Baldazos de agua fría: Colombia 1 – Rumania 3

Tal vez usted, querido lector, alguna vez en su vida se le ha generado una gran ilusión por una situación como que está a punto de conseguir un buen trabajo después de mucho tiempo; o el revisor de la tesis al fin le va dar aval para que sustente; o se encuentra a ESTO nomas de levantarse la vieja que siempre ha soñado, o por fin le va a llegar la herencia de ese familiar que usted ya creía inmortal (?). Pero en el último momento no se alinearon los planetas, cometió un error tonto o simplemente la vida es una mierda y nada de eso se dio. O le pasó que el jefe de personal le bajo el pulgar porque le vio los cordones desatados (!), el revisor de la tesis echó para atrás el proyecto debido a las excesivas “comas” que encontró en el marco teórico, la vieja que le quita el sueño se fijó en otro man que SI sabe bailar salsa-choque (?) o al final el medico explicó que todo fue un malentendido y al tío-abuelo le restan mínimo 10 años más de vida.

Esos cambios emocionales tan drásticos fundamentan el concepto de “balde de agua fría”, de los que nadie está exento de sucederle. Sin embargo, si usted es hincha de la selección Colombia las probabilidades de sentir lo anterior aumentará considerablemente, porque la historia así lo dicta y el futuro así lo dictará (?). En esta saga se abrirá la caja del morbo para desglosar los constantes desengaños que nos ha provisto nuestro amado equipo patrio a lo largo de la historia

 

1IMAGEN

Colombia 1 – Rumania 3

2IMAGEN

Antes de empezar hay que dejar en claro el contexto. Nunca Colombia se había presentado a un mundial acompañado de la denominación de “favorito” (era su tercera participación) y se tiene que resaltar las comillas, ya que de Favoritos no teníamos ni la “F”. Hasta el partido con Argentina en el Monumental la calificación de Colombia en la eliminatoria podría haber sido de “buena” a “muy buena” dependiendo la interpretación de cada quien; pasa que nos encontramos con un milagro  5 a 0 que nadie jamás imagino y que subió el ego de todo el mundo. No, no estoy diciendo que el asombroso resultado tuvo la culpa; me refiero a la gente, al periodismo, al cuerpo técnico y a los mismos jugadores quienes destacaron únicamente las virtudes del equipo mas no las falencias haciendo cada vez más difícil que se corrigieran los errores. Todo esto sumado a la maldita famosa gira preliminar que en vez de preparación parecía una exhibición, en la cual el seleccionado jugó con muchos equipos de segundo orden, otros de segunda división y varios equipos fuertes que al fin y al cabo alinearon suplentes. Se llegó al mundial con un saldo positivo en cuanto al resultado, aunque ficticio desde donde uno lo vea por los contrincantes con los que jugó la selección en esa serie de partidos. Pero ¿eso a quién le importaba? Éramos los favoritos, lo había dicho Cruyff, Menotti, Pel* y muchos más. El periodismo deportivo con una que otra crítica negativa no atinaba a nada, el 80% de las líneas hacia la selección eran flores y elogios aun cuando se sabía que muchos de esos jugadores habían bajado el nivel considerablemente.

El último partido de esa gira fue contra el Palmeiras de Brasil (que alternó suplentes con titulares) en Pereira y para demostrar la seriedad de dichos amistosos colocaron a pitar a un árbitro Colombiano (!) que termino expulsando a 3 jugadores del Palmeiras. El primero de ellos a los 20 minutos, para reafirmar que un partido mediopelo si se puede convertir en algo mucho peor, en algo que tiene menos valor que un trámite. “Obviamente, el partido se desequilibró por la ventaja numérica y se volvió de simple rutina. Incluso cuando el árbitro le mostró la roja al tercero de ellos, algunos de nosotros le pedimos que no lo hiciera. Pero ya era una decisión tomada. Una lástima” decía Oscar Cordoba a la prensa demostrando que ese y esos partidos eran más fiesta que otra cosa.

Pero de nuevo pregunto ¿a quién le interesaba? A ninguno. Y nos acercamos a lo delicioso de esta crónica. El martes 14 de junio la selección arribó a Los Angeles y así despedía la prensa a la selección: “Fueron poco más de 120 días de concentraciones; sacrificios; viajes; partidos aquí y allá; elogios de rivales, de técnicos y de toda la prensa especializada” ezzzzzpecializzzada querrás decir. Y remataba conse trata del equipo ideal, de los hombres que con solo mencionar su nombre hacen temblar de respeto y de temor a los rivales” (risas grabadas). “De los ídolos que encendieron en cada rincón de la geografía criolla -de norte a sur y de oriente a occidente- un sentimiento nacionalista sin precedentes”. Y sí, era raro ver a todo el mundo montado en la caravana de la selección, era raro darse cuenta que mucha gente cuando veía el noticiero a la hora de los deportes ya no ponía el Tv en silencio sino que le prestaba tanta atención que incluso opinaba (?), era aún más raro ver a la gente sacando sus ahorros para ir a un mundial de futbol (!!!) porque “el equipo nacional nos necesita”. Ese “sentimiento nacionalista sin precedentes” que al cabo de un tiempo se convertiría en karma.

Los jugadores no pudieron (o no quisieron) evitar contagiarse de la efusividad exagerada y de los elogios desmedidos de la prensa por lo cual terminaron tambien se emborrachandose con el proto-exito (?) obtenido. Una que una cosa es tenerse confianza y otra cosa es estar confiado: “Era como si el Mundial fuera cuestión de jugarlo y nada más. Como si fuéramos a ganar sólo con salir a la cancha. Antes del juego en Buenos Aires, ante Argentina, había temor, ese temor que siempre siente un jugador de fútbol antes de salir al campo. No sé… yo me sentí extraño los días que precedieron a la Copa del Mundo. Como si flotara. No entendía por qué no sentía nervios, no entendía por qué mis compañeros estaban tan serenos. Era una rara sensación”. Comentaría en un off the record un integrante del plantel que esta vez no se revelara su identidad, solo se dirá que también era arquero y tapó en Boca Juniors (?).

3IMAGEN

Y llegamos a lo concreto. Al partido que significo ese baño con agua a 2 grados Celsius, a esa serie de sucesos que desataría una de los hechos más trágicos y vergonzosos en la historia de este país.

Colombia se enfrentaba con Rumania en el estadio Rose Bowl de Los Angeles repleto (91 mil almas). Se encontraba en la cancha un equipo sólido, compacto, rápido, con una buena defensa y un crack portando la 10. Obvio no estoy hablando de Colombia (?). Rumania no solo tenía todos esos atributos, también los explotaba al máximo y a diferencia de Colombia ellos SI sabían cómo jugábamos nosotros. Ese toquecito intrascendente en mitad de campo (incluso cuando se quemaban las papas), esa lentitud en el retroceso, esas constantes fallas en el bloque defensivo (contando a los volantes) y ese eterno hueco entre el «Chontico» Herrera y el «Coroncoro» Perea. Todo eso lo tenía claro Rumania y según cuentas las malas lenguas algunos de los nuestros ni si quiera sabían quién era ese tal Georghe Hagi.

4IMAGEN
Dicen que luego del partido se averiguaron hasta el numero de cédula de la moza de este crack (?)

La selección salió al campo de juego con: Córdoba, Herrera, Perea, Escobar, Pérez, Rincón, Álvarez, Gómez, Valderrama, Asprilla y el Tren Valencia. Rumania hizo lo propio con: Stelea, Belodedic, Petrescu, Mihaly, Prodan, Munteanu, Popescu, Lupescu, Hagi, Raducioiu y Dumitrescu. El Árbitro fue Jama Al Sharif de Siria.

Colombiarumania

 

El equipo de Pashow Maturana se hizo con la pelota desde el primer minuto, tocando lentamente para avanzar y llegar al arco rival. Rumania igualmente desde el primer momento armo una doble línea de 4 muy junta y difícil de penetrar. A los 2 minutos de juego se manifestó la jugada que Colombia usaría y repetiría todo el partido para llegar al arco rumano. Consistía en llevar la pelota en el medio campo y pretender romper la línea rumana tocando por el centro del campo. Si, una locura jugando contra un equipo bien metido atrás. Peor aún,  la gran mayoría de las veces su receptor estaba de espaldas, bastante lejos del arco y solo en un radio de 5 a 10 metros, es decir, que era muy fácil para un rumano robarle la pelota, salir jugando rápidamente, agarrar a Colombia saliendo y por ende mal parado y finalmente concretar un contragolpe delicioso típico de un equipo de Mourinho. El primer gol de ellos llegó a los 16 minutos y se dio por una jugada similar a la descrita anteriormente: «Barrabas» Gómez pretende darle la pelota a Asprilla estando este de espaldas a 20 metros del arco sin un compañero cerca; el resultado fue que le roban la pelota, agarran el equipo a contra pierna, Hagi hace una de crack, se libra de la presión de Barrabas, transporta la pelota y asiste a Raducioiu que con un enganche hacia adentro se saca a dos (!) de encima y clava un derechazo al palo alejado de Cordoba. Aquí hay que anotar la displicencia con que Colombia se defendió de ese contragolpe; Leonel, Perea, Herrera y Barrabas llegaron a marcar con una paja tibieza increíble.

Eso fue un cimbronazo que NADIE esperaba, Ninguno se imaginó que un equipo “desconocido” se pondría en ventaja frente a la súper potencia (?) que éramos nosotros. A partir de ahí y con un poco de vergüenza deportiva pero muchísimo más de lo mismo Colombia se acercó al área rival. Esos toques exclusivamente por el centro del campo teniendo a laterales rápidos y jamás lateralizando el juego. También hay que decir que el nivel de estos no es que haya sido digno de un Roberto Carlos o un Cafú, sobre todo el del «Chontico» Herrera que sin lugar a dudas fue el peor jugador de la cancha (y quizás del mundial). A los 22 minutos producto de un tiro de esquina Rincón se come un gol bajo el arco que nunca había errado y quizás el empate en ese momento hubiese cambiado la historia.

Todo siguió igual, tanto en el resultado como en el juego, hasta el minuto 34 donde Hagi demostró porque jugó en el Madrid y en el Barcelona en épocas donde no había Ley Bosman y con un bombazo clavo el segundo gol, cipote preciosura que si no doliera tanto uno no se cansaría de verla.

Todo siguió siguiendo (?) igual, con Colombia tocando y tocando, Rumania aguantando y listo para un contra golpe hasta que en el ocaso del primer tiempo el Tren hace el descuento de cabeza ¿y otra vez el ánimo por las nubes? Pues será de la afición porque los jugadores empezaron fue a carajearse entre todos (el «Pibe» a la cabeza) y salieron con la cabeza igual de caliente al segundo tiempo.

hagi bombazo
Un segundo antes del baño a Cordoba con shampoo y enjuague incluido.

En la segunda parte Colombia se terminó de adueñar de la pelota y Rumania se graduó de equipo Bilardista (?). Se comenzaron a usar las bandas como ayuda para al ataque aunque el primer centro aéreo por parte de Colombia distinto a una pelota quieta en todo el partido se realizó a los 57 minutos (!) haciéndole un pre-homenaje al Chile de Sampaoli (?), algo totalmente extraño sabiendo que contábamos con unos buenos cabeceadores. Antes de eso Asprilla ya había errado un mano a mano y a los 65 minutos este mismo hizo un doble enganche en el área donde fue derribado. Penal CLARISIMO que el sirio hijueputa ese árbitro no vio y le pidió al afectado que se levantara. De resto fue todo lo mismo, Colombia haciendo un millón de toques para llegar al área, mientras que Rumania con un pase en largo ponía a sus delanteros mano a mano con los centrales e incluso con Córdoba. Parecía que el mandato fuese hacer el gol con un pase al área como dice Menotti porque no se usaba otras alternativas y a fin de cuentas esa falta de plan B, esa falta recurso de emergencia, eso de “me importa un culo todo, yo muero con la mía” es lo que más molesta a quien escribe (recién se vino a ver el primer tiro de afuera de pelota en movimiento a los 60 minutos).

Colombia continuó pasando la pelota de un lado a otro, tratando de encontrar ese hueco que dejara a los delanteros en frente del arquero y las pocas veces que eso ocurrió estos últimos definían con menos pericia que Tevez hablando inglés. Finalmente a los 88 minutos un tiro libre en mitad de cancha genero un pase al vacio de Hagi a Raducioiu (otra vez por el lado del «Chonto» Herrera), que le ganó de nuevo a los centrales y la mando a guardar. Ahí se acabó todo.

Nadie lo esperaba, ni el periodismo con su capacidad para ser profetas de lo que ya pasó, ni los jugadores, ni el cuerpo técnico, específicamente Maturana que no sabemos dónde se habrá tenido que meter eso de “perder es ganar un poco” y mucho menos el pueblo colombiano. Ese neofanatismo (?) no contemplaba el hecho de que no se empezara con un pie derecho. Dicho resultado hizo eco en todos lados y en Colombia se respiraba una desilusión increíble porque aun cuando había esperanzas todavía ni el más pesimista creía que Rumania nos pegaría un totazo tan bravo que, según cuenta la leyenda, hasta los carteles de la droga y apostadores tuvieron que aportarle sugerencias al Dt patrio.

Aquel baldazo de agua fría fue tan intenso que marcó el camino del fracaso que sería la actuación de Colombia en ese mundial, se amalgamaron distintos aspectos de la vida que transformó todo en un chasco inevitable. Luego de ese partido a los jugadores Colombianos despues de alabarlos y ofrecerles a sus hijas para mejorar la generación los chiflaban en la mayoria de las canchas del territorio nacional y les costó volver a ganarse el cariño de la gente, de hecho algunos como «Barrabás» Gomez jamas lo consiguieron. Al Dt se le empezó a perder aquel respeto cultivado antes de julio de 1994, se siguio mandando cagadas iguales o peores y aunque hubo un oasis en el desierto en el 2001 jamas perdió el vicio. Si aprendimos o no la lección es una respuesta que va con la opinión de cada quien, en lo que a eso concierne se puede destacar que por lo menos al cabo de 20 años del acontecimiento la prensa se ha vuelto un poco más mesurada, pero a su vez a lo largo de este tiempo siguieron ocurriendo sucesos que merecen ser reseñados acá junto con su respectivo contexto. Es decir, coming soon (?)…

Saludos.

GeorgeJR_31

Odontólogo, cartagenero, neobloggero (?). Hincha del América como todo hombre de bien, pero nada termo, solo “peace and love”. Antiguo back central y volante 5. Burro y patadura por partes iguales.

8 comentarios sobre “Baldazos de agua fría: Colombia 1 – Rumania 3

  • el 30 julio, 2015 a las 08:41
    Permalink

    Muy buena reseña. El problema de la gente con Rumania es que Colombia se imaginó que era ese mismo equipo medio intrascendente y jarto de ver como fue su versión de Italia 90, donde si la memoria no me falla, habían sido eliminados en 8vos por Irlanda… pero realmente ese Rumania de EEUU 94 fue un equipo muy bravo… Hasta Argentina, que tenía un muy buen plantel, más allá de lo que le pasó a Maradona, lo sufrió demasiado.

    Respuesta
  • el 30 julio, 2015 a las 08:45
    Permalink

    PRI

    Recuerdo ese partido como si fuera ayer. Era una época en la que los niños ecuatorianos pensábamos que la única forma de jugar un mundial era organizándolo, sin (?) y al ser el primer mundial que vi se le guarda cierto cariño.
    Por ‹del›la patria grande‹/del› los colores y por ser selección latina uno se identificó con el Pibe y sus compinches.
    Un mención para Hagi, en un mundial que muchos ibamos a ver a Maradona ‹del›falopeado‹/del› y terminamos aplaudiendo a ese crack junto a Baggio y Stoichkov.

    Ah, sí; gran trabajo Doc
    buenos días

    Respuesta
  • el 30 julio, 2015 a las 12:18
    Permalink

    Seee, ese partido nadie lo esperaba que terminara de esa forma, sobre todo el primer tiempo en donde uno no creia que ibamos 2 goles en contra. A continuacion me tomare el atrevimiento de aportar unas cosas mas:
    – Rumania tacticamente(modo CAV off) así: Belodedici de libero y los stoppers eran Mihali y Prodan, estos dos se encargaban del Tino y del Tren. Petrescu de marcador de punta derecha y Munteanu por izquierda. Los dos mediocampistas defensivos eran: ese Crack Gica Popescu e Ion Lopuescu; ya por derecha Gica Hagi y un poco mas adelantado por izquierda Dumitrescu y Arriba el letal, oportunista y veloz Florin Raducioiu.
    – Colombia jugo bien el primer tiempo, hasta la gente que asistio ya gritaban ole antes del 1er gol Rumano. Sobra decir que tambien fue el debut de nuestro cabalero color azul en mundiales. Stelea jugo el partido de su vida, porque le saco varios remates a Rincón y al Tren, pero tambien nos dimos cuenta que Colombia no tenia plan B y es mas Maturana y el Bolillo no hicieron cambios, se quedaron pasmados.
    – El primer gol, es aterrado la lentitud de Herrera y Perea frente al enganche de Raducioiu, para el segundo, Hagi antes había hecho un disparo similar a Cordoba al verlo tan fuera de su arco pero la alcanzo a estirarse y despejarla a tiro de esquina, ya para el gol es ver a Hagi con la libertad del mundo ir tranquilito y mandar ese balon al arco por el pasillo de Herrera-Perea, Me impresiona ver de ese gol es que el balon va quieto directico al angulo. El tercero si estaban dormidos Herrera y Perea, Escobar no alcanzo a cerrar Raducioiu y gol.
    Aunque creo que mas doloroso fue el partido contra USA por esa manera tan vil que perdimos, por el autogol y por quedar afuera. Del Cielo al Infierno. Saludos

    Respuesta
  • el 30 julio, 2015 a las 13:33
    Permalink

    Excelente, no sé si por la edad, pero nunca había leído una crónica detallada como esta. Me sorprende que Colombia marcara y achicara tan mal, ¿siempre jugaban así?. El tercer gol si es una novatada, dos pasos para adelante y habían dejado al rumano en fuera de lugar.

    Palabras de Hagi que reafirman todo lo dicho hasta ahora.
    «Junto a Iordanescu, nuestro entrenador, habíamos estudiado a fondo al equipo colombiano, conocíamos los nombres y apellidos de cada jugador, lo que les gustaba comer, el modo como se movían en el campo, sus canciones favoritas… Sabíamos que iban a salir a atacar como tigres hambrientos y yo, por ejemplo, tenía claro que al amigo Córdoba le gustaba “irse de paseo”. Otros aspectos que tuvimos en cuenta fue que ellos no sabían jugar sin balón y que si no marcaban un gol en los primeros 20 minutos su confianza iba a decaer. Antes de patear aquel balón en el minuto 34 ya había intentado dos veces aprovecharme de las excursiones de Córdoba lejos de su portería y la tercera fue la vencida. A muchos puede haberles parecido casual, pero en los entrenamientos yo había practicado mucho ese tiro. Durante mi carrera, más del 70 % de mis goles fueron de larga distancia. Ese gol fue letal para ellos, no lograron sobreponerse, no parecían tener un plan B y lo que hicimos fue subir la intensidad y rematar la faena» http://www.soho.com.co/zona-cronica/articulo/gheorghe-hagi-en-el-mundial-de-usa-94-cronica-de-efraim-medina/37935

    Respuesta
  • el 30 julio, 2015 a las 15:25
    Permalink

    Pa los que aun lloran el gol de Yepes, no me imagino como hubieran superado el totazo que nos dimos en el 94, mínimo tendrían que haberse ido de psicoterapeuta.

    Por otro lado, al amigo Leserna tendría que decirle que usted es muy optimista, yo me atrevería a decir que si a un colombiano promedio antes del mundial de 1994 le hubieran preguntado por la selección de Rumania, ni siquiera, hubiera hecho referencia a la selección del 90, yo diría que no teníamos ni puñetera idea de quienes eran los rumanos.

    Respuesta
  • el 31 julio, 2015 a las 07:32
    Permalink

    Magnifico Post viejo George

    Aún tengo fresco el recuerdo de ese partido, sobre todo por el triunfalismo injustificado (para mí) en la previa. En aquel momento no sabíamos de los poderosos efectos salinos de Pelé y la prensa sacaba notas pendejas donde destacaban que «Según Pelé, Colombia va a ser el Campeón del Mundial»…. Ahora lo sabemos, y siempre le pedimos a «O Rei» que por favor se quede callado.
    El GOLAZO de Hagi a muchos nos duele todavía, supongo que a Óscar Córdoba lo deben joder con eso, o con el gol que se hizo en aquella final de Libertadores contra River.
    Muchos nos decepcionamos de nuestros delanteros en aquel Mundial, pero el esquema de Pa$hoW y bolillo no era explotaba las cualidades que podían mostrar Asprilla y Valencia.
    Concuerdo en que la derrota que más dolió fue contra Estados Unidos, pues en aquella época eran NADA en el fútbol (y lo siguen siendo).
    Ah sí, saludes a mis primos allá en Palmira (?)

    Respuesta
  • el 31 julio, 2015 a las 18:08
    Permalink

    Tremendo post George,que totazo tan hijueputa fue ese Mundial,que embuchao de creernos los más chimbitas del Planeta Fútbol nos comimos.Me acuerdo tanto de Deporte Gráfico que le hizo una nota al Pibe donde decía que iban a superar lo de Italia(si,como no moñito) y el mismo Deporte Gráfico hizo una predicción donde íbamos a jugar SEMIFINALES con Argentina,por Dios en que putas pensábamos!!!

    Respuesta
  • el 27 agosto, 2015 a las 10:16
    Permalink

    Buena reseña.

    Con ese gol de Hagi a Oscar y el que se hizo el mismo ante river en la final de la libertadores 96…. le cogí la mala

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: