubicado que Maria Fern*nda C*b*l en la Internacional Socialista, y toda la prensa se la montó a Bearzot. ¿Qué pasó después? Paolo Rossi metió tres goles en cuartos contra Brasil, dos en semis contra Polonia y uno en la final. ¿Qué putas puede decir un crítico después de eso? Nada, solo a chupar gladiolo. Bueno, espero que algo así pase con Falcao…

10001

«¡Marica, no veo el balón!»

Respecto de los cambios, para mí funcionó el de Alex Mejía, que le dio algo más de aire y orden al medio. El de Carlos Bacca no: aunque la intención era excelente Bacca entró precipitado y desubicado. El que sí no entendemos es el de Víctor Ibarbo, al que no le vemos su función así tan pegado a esa puta banda, y que anoche ni marcó la salida de los brasileños (de hecho cada ataque que llegaba a Ibarbo era el inicio de un contragolpe brazuca) ni se asoció con Armero. Aquí ya no voy a insistir más por Jackson porque me acusan de parcial por algún motivo desconocido (?), pero un tipo como Minegro no solo es jugar con un nueve que meta miedo sino uno que ayuda a tener más aguantados a los centrales rivales. Pekerman, cuéntanos: ¿qué hizo Jackson? ¿Lo invitaste a una reunión en tu casa y te tumbó el Colgate del baño? ¿Te eliminó de facebook? ¿Dijo algo sobre tí a un amigo en común? No sé qué será, pero a ver si arreglan para ver al Mazinger de Ébano en acción…

Lo que se viene: nada menos que Perú, el que por algún motivo se encarga de bajarnos de la nube cuando más moral tenemos. ¿Se acuerdan de hace cuatro años? ¿Se acuerdan del partido por eliminatorias de local post-título de la copa 2001? Suponemos (rogamos) que la euforia desmedida/bipolar del aficionado colombiano promedio no se traslade al equipo, lo que hará que ignoren las presiones externas, los cánticos de «Oleeee» a los 30 minutos del primer tiempo o los memes que se desempolvaron mágicamente desde anoche. Si salimos convencidos, si no nos confiamos, si nos damos cuenta que aún no estamos clasificados ni por el putas, se la mandaremos a guardar a los paisanos de (inserte aquí su artista peruano preferido)

IMAGEN-15965337-2

Copamos en todos lados

 

About YoSoyElCarlos
Secretario General, Subcomisario Político, Jefe de Redacción, vocal, tesorero, mensajero, consejero y La Vieja de los tintos del Politburó de La Monserga del Fútbol. Más hincha del DIM que un hijueputa. Acuario pero no Virgo. Arquero puteador. Excelente memoria para cosas que no sirven.

11 Comments on Ahora sí pusimos cara de hombres, carajo: la reseña del Colombia vs Brasil por la fase de grupos de la Copa América 2015

  1. 1
    Fidox says:

    Inmenso Post Maestro

    Muchos despertamos hoy pellizcándonos aún (?) pues la verdad metieron más huevo que una empresa avícola.

    Carlos Sánchez fue un jugador IN MEN SO anoche, ojalá siga así en la Copa.

    Muy feo lo de Brasil que se hace coger rabia, por olvidar eso que lo hizo GRANDE: el Jogo Bonito!

  2. 2
    D.I. OsKar says:

    Excelente análisis…
    Faltó mencionar que en el 91, América estaba en la A… De hecho uno de los goles a Brasil en ese partido lo anotó el Pipa De Ávila…

  3. 3
    Memin says:

    «el Mazinger de Ébano» jajajajajaja

    De verdad que no se entiende qué tiene el hombre Peker contra el man. Ojalá Falcao se contagie del «Efecto Rossi» que menciona en el post.

    Ni una línea sobre Neymarketing vs Coww? Quiero violencia.

    (?)

  4. 4
    GeorgeJR_31 says:

    Excelente post máster como siempre, imposible no cagarse de risa aunque recuerde que estamos en un pais violento por lo tanto la tangana merecía un análisis también (?).

    Apostillas:

    -Ibarbo entró bien e hizo lo que tenía que hacer.

    -No fueron los teobielivers quienes se la mandaron a guardar, fue el mismo Teo y con su rendimiento de ayer.En esta pinche (?) comunidad se le pega al man por deporte y lo raro es que sacando el mundial el tipo les calla la boca cada mínimo dos partidos.

    -Armero hizo lo propio con algunos sobre todo con el segundo al mando en este barco, pero no voy a agregar más nada para que no lo tilden a uno de «Armerista».

    -Estoy totalmente de acuerdo en lo que dice de falcao, sobre todo en la parte de «el man va a recuperar su nivel con fútbol y minutos». Y efectivamente jackson debió dicho un chiste de judío a pekerman porque no se entiende la vetada.

    -El empujon de Bacca a Neymar es lo más lindo que he visto en mucho tiempo.

    • 4.1
      YoSoyElCarlos says:

      Buenos días. Ysec desde Tarhuacondorchoncconchoyoc. Respecto a lo que dice de «Ibarbo entró bien e hizo lo que tenía que hacer.», podría decirme a qué se refiere con «bien» y «lo que tenía que hacer», buen hombre?

  5. 5
    wildaw says:

    Gran pos YSEC,de acuerdo con su análisis,solo espero que el domingo tambien nos pongamos la pija con perú,que tambien nos tienen de hijos.
    Con respecto a lo de mandarsela a guardar a los paisanos peruanos, yo pondria a laura en america, la tigresa del oriente, jaime gayli y wendy zulca

  6. 6
    Oscar says:

    Para mi historial esta victoria hace balance con la derrota del 00′ con ese gol de ultimo minuto de roque junior. Hasta para la trifulca mejoramos por que la ultima dimos pena contra Chile en Medellín. El mazinger de ebano jajajajaja aunque yo lo veo mas como el diablo de futurama. Para finalizar con Brasil cierro con la frase de Bart del futuro: «que te paso Brasil, antes eras chevere».

  7. 7
    yago says:

    Muy buen post, de verdad que asi a uno le de fastidio JHB con su lambedera termina uno extrañando a abelito (?) y cuando no esta uno es que se da cuenta de que el man es el que da el primer pase para conectar la zona posterior con la segunda linea de volantes y poder tener una convergencia logica en los segundos tres cuartos del campo (modo carlos antonio velez : off)

  8. 8
    Edogarudo says:

    Buenas. Casi en todo de acuerdo, no puedo estarlo en eso del «mazinger de ébano» porque es altamente homoerótico (?). Para mi Ibarbo no lo hizo mal, sacrificado y todo corrió algo a ayudar a Armero. Bacca entró ansioso, pero le ayudó en principio a recuperar balones. Creo que Jackson hubiera sufrido igual si entraba, porque Colombia estaba ya atrás.

    Voy a hacer mi defensa aplazada (?) de Teo. Lo primero que digo es que no voy a decir que es imprescindible, o que siempre juega bien, porque no es así. Antes de esta Copa nadie podía decir que tenía que ser titular con el nivel que traía. Pero creo que su rendimiento en la selección ha sido más bueno que malo. En las eliminatorias le fue bien. En el Mundial no le fue tan bien, pero creo que tiene su atenuante: ya comprobamos que es mejor acompañando a un 9 que siéndolo él, en eso digamos que fue más responsabilidad de Pekerman. Pero creo que tampoco le fue tan mal, en el primer partido hizo un gol, en el segundo una asistencia, en el tercero no jugó, contra Uruguay jugó relativamente bien, en un partido donde se destacaron más otros, y contra Brasil fue de los puntos más bajos, en un partido donde pocos se destacaron. Yo estoy con Yorch (?) en que muchas veces se le pega más por animadversión que por la propia exigencia. En fin, lo importante es que rinda y que nos vaya bien.

    • 8.1
      YoSoyElCarlos says:

      En el Mundial no le fue tan bien, pero creo que tiene su atenuante: ya comprobamos que es mejor acompañando a un 9 que siéndolo él, en eso digamos que fue más responsabilidad de Pekerman.

      De acuerdo con esto. Pero como 9 jugó muy mal, me parece, lástima lo de Bacca porque iba a estar enfilado (no digo Jackson porque antes de Japón estaba más salado que botón de body y no pintaba de titular).

  9. 9
    Juan Mecha says:

    Excelente post Master, ya era hora de ganarle a Brasil,el miercoles se mostró lo que otra tantas veces se adolecía, JERARQUÍA.

Responder a yago Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: