Especiales LMDF: La Feria de las fichas de los clubes del fútbol colombiano (o «¿Sabe usted dónde esta la ficha de su equipo en estos momentos?»)

¿Cuántas veces ha pronunciado usted en los últimos dos años una frase similar a «Ajjjj, qué pereza este montón de aparecidos en el fútbol colombiano. no joda (u «ome«, o «nea«, o «si o no»)»? Si su respuesta es «frecuentemente«, venga esa mano, pues es de los muchos que huimos espantados a la calle ante la perspectiva de un Fortaleza vs Jaguares un sábado por la tarde. Haciéndole el quite al debate sobre si este fenómeno está ocurriendo por ineptitud de los históricos más que por oportunismo de los recién aparecidos, da curiosidad de la buena el ver de dónde putas y en qué momento salieron tantos clubes, de qué recovecos recónditos, retorcidos o remanidos se escaparon, y/o si provienen del esfuerzo noble de un grupo de empresarios locales afiebrados al deporte, o si su ficha original en la Dimayor viene de equipos ya perdidos en el tiempo (no en El Tiempo: en el tiempo) y de los que no se acuerda ni Fabio León Naranjo empepado.

Esta inquietú nos asaltó hace un par de semanas cuando hicimos el post aquel de las Águilas Voladas: si recuerdan o si leyeron el puto post, resulta que la ficha del Flying Eagles no tiene nada que ver, como comúnmente se piensa, con los viejos equipos del municipio antioqueño de Itagüí en la B: viene del Bajo Cauca FC, club que cayó así como que de sopetón en el torneo de ascenso de 2004. Y que la ficha de esos clubes de Itagüí (Industrial, Deportivo Antioquia, Itagüí F.C.) pasó de mano en mano (bueno, de escritorio en escritorio) por equipos de Montería, Sincelejo, Barranquilla (de hecho el Uniautónoma) hasta estar hoy en manos del tal Orsomarso CF de Palmira. Cosa que al ventilarla en una reunión logística del Politburó de La Monserga del Fútbol nos ocasionó un soponcio: ¡cómo fue que una ficha del viejo Industrial Itagüí terminó pasando por medio país, para terminar 24 años después en un ignoto lavaclub del Valle! Y uno que se queja continuamente de la recocha que es este fútbol nuestro, pero al final es fuente inagotable de nuevos posts: gracias Dimayor por existir.

Real Sincelejo

«El equipo que todos queremos» tuvo solo dos años de vida…

Este hallazgo nos motivó en forma para hacerle seguimiento a los orígenes de los clubes de hoy del fútbol colombiano distintos de los 14 tradicionales. Y cuando digo «los orígenes» no es averiguar que «… con el anhelo de fomentar la práctica del fútbol en los jóvenes del municipio de Caparrapí, un grupo de enjundiosos empresarios en cabeza de don Arquímedes Siachoque, dueño de la Ferretería Viena, fundó el Carrarapid Viena F.C….«, no señor. Lo que buscamos es hacer un rastreo entre las fichas (el «derecho de afiliación» que exige la Dimayor para pertenecer a ella y participar en sus torneos ) de los clubes colombianos «nuevos» para ver desde dónde vienen, qué clubes la tenían originalmente y por dónde han pasado. La cosa es que cualquier club o persona que posea una ficha puede cederla o venderla al que se le de la gana, por lo que esta práctica se ha vuelto tan común como ver llover. lo que al final ocasiona limbos como este o recontracagadas como esta otra. Revisemos entonces a) qué pasó con los cupos de los viejos equipos desaparecidos de la B y b) qué club las tiene ahora. Encontramos más de un sorpresón.

Nota: este recuento fue hecho a punta de sudor, horas robadas y lágrimas. Pero admito, como en casos similares, la posibilidad de errores por no poder verificar fuentes completas. Se agradece cualquier corrección hecha con buena onda, si es con mala comuníquese con mis socios en Islas Caimán.

Comencemos el recuento con los clubes originales de la B en 1991: Chaos A.D.

¿Qué equipos participaron en el primer torneo? Dos de Bogotá: Academia Bogotana y El Cóndor F.C., dos del Valle: Atlético Buenaventura (del puerto donde pasan tantas cosas que nadie cuenta) y Cortuluá; dos de Antioquia: Envigado y Rionegro; más el Alianza Llanos (Villavicencio), Deportivo Armenia (de esa misma ciudad), Deportes Dinastía (de Riosucio, Caldas) y el Atlético Huila (Neiva). Diez en total: de estos es fácil hacerle seguimiento a los que a fuerza de persistir se han vuelto casi que tradicionales: Envigado, Huila y Cortuluá, que siguen manteniendo (suponemos) la misma ficha que adquirieron para participar en 1991 (¿casualmente? fueron los tres primeros en ascender). Los tres clubes hoy en la A han vuelto a bajar al menos una vez (Cortuluá en 2004 y 2010, Envigado en 2006 y Huila en 2006), pero no han dejado de participar con su misma ficha o cupo. Ahora, ¿qué pasó con los otros siete? Miremos.

Alianza Llanos2

El Alianza Llanos de Villavicencio en épocas ochentonoventosas (Fuente)

Jaguares de Córdoba al final tiene sus orígenes en Bogotá: ahí están pintados los monterianos (?)

Academia Bogotana fue un club fundado en 1990 en la fría capital, que originalmente funcionaba como escuela de fútbol. Tuvo muy poco éxito deportivo (en su primer año los dirigió Arturo Boyacá; no se si esto tenga que ver con la afirmación anterior (?)) y por eso y por la presencia omnipotente de Mishos y Santa Fe, generó menos convocatoria que una propuesta para acabar con la rumba los fines de semana. Después de trasegar inutilmente en contra de la apatía del público bogotano, en Diciembre de 1995 los dueños del club le vendieron la ficha «por 250 millones de pesos» al Girardot FC, club recién fundado en el puerto cundinamarqués para calmar la vieja fiebre de los girardoteños por el fútbol. Desde ahí se le puede hacer seguimiento fásiu:

  • La fiebre en Girardot estaba pero los éxitos deportivos no: el club duró 14 años con esta razón social hasta que no aguantó y se mudó (con la misma ficha) al municipio valluno de Palmira para denominarse Deportes Palmira, que participó con este nombre en el torneo de la B de 2009.
  • Pero en Palmira el club no se acomodó, y de una al año siguiente se mudaron para Buenaventura, ciudad en la que se cambiaron de nombre a Pacífico F.C
  • …donde tampoco se acomodó. Para 2012 el club se mudó de nuevo: esta vez a Sincelejo (!!) en donde participó como Sucre F.C. en el torneo de la B de 2012. Y ahí finalmente se… ah, no…
  • Nones: de una, al siguiente año, el club le vendió la ficha a un club de Montería denominado Jaguares F.C., el mismo que ascendió un par de años después y que hoy participa lo más de campante en la Liga Águila.

Conclusión: Jaguares de Córdoba está participando en la Liga Águila con la misma ficha del Academia Bogotana de la Copa Concasa de 1991, la cual ha viajado por Girardot, Palmira, Buenaventura y Sincelejo. ¡Chúpate esa!

Escudos3

Algunos de los clubes por los que ha pasado la ficha surgida con el Academia Bogotana (el primer escudo de arriba)

Sigamos: Alianza Llanos fue uno de los que más cerca se quedó del ascenso, pero siempre fracasó. El equipo del Meta peleó bastantes veces el cupo a la A pero siempre se caía en momentos decisivos, lo cual me recuerda a cierto club que ya hizo leyenda a nivel mundial en este rubro. Luego de jugar por 7 torneos de la B seguidos, quedó de penúltimo en el torneo de 1997 y de ahí no volvió a participar más. Ahora, lo que no tengo claro es si en la práctica descendió (el último de ese año fue River Plate (!!) de Buga, que también desapareció del panorama al año siguiente) o simplemente dejó de participar por temas administrativos/económicos. Lo que sí es claro es que desde 1998 no participan en ningún torneo, y su ficha, en apariencia, sigue en su poder. Una lástima: muy probablemente de haber subido en alguno de esos años hubieran agarrado el impulso necesario para seguir existiendo hoy.

Las obsesiones de los barranquilleros: el pan, la Kola Román, farandulear y armar clubes de fútbol mediohuevos con fichas venidas desde el Pacífico

El siguiente caso es el del Atlético Buenaventura, club que participó sin éxito en el torneo de la B entre 1991 y 1994: y hay que manejarse muuuy con las patas para no tener éxito con un club de una tierra en la que brota el talento futbolístico hasta en la manigua. El caso es que, después de intentarlo cuatro años, el club bonaverense le vendió su ficha a un tal… Unicosta de Barranquilla. Los xeneizes (?) comenzaron jugando el torneo de 1995 con la ficha recién adquirida, con la que lograron el ascenso en 1996; se salvaron milagrosamente de volver a la B en 1997 pero ya en 1998 la cuchilla los alcanzó. Pero cuando volvieron al sótano lo que hicieron fue venderle la ficha a otro club barranquillero: un tal Soledad F.C. que en 2001 se cambió el nombre a Atlético Barranquilla, en 2003 le vendió la ficha a otro de la ciudad llamado Johann F.C., que en 2004 hizo lo mismo a ooootro equipo barranquillero (¿de dónde viene esa afición de los barranquilleros de fundar clubes de fútbol? Aparte todos son una cagada) llamado Barranquilla FC, que sigue vivito y coleando participando en la B de 2016. Este club, y/o algunos de los anteriores, en la práctica es la filial del Junior, que los utiliza como semillero de futuros talentos como el volante Guillermo Celis, el goleador Carlos Bacca o el tirador al blanco Teófilo Gutiérrez.

Conclusión: el Barranquilla F.C. de la B tiene la misma ficha con la que inició participando el Atlético Buenaventura en 1991, y que viajó en vuelo directo a La Arenosa para ser perrateada por hasta cinco (!) clubes de la ciudad. ¡Celébralo, Curramba!

johann003

Una de las reencarnaciones (?) que ha tenido la ficha del Atlético Buenaventura y que hoy está en manos del Barranquilla F.C. fue el Johann F.C.

La ficha del Deportivo Armenia probablemente la tiene hoy un club que nos hace reir mucho, pero no es el Junior…

El Deportivo Armenia fue otro de los pioneros de la B en Colombia que duró menos que baterista de Megadeth. Este equipo, al que la verdad no le tenemos muy fichado de dónde putas salió, participó desde 1991 con la vaga idea de ser alternativa del Deportes Quindío en la ciudad de Armenia. Y así le fue: solo participó en dos torneos. Para 1993 el club le vendió la ficha a un recién nacido: el Atlético Guadalajara de Buga (¿a los bugueños no le gustan sino los nombres boletas?), que convocó mucha gente pero no coronó ascenso, y para 1995 ya había dejado de existir. Ahora, no hemos podido averiguar qué fue de su ficha a partir de 1995: no hemos encontrado registros de venta, traspaso o mudanza del club; y al menos donde sabemos, el club no descendió deportivamente (honor que le correspondió al efímero Samarios ese año). Lo único que vemos de raro es la aparición del club antioqueño Bello F.C. en la B al año siguiente de la desaparición del otro: o sea, en 1994 participa Guadalajara de Buga por última vez en el torneo, y en 1995 aparece de la nada Bello F.C (y no por ascenso de la B, porque ese año fue un tal Santa Rosa de Pereira). Tiremos una teoría: ¿es posible que el Bello F.C. haya comprado/adquirido la ficha del Guadalajara de Buga?

Bueno, el caso es que el club del municipio al Norte de Medellín duró en la B once años, participando con muchas ganas a pesar que no hacía un carajo. Para 2006 se cambió el nombre a Atlético Bello, pero para 2007 no aguantó más y vendió la ficha: el beneficiado fue un tal Juventud Soacha de, bueno, Soacha. Con este nombre participó en los torneos de 2008 y 2009, se lo cambió a Atlético Juventud en 2010, y en 2011 vendió la ficha a un tal Fortaleza (!!), que sigue jodiendo la vida y ha tenido más ascensos en la A que hinchas. Sí, el mismo Fortaleza que es más noticia por su CM que por su juego…

Conclusión: el Fortaleza está jugando hoy en día con la ficha que perteneció al Bello F.C., y es muy posible que sea la misma con la que participó el Deportivo Armenia en la B de 1991. ¡Tuitea eso, puto!

Juventud Soacha

El Juventud Soacha (de verde) en 2009 – uno de sus dos únicos años de existencia – acá jugando el Derbi (?) contra Bogotá F.C. en la B. Juventud Soacha fue uno de los varios clubes que tuvo la ficha que tiene hoy Fortaleza y que probablemente viene desde el bizarro Deportivo Armenia de la vieja primera B en 1991

El otro club antioqueño originario de la primera Copa Concasa, y hasta el 2014 el único club original de la B que aún existía y no había ascendido es el Rionegro. Imagínate: uno no puede dejar de sentir admiración por Envigado, Cortuluá y Huila y su persistencia en mantenerse y conservar su ficha a pesar de todas las dificultades. Pero imagínate lo mismo sin haber ascendido ni una sola vez a la A. Este fue el caso del Rionegro, que participó continuamente y sin cambio de nombre desde 1991 hasta 2014, pero que en 2015 no toleró (?) más ¿frustraciones? ¿intentos? y le vendió la ficha al actual Leones de Urabá. Entonces, el que en la práctica quedó con la posta fue otro que persistió mucho más de lo que podía recibir de este público tan mal acostumbrado que somos los colombianos: El Cóndor F.C., club parido de las entrañas de los torneos del Olaya y por ende más bogotano que reirse uno mismo del chiste que se acaba de echar. El club bogotano de verdad hizo el intento de ganar hinchada en la capital, pero sabemos que es muy jodido para tanto alienado por el rojo, el azul y el verde (no, Equidad no es), y sus esporádicas mudanzas a Girardot o a plazas cercanas a Bogotá, y algún cambio de nombre (se llegaron a llamar «Cóndor Real Bogotá«) no le ayudaron. Así que desde 2003 el club se cambió de nombre a Bogotá F.C. y con esta denominación sigue participando del torneo de la B. Recapitulemos: la misma ficha original de El Cóndor en 1991 sigue en poder del mismo club, solo que cambió de razón social. ¿Qué hacen que no se han levantado a aplaudir?

El Cóndor2

¿C.D. El Camaleón?. Pero al menos,a pesar de los nombres y los escudos diversos, han conservado su ficha….

Nos falta un solo club de los de 1991: el Deportes Dinastía de Riosucio. El equipo con uno de los nombres más hechizos del universo participó de manera digna en 1991 (perdió en la última fecha de local la oportunidad de ir al cuadrangular final, cupo que terminó agarrando milagrosamente Envigado F.C.….¿dije digna? Corrijo….) y horripilante en 1992. De hecho terminó cómodamente instalado en el útimo puesto de este último año. Ahora: entiendo que a partir de ese año el club de Riosucio desapareció, así que no sé qué pasó con su ficha: si fue vendida y por lo tanto es propiedad de algún club actual, o si no lo fue y aún debe estar en el fondo de un cajón lleno de polvo en el chiffonier (?) de una finca en Riosucio.

¿Estamos hasta ahora? ¡Sigamos, que aquí lo que sobran son clubes!

De 1992 a 1997: Concasas Wild Years

Para el segundo torneo, en 1992, la Dimayor decidió ampliar el número de participantes de 10 a 12 clubes. Con el ascenso de Envigado y ante la aún inexistencia del ascenso desde la C (que comenzó al siguiente año), se abrieron tres cupos para nuevos clubes que quisieran hacer parte de la fiesta pobre del fútbol colombiano. Los nuevones fueron el Deportivo Industrial Itagüí, el Palmira F.C. y Alianza Petrolera (Barrancabermeja). Del Deportivo Industrial Itagüí ya contamos arriba (y en ese post) de su multidestino turístico con aterrizada a Orsomarso. Alianza Petrolera es el mismo que participa hoy en la Liga Águila; a pesar de su ascenso empujado por un club grande no deja de ser meritorio que el equipo se haya mantenido tantos años luchándola en la B y sin cambiar de nombre, colores o – salvo el paso ese por Guarne para fungir de semillero de ese club – sede.

Viaje por Expreso Palmira: desde Palmira hasta Zipaquirá con muchas escalas

¿Y el Palmira F.C.? Mucho cuidaooooo, que NO es el mismo Deportes Palmira que mencionábamos arriba. El Palmira F.C. comenzó a participar en 1992 con un equipo joven y de talentos (como un tal Hamilton Ricard); pero no le alcanzó el impulso y finalmente cedió la ficha en 1995 al efímero Deportivo Independiente Popayán – el Poderoso DIP (?) -, el primer club payanés del profesionalismo. Ojo con la palabrita: cedió la ficha, no la vendió. Ahora: lo que entiendo y admito que me confió solo de mi a veces pervertida memoria (?) es que el Palmira conservó la ficha pero la alquiló por un tiempo limitado, la recuperó para volverla a ceder en 1997 a un club santandereano llamado Real Floridablanca, y luego la volvió a utilizar en 1999. O sea, el club no la vendió sino que la alquiló, por así decirlo. A partir de 1999 reapareció bajo el nombre de Expreso Palmira F.C (nombre en honor obligado al patrocinador) con el que participó de los campeonatos de 1999, 2000 y 2001; no jugó en 2002 (no le veo la pista ese año al club) y en 2003 le vende, ahora sí, la ficha a un club de Cartagena llamado Expreso Rojo, que a pesar de cambiar de casa más que traqueto perseguido sigue jugando en la B. Solo que a partir de este año se cambió de nombre a Tigres de Zipaquirá, denominación que seguramente hace homenaje a la abundante fauna de felinos en esa ciudad (?).

2010012216045800000401960000107677

Una foto de alguien jugando en alguna parte con la camiseta de Expreso Palmira F.C.

Conclusión: la ficha que se originó con Palmira F.C. de 1992 terminó en poder de Tigres de Zipaquirá, ex-Expreso Rojo, con traspasos a Popayán y Floridablanca en medio.

Para 1993 otra vez se amplía el número de participantes de 12 a 14 clubes, y por ende hay tres cupos más. Los Nueva York son Deportes Risaralda / Ferroclub Pereira, Fiorentina de Caquetá y Lanceros de Boyacá. De esos tres, la pista del Fiorentina es más fácil de seguir: participó en los torneos de 1993, 1994 y 1995, le vendió la ficha al recién nacido River Plate (!!!) de Buga que participó de los torneos de 1995-1996 y 1996-1997 y descendió en este último año a la C. Ahora, que yo sepa, su ficha aún sigue en su poder – el club sigue jugando en la liga del Valle -, a menos que haya ido a alguno de los cabos sueltos que mencionaremos abajo (y que de haber sido así, no tenemos prueba de nada).

River

Se vivieron momentos traumáticos con el descenso de River Plate de Buga en 1997

El Lanceros de Boyacá (por allá no fundan tantos clubes como en Barranquilla, pero que saben poner nombres bacanos, saben) fue el primer club de fútbol profesional del departamento. El equipo de Tunja comenzó a participar en la B en 1993 directamente comprando el cupo a la Dimayor, y duró varios años peleando por ascender y generando mucha emoción en la gente linda (?) de Boyacá. Pero tampoco aguantó el peso de no ascender a la A: en 1999 le vendieron la ficha a un club del municipio cundinamarqués de Chía que lo renombró a Lanceros – Fair Play (este mismo), en 2001 se denominó Fair Play a secas, en 2002 Chía Fair Play y en 2003 Chía FC – ¡¡¡cinco nombres en seis años!!! -, que por algún motivo (?) no generó mucha afición. Para 2005 volvió a vender la ficha a un equipo llamado Academia F.C. de Bogotá (el «equipo mandarina«, ¿recuerdan?), y que nada tiene que ver con el Academia Bogotana de 1991 que ya reseñamos arriba. El club bogotano tenía muy buen trabajo de inferiores y, de hecho, estuvo un par de veces cerca de volverse otro más de los bultos que nadie va a ir a ver en la A, pero a pesar de eso en 2012 hizo la consabida reventa de ficha: el beneficiario de la misma – y feliz actual poseedor de la misma – es el Llaneros FC de Villavicencio.

Conclusión: la ficha que tiene el Llaneros FC de la B de 2016 es la misma que nació con Lanceros de Boyacá.

Escudos4

Lanceros de Boyacá, Chía FC y Academia FC: tres de las identidades que asumió la ficha que hoy tiene Llaneros F.C.

De los nuevos de 1993 falta reseñar al Deportes Risaralda / Ferroclub Pereiraclub que también sigue existiendo en el mundo terrenal en otros cuerpos (?). El Ferroclub en la práctica era la B del Deportivo Pereira que ganó el torneo de la C de 1992. A partir de ahí su historia es medio enredada, así que contémosla suavecito:

  • Descendió en 1993. Volvió a participar en 1995 en la B (no se si habrá quedado campeón de la C el año anterior) con el nombre de Santa Rosa de Cabal FC.
  • Se mudó y renombró a Cartago FC, con cuyo nombre jugó el campeonato largo de 1995-1996.
  • Le vendió la ficha al Atlético Córdoba de Cereté (Córdoba) en 1996. El Atleti (?) jugó el torneo de ascenso hasta 1999.
  • El club cordobés le vendió el cupo a un tal Unión Soacha, que jugó sin éxito en la B en 2000 y 2001.
  • El recién armado Los Pumas de Casanare (con sede en Yopal) le compró la ficha al Unión Soacha en 2002, y duró algunos años más que sus antecesores: compitió en la B hasta 2006.
  • Y en 2007 llega el fin del periplo (?) de la ficha original del Ferroclub: un club llamado Real Santander con sede en Floridablanca (no tiene que ver con el Real Floridablanca que jugó con la ficha del Palmira F.C.) la adquirió ese año para no soltarla… por ahora. El club santandereano sigue participando en la B.
Pumas Casanare

Pumas de Casanare y su mascota tan, eh, Primera B… (Fuente)

El Boyacá Chicó campeón de la A, la B y (risas grabadas) la C … deja de mentirle a la gente, Pimentel

Tranquilos, que ya vamos terminando. El caso más llamativo que encontramos al revisar toda esta carrandanga de información, compete a los orígenes del Boyacá Chicó. Supuestamente, y en muchas partes se lee, el club de Pimentel «(…) junto a La Equidad y el Deportivo Pasto son los únicos equipos que han llegado a la Primera División del fútbol colombiano desde la Tercera División, con la diferencia que el conjunto boyacense fue campeón de la Primera C». Ah, qué bonito: pero viene el detalle que parece que no es verdad. Píllate esta: en 2000 apareció en la B un club llamado Unión Meta (otro de Villavicencio), que solo participó ese año del torneo y no volvió a verse jamás. ¿Y cómo entró el equipo a este torneo? Jugando con una ficha que le pertenecía al Cortuluá (!!), que estaba en la A y por algún motivo tenía además otro cupo en la B. Pero en 2001 el Cortuluá no le renovó al club metense y en vez de eso le cedió/vendió la ficha a un tal Bogotá Chicó F.C., que desde ahí continuó participando en el torneo de la B, ascendió en 2003, se mudó a Tunja unos años después y fue campeón del fútbol colombiano como Boyacá Chicó en 2008. ¿Y entonces, de dónde salió ese cuento que ascendieron como campeones de la C? ¡De la imaginación de Pimentel, marica!

Conclusión: el Boyacá Chicó F.C. NO ascendió desde la C por ser campeón de la categoría: simplemente le compró una ficha que tenía el Cortuluá en la B, y que había sido usada un año por Unión Meta de Villavicencio. ¡Cógete esa!

club_chico2002

Así aparecía el escudo de TAFKA Bogotá Chicó en la página de la Dimayor en 2002. Sí, dizque «CHICCO F.C.»…

Lo que no hemos podido saber bien es de dónde putas sacó el Cortuluá esa famosa ficha en la B. Digo, si ya tenía la suya (con la que competía en la A) entonces no veo cómo puede ser poseedor de otra. Pero momento, recordemos que está implicada en el asunto ese Mr Bean con poder llamado Dimayor: la pista comienza en esta noticia de enero de 1999, que habla que «América todavía sigue sin saber qué hacer con dos fichas que tiene en la Primera B» y ahora sí la vaina se terminó de enredar: ¿un club de la A podía tener hasta dos fichas en la B? Rebuscando en la deep web (?) encontramos esto y esto que nos dan una posible explicación: las dos fichas vienen de los títulos del torneos nacional de la C de 1996-1997 y 1998 – con sus respectivos ascensos en los campeonatos – que obtuvieron las Reservas del América. Se deduce entonces de estas fuentes que para el Adecuación de 1997 (el torneo que vino después del intento de europeizar el calendario), los Diablos Rojos le cedieron la ficha a un club llamado Atlético Buenaventura (que NO es el mismo que jugó en la Copa Concasa de 1991), que para 1998 la utilizó en un club llamado Univalle y que casi sin tiempo a sentarse fue usada por uno llamado Atlético Popayán que para 2000 se esfumó. La misma ficha, un club por año, tres años seguidos. A partir de 2000 le perdemos la pista, pero ese tema de la ficha de Cortuluá que hablamos arriba y la aparición del Unión Meta, nos hacen elucubrar, acá fumándonosla un poco verde: ¿será que el América le vendió la ficha sobrante – o sea, la que se ganó con el título de la C de 1998 – al Cortuluá? ¿Y que esa misma ficha es la que después se compró el Chicó? Si esto fue así, entonces: es posible que el derecho de participación del Chicó venga de un título de las reservas del América en 1997 o 1998 (!!!).

Ironías de la vida: antes América tenía dos fichas adicionales en la B, hoy puede usar la suya propia (sale corriendo mientras esquiva la ira del respetable)

Los demás invitados a la fiesta: los cabos sueltos

Por temas de tiempo/espacio/dimensión (?) no podemos explayarnos en los demás equipos, así que seremos breves con los que quedan por reseñar:

  • Cooperamos Tolima fue un club que participó en la B entre 1996 – subió como campeón de la C – y 2000. Este último año quedó de último y descendió, y a partir de ahí no volvió a aparecer en la A. No sabemos si aún existe y/o posee su ficha.
  • El subcampeón de ese torneo de la Primera C de 1995 en que ascendió Cooperamos fue un tal Deportivo Pasto, que ante la ampliación de 16 a 18 participantes en el torneo de la B sería ascendido a dedazo por la Dimayor.
  • La Escuela Sarmiento Lora subió también como campeona de la C de 1997, participando en la B entre 1998 y 2002 alternando sede entre Jamundí, Popayán y Cali entre muchas otras. Tampoco tenemos conocimiento del destino de su ficha. Caso similar al de un club vallecaucano llamado El Cerrito F.C. que también obtuvo el cupo a la B gracias al titulo de la Primera C (en 2000) y duró dos años en el torneo.
  • Centauros de Villavicencio y Dimerco Popayán comenzaron a participar de la B en 2002, por invitación directa de la Dimayor. La ficha del Centauros fue vendida en 2011 al Universitario de Popayán, y la de Dimerco duró apenitas dos años: en 2004 se le vendió al Valledupar F.C. Ambos clubes aún participan del torneo de la B.
  • Para 2003 entran por invitación tres clubes más a la B: Patriotas, La Equidad y Real Sincelejo. Los dos primeros aún poseen su ficha y con esta ascendieron a la primera división, en donde aún están coronando hasta alguna final o incluso haciendo descender a algún grande. La del Real Sincelejo es parte de un grandísimo verguero por su venta ilegal al Depor FC.
  • Y por último, Samarios fue el nombre que tomó el equipo de las reservas del Unión Magdalena que jugó la B en 1994, y descendió ese mismo año para no volver. Probablemente su ficha esté en poder del mismo Unión Magdalena.
aXJO6J8k

Algunos de los clubes que pasaron por la B siendo parte de la feria de fichas del fútbol colombiano. Arriba, de izq a der: Pumas de Casanare, Unión Soacha, Real Sincelejo. Medio: Escuela Sarmiento Lora, Centauros, El Cerrito. Abajo: Bello, Dimerco Real Popayán y Atlético La Sabana.

Listo, casi que no. Haciendo este recuento me di cuenta de dos cosas: 1) que debe ser muy jodidamente mal sustentado el fútbol profesional colombiano cuando el averiguar unos datos tan básicos como estos, por momentos se parezca a la parte esa de la Biblia dizque «Bernabé hijo de Jacob, hijo de Jacob, hijo de Jeroboam, hijo de Yadir, casado con Beetsheba, hija de Enoc, hija de Sofonías, hijo de Yefferson, hijo de...»; y 2) que es muy difícil desarrollar clubes nuevos y con sentido de pertenencia en la afición si no hay nada que le impida a los dueños de equipos mudarse y feriar la ficha cada que les da la gana. Al final, como dije, le da a uno material para hablar mierda en un post de estos, pero, ajá, si siguen así tendremos para las bodas de oro del sitio…

Fuentes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8. 910, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18 y sobre todo esta que me ayudó montones para saber dónde comenzar a buscar.

About YoSoyElCarlos
Secretario General, Subcomisario Político, Jefe de Redacción, vocal, tesorero, mensajero, consejero y La Vieja de los tintos del Politburó de La Monserga del Fútbol. Más hincha del DIM que un hijueputa. Acuario pero no Virgo. Arquero puteador. Excelente memoria para cosas que no sirven.

22 Comments on Especiales LMDF: La Feria de las fichas de los clubes del fútbol colombiano (o «¿Sabe usted dónde esta la ficha de su equipo en estos momentos?»)

  1. 1
    Enzo says:

    Qué quilombo infernal!!!

  2. 2
    Amenhotep says:

    Tremendísima labor investigativa, Don YSEC. Y así se pregunta uno por qué los clubes no cogen arraigo. Es muy difícil cuando las fichas pueden aparecer y desaparecer como por arte de magia. Una duda que me queda: ¿puede un equipo simplemente guardar una ficha y ya? Es decir, ¿puede el dueño de la ficha decidir no participar en el torneo de la B sin estar sujeto a algún tipo de sanción?

    PD. El tiro del «Carrarapid Viena F.C» me hizo regar el café…

    • 2.1
      YoSoyElCarlos says:

      Gracias, compa. Eso de la ficha no lo sé: nada raro que en teoría no se pueda pero en medio de sus enredos la Dimayor no se de cuenta de eso.

    • 2.2
      Edwin says:

      Tengo entendido que si un equipo decide no participar un torneo puede guardarse la ficha pero cuando quiera volver a jugar tendra que hacerlo desde lo mas bajo, no se si actualmente eso sea la C o la B

  3. 3
    Camilo Ramone says:

    Haciendo el recuento nos damos cuenta de 2 cosas. Mejor 3. Para diseñar escudos de la B, es fundamental presentar diploma que acredite estudios de Jardín y Transición, y certificado de Escuela de Diseño Toño’s. Qué hijueputas escudos tan feos.

  4. 4
    YoSoyElCarlos says:

    El de «Dimerco Real Popayán» para mí es el campeón de los feos.

    • 4.1
      AGU2003ANTE LBM says:

      Que tal el escudo del real sincelejo ?
      pdt:soy sincelejano y desde que el real fue vendido odio el futbol colombiano

  5. 5
    Feloarias says:

    Me subo al tren del esfuerzo ajeno con algunas glosas (?):

    – Entiendo (que me confirmen esto los lectores de Montería) que Jaguares no cambia de dueño desde cuando el tipo tenía la ficha en Girardot, es decir, al mismo tipo se ha asociado con administraciones de cinco municipios y cuatro departamentos diferentes. De ser así, estamos ante un contratista público más hábil que Rafael Pardo.
    – El Cóndor, a modo del Barranquilla, era también usado como reserva por el Santa Fe, de hecho hubo un tiempo que entrenaban con la misma camiseta. Bacano el segundo escudo si se hubieran inventado un cóndor nuevo en lugar de recortar el del escudo nacional. Otro dato de los Chulos Capitalinos: en el 96 o 97 jugaron en Chiquinquirá.
    – Si hablamos de una ficha, no me consta ¿Pero será Expreso Rojo el nombre que más sedes ha tenido? Que me acuerde, Cartagena, Sincelejo, Girardot, Fusa, Zipaquirá y Soacha.
    – Patriotas hace poco restauró a los lanceros de Arenas Betancur en su propio escudo, tal vez aprovechando que algunos confunden la historia de ambos equipos. El pescadito en el escudo de Chía es porque la ficha la compró el club Fair Play del pastor Silvano Espíndola.
    – Más que venta, el cambio de Centauros a Universitario, fue porque Hernando Ángel compró al equipo de Villavicencio y decidió trasladarlo a una ciudad que quedara más cerca de sus negociados, por la misma época en que Alan Jara negociaba con Salazar el traslado de sus Águilas Doradas al Llano.
    – Hablando de estos últimos, ayer estaba de puro desocupado revisando la tabla del descenso de 2011 (¡cómo se nota cuando uno no es hincha del América!) y caí en cuenta que si El Diablo no hubiera hecho cinco hijueputas puntos que no hizo en tres años, el que hubiera peleado promoción contra Patriotas hubiera sido un tal Itagüí Ditaires…

  6. 6
    Edwin says:

    Recuerdo que cuando entrenaba futbol el director de la escuela (Vivia en Ibague) había sido socio (No recuerdo si llego a dirigir) a cooperamos Tolima. Muchas veces le escuche decir que mantener ese equipo economicamente era muy complicado. Después de descendieron el equipo desaparecio totalmente no se donde fue a parar esa ficha.

  7. 7
    Daniel says:

    Troesma, ese de blanco del Alianza Llanos no es Pablo? Y ese Alianza Llanos no es Nacional? (?).

  8. 8
    Juan Mecha says:

    Master, EXCELENTE TRABAJO,debe ser muy jodido seguirle la pista a tantos cambios en el despelote que es la B.

  9. 9
    Wilbert says:

    el Jhoann F.c me parece que aún existe como un club aficionado de la liga de fútbol del atlántico con sede en Sabanalarga

  10. 10
    Oli says:

    Hola. Muy bueno tu pos. Me encantaria leer algo de los Juegos Olimpicos, analisis, historia, estadisticas, chismes (Se comio Valenciano 13 libras de pollo antes del primer partido como lo dijo el Paisita Munera Isman?), tablas excel con medalleria. Todo. Que viejitos van a Brasil, como llegan los demas? James, talisman o ejecutor? Pekerman, poder detras de las sombras o consejero paternal? Sorprendenos.

  11. 11
    anonimo says:

    Hola. Es para hacerle una corrección a un artículo que escribiste en La Refundación sobre Repechajes sudamericanos parte II. El rival del quinto de la Conmebol para la eliminatoria de 2018 será contra el campeón de Oceanía (habías puesto el del del Asia). Gracias.

  12. 12
    wmr says:

    la Ficha de la escuela carlos sarmiento lora …no se sabe a quien la cedieron ni a quien la vendieron ….pero dicen que es la ficha del chico….. porque en la sarmiento no aparece ningun documento de lo que hicieron con esa ficha

    • 12.1
      YoSoyElCarlos says:

      Estimado, en el post lo comento: «el Boyacá Chicó F.C. NO ascendió desde la C por ser campeón de la categoría: simplemente le compró una ficha que tenía el Cortuluá en la B, y que había sido usada un año por Unión Meta de Villavicencio».

      La de la Escuela Sarmiento sí no pude saber para dónde agarró…

  13. 13
    Ramón Ramina says:

    El Atlético Huila no descendió en 2006: jugó la promoción ante Valledupar y la quedó, asegurando la permanencia.

  14. 14
    sergio says:

    Por favor alguien tiene el escudo de Real Floridablanca?

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: