Ahora una de vaqueros (?): Japón y la Copa América de 1999

Nota del Politburó: desde la paradisíaca (?) ciudad de Bogotá tenemos un posteador invitado, el joven Daniel Ospina, joven promesa de las letras (ya debe como cuatro en diversos bares de la capital), fanático del fútbol y de bandas de rock más desconocidas que la línea de volantes titular del Dinastía de Riosucio (y que reseña de manera brillante en este sitio underground (?)) y asiduo lector y opinador de este blog. Aprovechamos para invitarlos a que nos escriban si tienen algún artículo que les ronda la cabeza y quieran publicarlo acá, y que crean que merece siquiera el Cervantes o al Alfaguara de los blogs sin futuro (?), a lamonsergadelfutbol@gmail.com o a petedead@gmail.com

********************************************************

Ahora que los equipos de relleno son tan infaltables en la Copa América como los exámenes de próstata (¿si o qué Jara?), aprovechamos el confinamiento solitario que da San Bernardo Del Viento para debutar (con la venia de Ysec) en la Monserga con un cuento. Uno que iba proporcional a la emergente globalización del futbol post-Bosman y sobre todo, a la fascinación de Latinoamérica con Dragon Ball Z. Si, hablamos de Japón y su participación en la Copa América de Paraguay en 1999.

¿Por qué putas Japón? Hagamos algo de historia…

Por esos días Japón estaba en todo. Televisión, historietas, tamaguchis, consolas, pokebolas (?), los especiales de Canal Capital (!) y en los sueños aberrantemente húmedos de los pubertos de esos días. Bueno, de los de ahora también, jijijiji…

Pero en futbol tardaron algo más. De hecho, dieron mucha pena durante décadas. Apenas en los setenta comenzaron a tomar algo de impulso, pero seguían muy por debajo de los países de Oriente Medio (que aprovecharon la plata del petróleo para contratar entrenadores brasileños) y sus vecinos de Corea del Sur. Hacia los ochenta se dio el fenómeno de Super Campeones (Captain Tsubasa para los amigos) y eso iría influyendo progresivamente en la mejoría de nivel en los nipones. Prueba de eso, la conquista de su primera Copa Asiática en 1992 donde ya destacaban dos delanteros legendarios en ese país: Kasuyoshi Miura y Masashi “Gon” Nakayama. Claro que todavía hicieron cagadas como “La agonía de Doha” en 1993 (bien retratada por Super Campeones en su momento y por don Ysec en el Peltre del Mundial del año pasado), pero es ahí comienza a gestarse el cuento que les vengo a contar.

Takeshi Okada asume como entrenador en 1997 para las Eliminatorias del Mundial de Francia del año siguiente. Curiosamente fue su primer cargo como entrenador (!!!), pero tampoco debió hacerlo tan mal si no necesitó usar las esferas del dragón para llevar a Japón a su primer Mundial. No, solo necesitó de un gol agónico de Masayuki Okano en el repechaje contra Irán, a un minuto de terminar el tiempo reglamentario.

Que gente para parir los japoneses! Pero nada comparado con los chinos (?). El gol de Okano a los iraníes.

De los jugadores que estuvieron en Francia destacaban (entiéndase destacar por no dar tanta pena) el arquero Yoshikatzu Kawaguchi, el lateral Akira Narahashi, el creativo Hiroshi Nanami. y los ya mencionados Nakayama y Okano en la punta. A Miura no lo llamaron al Mundial (aparentemente por diferencias con el entrenador Okada). Mención aparte para el gran Hidetoshi Nakata porque desde ese Mundial (y en los años siguientes) iba a demostrar estar un escalón por encima de sus compañeros, dando en lo sucesivo buenas actuaciones en el futbol italiano.

Nakata
Crack

Fueron tres derrotas en el Mundial del baile de Calimeño (?) frente a Argentina, Croacia (ambas por la mínima) y 2-1 con, vea usted, Jamaica. En ese último partido Nakayama tuvo el honor de ser el primer jugador en anotar para los Samurais Azules en una Copa del Mundo. Está bien que fue un gol medio pelo ante un equipo HORRIBLE, pero eran hasta queribles. Total, ni que los japoneses pudieran jugar en Boca algún día (????????????????????????).

El susodicho gol de la susodicha leyenda.

Eso debieron pensar en la Conmebol cuando, desesperados por la faltoneada de último minuto de los Estados Unidos, que no pudo jugar la Copa América por coincidir con la Copa de Oro de la CONCACAF (claro, era imperdible saber quién la tenía más larga entre Davy Crockett y Pancho Villa…), se vieron en la tesitura de preguntarse “¿A quién putas ponemos a rellenar ese grupo de inmirables? Bueno, pues por los reportes que nos llegan de nuestros corresponsales en Niigata, Nagatomo y Pueblo Paleta (???) suponemos que la historia fue así:

Había algún nipón distraído, sonriente, de corbata y lo que se dice, ejem, emprendedor (?) con maleta en mano durante la reunión que hasta ese momento no había dicho nada, dice viendo la definición del mundial de sumo en su mini televisor “van cincuenta yenes al panzón” (no pun intended). Los de la Conmebol, quienes no se habían percatado de su presencia dicen ¡Claro! ¡Invitemos a Japón! Y a pesar de las protestas de algún gordo calvo que prefería Jamaica para poder conducir por la izquierda (¿ah?), le recibieron la maleta al amarillo, y se guardó el secreto por unos eeeemmmmm, 16 años…

Perú se reencuentra con sus raíces (?), y las otras dos historias.

Como fuera, Japón no iba estrictamente a la Copa América para hacer bulto. Mmm, bueno si, pero tenían un material más o menos decente. Una constante en las industrias japonesas (guiño). Y claro, a promocionar el Mundial que iban a organizar en conjunto con Corea Del Sur en 2002.

El francés Philippe Troussier fue elegido como entrenador de Japón en reemplazo de Okada para ser el responsable de prepararlos y dejarlos en un lugar decente en el Mundial. En el sorteo les correspondió jugar en el Grupo 1 con Paraguay, Bolivia y Perú. Una oda a la convivencia, la globalización y la fraternidad entre guaraníes, aymaras, incas y samuráis. Básicamente un Gran Hermano sin el destape de la rubia (!!!!!).

Pero, increíblemente, el p*to de Troussier no llamó a Nakata, dicen que para darle descanso de cara al Mundial, FALTANDO TRES AÑOS. Eso por si solo mandó a la mierda cualquier posibilidad de promocionar apropiadamente su Mundial.

Japón debutó con Perú el 23 de junio de 1999 en el Defensores del Chaco de Asunción. De hecho tuvo toda la emoción que no tuvo el 0-0 entre Paraguay y Bolivia unas horas atrás, pero solo por la inocencia y mediohuevez de unos y otros. Comenzaron ganando los de azul con gol de Wagner Lopes, un brasileño nacionalizado que un día se vio $educido por el archipiélago, se amañó, se nacionalizó, fue convocado a la Selección en aras de aprovechar la sangre no nativa disponible en el mercado (y las ventajas de la Ley Bosman), llegando a jugar incluso en el Mundial de Francia el año anterior. Pionero entre peseteros como Zinha, Deco, Kevin Kuranyi o Diego Costa

1
Vendepatria si, pero buen prospecto para el promedio asiático…Calculen (?)

Los cholos se fueron con todo por el empate, pero el primer tiempo termino con ventaja para los japoneses. En el segundo tiempo la cosa se mantuvo igual hasta el minuto 70, cuando Flavio Maestri mandó un centro al área que la defensa japonesa no supo rechazar. En la confusión aparece por detrás el prócer de Sporting Cristal, Jorge Soto, y vence al arquero nipón, sellando el empate. A partir de ahí sería un toma y dame dramático al boom de ese perreo intensEJEM! Me deje llevar, perdón…

Luego de un tiro al palo de Maestri apenas unos minutos después, los compatriotas de Christian Meyer y Machin (!) se ponen en ventaja luego de un rebote que toma Roberto Holsen en el área para fusilar al arquero. Sin embargo, la mediohuevez de ese Perú no es gratuita, y es así como en el 79 regalan un tiro libre al borde del área. Atsuhiro Miura no le pegó como Oliver Atom (pobre), pero si lo suficientemente bien para que golpeara en la barrera y la trayectoria de la caprichosa (ejem…) confundiera al arquero Oscar Ibañez. La pendejada se acabó cuando Nolberto Solano se puso las pilas, puso un centro al área y luego de un doble cabezazo en ídem, Holsen pone el 3-2 definitivo.

Los goles del Japón Vs Perú, con la narración del tipito del Winning Eleven para Play Station. Grossez asándose en su propio jugo.

No faltó el ingenuo que pensó en las probabilidades de ver a Japón dando guerra en el grupo en los dos partidos siguientes. Pero nah. Paraguay bajó a los románticos y a los kamikazes de la nube (no pun intended) con un 4-0. Para salvar la honra un poco y por qué no, esperar un milagro en forma de 50 goles (!) lograran pasar de terceros. Fácil…

El golpe de realidad propinado por los curepas. Ni en nube voladora paraban el primer gol de Benitez.

Su último partido en la Copa América fue contra Bolivia en Pedro Juan Caballero el 5 de julio. El gol de Erwin Sánchez a los 18 del primer tiempo le estaba dando el pase a los de verde, pero a 15 minutos del final, los nipones se ayudaron de la niebla (oooooohhhhhh, y así afectó a Boca…) y empataron por medio del vendepatria de Lopes faltando 15 minutos para el final. Domo Harigato, Mr Roboto.

Riflazo el de “Platini” Sanchez. Si, así le decían…

La historia después de la historia importante.

Para la Conmebol, de hecho, las historias con Japón iban a tener un epilogo en forma de UOOOOOOOOOOCA SHUUUUUUNIOOOOOOOOOORS y Naohiro Takahara. En el primer caso, cuando el club de La Ribera deja de ser el cabaret de Latorre por un rato (?) y de la mano de Bianchi, RUOOOOMAAAAAAAANNNN, los gemelos, los colombianos y los demás (?) ganaron la Copa Intercontinental en Tokio al Real Madrid. Debido a la popularidad de Boca en ese país, Macri se comió el chamullo de Super Campeones (por lo visto el de Lopes también…) y decidió importar (!) a Takahara en el 2001. Este personaje (también histórico de su país) venía figurando en la J League, al extremo de ser uno de los máximos artilleros en la historia de esa liga. A la luz del dia de hoy desconocemos los motivos por los cuales Troussier no lo tuvo en cuenta ni en el proceso de Copa América, ni en el del Mundial.

Desafortunadamente para Boquita, el nipón no pudo refrendar su condición de killer. Solo pudo jugar en seis partidos del Torneo Apertura, y solo pudo anotar un gol, el último, en la paliza que le propinaron a Lanús por 6-1.

Me suscribo a los comentarios debajo del video: el gol más ojete del mundo (!!!).

Dos veces intentaron hacer nuevamente esa gracia de invitar a Japón en la Conmebol. Primero en 2011 donde (de nuevo) habrían compartido grupo con el anfitrión (Argentina en este caso), pero B*nnet en forma de terremoto y tsunami (?) los privó de esa posibilidad. Volvieron a intentarlo para este año, y estuvieron cerca de hacerla. Pasa que los equipos europeos no quisieron prestar a los jugadores japos que estaban jugando por allá y el del maletín dijo “Nah, coman mierdaki” (?).

A final de cuentas, no hubo mucho que destacar de esa selección japonesa. Excepto por el hecho de que Troussier se puso las pilas, aprendió de sus errores (bue… de algunos) y armó una banda mucho más decente para el Mundial del otro maletín (?), donde llegaron a octavos de final y fueron eliminados por los enemigos naturales de los samuráis: los jenizaros.

1
Nakata huyendo de las tropas otomanas (?) en el partido que decidía cual era la mejor espada del mundo: la katana o la cimitarra

Ahora las preguntas que todos se hacen, mucho más con el desdén de México y Jamaica en esta edición del torneo continental más gagá (?) del mundo mundial: ¿vale la pena seguir invitando países de medio pelo (sean o no de la CONCACAF) para hacer bulto en Copa América? ¿El cuento de la Copa de las Américas servirá para compensar esas situaciones? ¿Tendrá Nakata su revancha en torneos americanos? Para todas esas preguntas parece que tenemos un rotundo NO. En el primer caso, porque en caso de que un equipo de la CONCACAF ganara el torneo, no le daría al susodicho un cupo directo a Copa Confederaciones, por lo que se ven obligados a concentrarse en la Copa de Oro (como si ponerle trofeos a la vitrina o ganar experiencia de cara a eventuales Mundiales ante equipos más potentes no fuera más importante…). En el segundo porque las primeras fases tendrán la cuota inevitable de partidos sosos entre muchos de esos equipos, haciendo que lo realmente interesante arranque en las rondas de eliminación directa (o sea, dos semanas de darle al caldito hasta que aparezca la presa). Y en el tercero porque Lavezzi es demasiado para Nakata en Instagram (?).

Hoy en día Japón se pasea cual Genghis Khan por la estepa de Asia Central en los torneos continentales, exporta jugadores a Europa con un promedio de 2 en nivel medio por cada 8 mentiras (?) y de a poco busca consolidar su nivel en Mundiales, donde todavía no igualan lo conseguido en 2002. Con eso esperan que los inviten de nuevo a la Copa América sin apostarle otros 50 al panzón.

N del A: agradecimientos a don Ysec por la oportunidad. Espero poder aportar con regularidad al contenido de la Monserga en el futuro. Por lo pronto, ya le puedo decir a mi madre que soy un campeón de la vida (?).

12 comentarios sobre “Ahora una de vaqueros (?): Japón y la Copa América de 1999

  • el 25 junio, 2015 a las 16:42
    Permalink

    Igual que inviten a la selección B de Japón, será de mejor calidad que los muertos que está mandando México.

    Respuesta
  • el 25 junio, 2015 a las 18:37
    Permalink

    Gran post Daniel no esperaba menos aunque estuvo más demorado que takahara para mojar con la de Boca.

    Pero confiesa que el debut fue con Japón porque se viste como millos y fuiste cosplay, caradura!…

    (?)

    Respuesta
    • el 3 julio, 2015 a las 21:26
      Permalink

      Ay George, te mentiría si dijera que no tuve mis devaneos con Robotech y Cyborg 009… Tal vez un par con Sailor Moon (?).

      Respuesta
  • el 25 junio, 2015 a las 18:48
    Permalink

    Muy buena reseña sobre la participación de los nipones a la Copa América.
    No me imagino volver a ver a los Japoneses en una próxima Copa América, creo que deberían hacerla solo entre los 10 de la conmebol y ya… O si van a Rellenar inviten a las Guyanas, que por lo menos geográficamente son de acá.
    Gran Debut Daniel!

    Respuesta
  • el 25 junio, 2015 a las 19:57
    Permalink

    Selente el post. Oliver es Tsubasa Ozora originalmente. Ya sé que a nadie le importaba (?). Simpáticos los ponjas, pero no tienen nada que hacer por acá. Volvamos a los 10, hacemos dos grupos de cinco, o tres como en las viejas eliminatorias, dos grupos de tres y uno de cuatro, semifinales y final. Listo.

    Respuesta
  • el 26 junio, 2015 a las 00:42
    Permalink

    Muy buen post, creo que la presencia de Japón ha sido de lo mas bizarro que se ha visto en la copa amercia, eso de traer equipos de puro relleno no vale la pena.

    Una pequeña acotacion, la foto que pones del partido turquia-japon del mundial 2002 no corresponde, ahi esta jugando contra tunez. en ese mundial turquia vestia adidas, no puma que es quien viste ahi a los tunecinos.
    https://www.youtube.com/watch?v=sVVzWmScF6s

    Un saludo.

    Respuesta
    • el 3 julio, 2015 a las 21:15
      Permalink

      Upa, si señor. No me habia fijado en el escudo. Yo si decía que hacia mucho sol en esa foto (!).

      Respuesta
  • el 26 junio, 2015 a las 01:08
    Permalink

    Gran post,vale agregar que para este año no solo intentaron invitar a japon, a china la intentaron invitar pero los chinos jugaban por estas epocas eliminatorias de asia (contra butan, pero bueno es clasificar al mundial) y a españa tambien la intentaron seducir pero ellos tambien dijeron que no, ¿el porqué dijeron que no? Ni idea, pero supongo que sera por las eliminatorias a la euro o porque sencillamemte no les llamo la atencion

    Respuesta
  • el 26 junio, 2015 a las 13:08
    Permalink

    «Curepas» nos llaman los paraguayos a los argentinos, ellos no lo son!

    Respuesta
  • el 28 junio, 2015 a las 06:45
    Permalink

    Pienso que el mejor Mundial para los japos ha sido el del 2010, por encima del 2002. Y muy enjundiosos y queridos ellos pero por favor que la Copa America la miren (es un decir) de lejitos.

    Excelente post don Daniel.

    Respuesta
  • el 30 junio, 2015 a las 11:27
    Permalink

    La relación entre Japón y Leoz continúa hoy con la Copa Suruga Bank un torneo teóricamente oficial entre el campeón de la Sudamericana y el campeón de la Copa J League. Solo la ganan los japos.

    Respuesta
    • el 3 julio, 2015 a las 21:11
      Permalink

      Pues recuerdo que existe la Copa Kirin que organiza Japón y generalmente invita países suramericanos. Hubo una edición tan horrible de ese torneo que los tres equipos que jugaron acabaron empatados en puntos y diferencia de gol porque no fueron capaces de hacerse un hp gol entre ellos.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: