Sadeness Part II: La historia de las promociones FPC – Vol «America has fallen»

Y cerramos el recuento de esta corta pero sufrida historia de las series por la gloria o la depre entre el segundo de los más horribles de la A y el primero de los perdedores de la B, el cual comenzamos por acá.

2011: América (17 en la Tabla del Descenso) vs Patriotas (subcampeón de la B). ¡Bombazo!

Todos nos acordamos dónde estábamos y qué estábamos haciendo en el momento en que nos enteramos de una noticia de esas que quedan en la memoria colectiva. La caída de las torres gemelas. La muerte de Pabl* Escob*r. El tsunami del Océano Índico. El asesinato del archiduque Francisco Fernand…. ah, no… Bueno, el descenso del América cae ahí: para este humilde escribiente de vainas que solo aspira a ganarse el Baloto para ir a la oficina de su jefe para mandarlo a comerse un cargamento de mondás, la caída del América es uno de los hechos futbolísticos más increíbles, impensados y traumáticos que ha vivido, y que por mucho que se viera llegar siempre fue difícil de visualizar. Marica, ¡el glorioso América que mandaba la parada en toda Sudamérica, que hacía cagarse en las patas a casi todos los rivales, el que derrochaba prestigio y categoría por todas las cancha, había caído a la B!

Todo este merequetengue que terminó en el drama del 17 de Diciembre de 2011 comenzó en Marzo de 1996, cuando una entidad del gobierno gringo llamada Oficina de Control de Bienes Extranjeros de los Estados Unidos incluyó al América de Cali en la llamada por el pueblo «Lista Clinton«, que no era, como su nombre puede dar a entender, una relación de las becarias dispuestas a trabajar horas extras en la Casa Blanca, sino una lista de empresas y personas vinculadas o relacionadas con billete proveniente del narcotráfico. Ahora, si el castigo por eso se limitara a ser boleteado ante todo el mundo no hubiese pasado nada: a fin de cuentas en este país hemos tenido desde representantes a la Cámara narcos hasta presidentes paracos y todos tan campantes. Lo realmente jodido de la listica es que las personas o empresas que son incluídas en esta (oficialmente se llama «Specially Designated Narcotics Traffickers«) no pueden hacer transacciones financieras o negocios con ninguna entidad del gobierno imperialista, y cualquiera que lo haga de allá será acusado de delito. ¡Chúpate esa!

Bueno, eso le pasó al América en 1996. La cosa es que por esos años todo generó más una sensación de «Ajj, qué oso internacional» que de «ufff, jodieron al América«. Se veía muy lejana una hecatombe, no se movió medio milímetro el andar del América, y aparte el club andaba con las alcancías tan saturadas de billete que el efecto no se sintió ese año, ni el siguiente, ni los demás. El América siguió siendo el mismo que nos pasaba a los demás clubes la mondá en la cara, e incluso coronó tres títulos seguidos en 2000, 2001 y 2002. Fue a partir de 2004 comenzó una lenta decadencia que de a poquito comenzó a alejar al América de los títulos, luego de las finales y finalmente hasta de los cuadrangulares, de tal modo que en 2006 y 2007 ni siquiera pasó de la fase regular en Liga. Para 2008, y de la mano del gran Diego Edison Umaña y de jugadores como Adrián Ramos, Paulo César Arango, Pablo Armero o Iván «Combinación Atómica»  (?) Vélez, el equipo repuntó y logró el que es por ahora el último título de la institución, alcanzado ante, eh, no me acuerdo quién, después reviso… ese año los Diablos Rojos terminaron incluso de primeros en la reclasificación, y se veían venir tiempos de bonanza de nuevo para el equipo.

Peeeeeeero…. 2009 fue una total cagada: el América terminó de último en la Reclasificación (!), y remató en 2010 con el puesto 15 (solo superó a Envigado, CortuluáPereira). O sea que mandaron al fondo del inodoro la buena campaña de 2008. Literalmente, porque al empezar 2011, los puntos de 2008 se borraron para todos de la Tabla del Descenso, con lo que pasó lo impensado, lo increíble, lo asombroso, lo que nadie pensó seriamente ver alguna vez: sin ese colchón de puntos, América comenzó 2011 en puestos de promoción y ahi cerquita del descenso directo. Los Diablos estaban empatados en el penúltimo puesto con el recién ascendido Itagüí (que por decretazo tomó precisamente la campaña del América para sumar en la Tabla del Descenso) con 78 puntos, debajo del Pereira con 80 puntos y encima del Envigado con 74. Los que más olían a formol eran los naranjas, que se habían salvado de descender en la promoción de 2010 ante Pasto (que recordamos en el post anterior), y a los que también el borrón del puntaje de 2008 los jodió bastante. Así que todo se reducía a una lucha por evitar los dos últimos puestos entre cuatro equipos.

Resultó que el que menos pior se veía fue el que se pegó una churreteada olímpica que casi que lo condenó con seis meses de anticipación; el Pereira coronó una campaña horripilante en el primer semestre de 18 PJ – 1 PG – 7 PE – 8 PP: un mísero partido ganado (CASUALMENTE ante el Once Caldas) para 8 puntos (un 15% de rendimiento). Con esto los matecañas pasaron de comenzar el año salvados de todo y dependiendo de sí mismos, a estar a la mitad ya de últimos y con 14 puntos debajo del penúltimo (!); mejor dicho, para salvarse tenían que hacer una campaña literalmente de campeón en el segundo semestre (no la hicieron, obvio). Curiosamente, del mismo modo y en el sentido contrario (jiji), el que más hundido se veía hizo un campañón: Envigado coronó 32 puntos – quedó de cuarto en el torneo – y le sacó 4 puntos de ventaja a América e Itagüí. Ah, porque para hacerla más dramática, americanos y futuras Águilas Voladas hicieron los mismos 24 puntos pero con mejor diferencia de goles para los antioqueños.

Ýulián Mejía destilando calidad frozen ante Itagüí en un, eh, ¿clásico? del primer semestre de 2011

Todo el primer torneo fue un emocionante tête à tête (?) entre americanos e itagüiseños, luchando fecha a fecha pero sin poder sacarse ventaja clara: en una el uno quedaba arriba, en otra el otro lo alcanzaba. La Mechita lo intentó bastante, con nervios gradualmente crecientes partido a partido y con más hambre que fútbol, pero nunca pudo sacar ventaja, y en este hecho fueron claves derrotas ídem ante Cali, Nacional, Medellín y precisamente Itagüí. El único partido bravo que ganaron fue en el otro clásico, ante Cali. Precisamente ese clásico, el 7 de Mayo de 2011, fue el único momento en todo el año que América terminó una fecha fuera de la promoción y/o descenso directo. La siguiente fecha – la dieciseisava – los Diablos desaprovecharon la ventaja al empatar de local (en Palmira) ante Millos; con la victoria de Itagüí en Pereira y el empate de Envigado ante Tolima, se emparejaron naranjas, águilas y diablos en puntaje.

Así que para cuando comenzó el segundo torneo ya la lucha estaba reducida a América (102 puntos), Itagüi (102) y Envigado (106). Los rojos de Cali se reforzaron con lo que pudieron para el semestre más decisivo de su historia: destacando referentes del pasado como Paulo César Arango (que venía de comer banca en el Junior) o Jairo «El Tigre» Castillo (tirando los últimos restos de magia en Independiente el semestre anterior) y otros rendidores pero no top como Hernando «El Cocho» Patiño. Mejor dicho, contando al popular Jersson Amur González que ya estaba en el equipo (el año anterior estuvo con Bucaramanga en la B) hablamos de jugadores de 27 años (bien), 34 (mmm), 38 (!!!) y 36…. mucho veterano en las últimas, que podían aportar serenidad pero que no se sabía que tan rotos andaban para mostrarse en momentos críticos.

Los americanos habían sido dirigidos el primer semestre por el ex-jugador ochentoso Álvaro Aponte, y dentro de todo no se puede decir que la hizo mal, así mal, mal, mal. Pero en el segundo torneo Aponte solo aguantó tres fechas: luego de una durísima derrota 4-2 en el Pascual ante Nacional la directiva despidió al antiguo especialista en penales (en hacerlos) argumentando malos resultados; ¿el saldo en esas tres fechas? Una victoria, un empate, una derrota…. ¡histeria, histeriaaaaa, aaaaaaaaahhhh! El reemplazante fue el hoy, ehh, recordado Wilson Piedrahíta, santandereano preparado en España que trabajaba en las inferiores del club. Comenzó derecho, con dos empates y dos victorias importantísimas ante Itagüí y ante Santa Fe en Bogotá, pero pasada la emoción del enamoramiento vino la rutina cansada del matrimonio (?), y se deglutió todo. El equipo a partir de la derrota de local ante Junior (Fecha 8) ya volvió a ser lo de siempre y perdió casi todos los juegos claves: de local ante Medellín (Fecha 13), ambos clásicos perdidos ante Cali (fechas 9 y 15), y por último la dolorosa derrota ente Millos en El Campín (Fecha 16), la que consumó como un hecho real la promoción para América, que quedaba a 8 puntos de Itagüí con dos partidos por jugarse. ¡Marica, América iba a jugar la promoción!

La buena onda de la hinchada azul en el partido que aseguró la promoción para el América

¿Quién venía de la B? Un club recién fundado en 2003 en Tunja llamado Patriotas Boyacá, que a pesar de crecer bajo la sombra del invasor Chicó se metió en la final por el título de la B de 2011. Ese año el ascenso se definió otra vez entre los ganadores de cada semestre: Patriotas ganó el Apertura tras vencer en sucesivas llaves de ida y vuelta (entre los ocho mejores de la Reclasificación) a Academia, Valledupar y Cortuluá (por penales 5-4 después de dos empates a cero); Deportivo Pasto ganó el Finalización con el mismo sistema. Así que por el título de la B se enfrentaron boyacos y pastusos el 30 de Noviembre en Tunja y el 4 de Diciembre en Pasto; ambos partidos terminaron con victoria por 1-0 de los locales, por lo que el ascenso se definió por penales al final de los 90 minutos en la vuelta en el Galeras. Y esa serie de penales terminó consagrando a José Fernando Cuadrado, arquero vallenato del Pasto, que revivió su carrera después de pasar por ese agujero negro de promesas que es el Deportivo Cali (?); Cuadrado atajó tres (!) tiros, Patriotas botó el otro que le quedaba y la serie quedó 2-0 a favor de los pastusos (que no se quisieron quedar atrás y botaron tres de sus disparos… de vainas ascendieron, pues). Pasto campeón y ascendido, Patriotas a la promoción con el ardor de no haber convertido un miserable tirito en su serie de penales. Acá abajo vemos el resumen del partido y la churreteada masiva y dramática de la serie de tiros desde el punto de la muerte:

Definidos los rivales se jugó la ida de la promo el 11 de Diciembre de 2011, en un estadio de Tunja con menos ambiente que un festival de música llanera en Sampués. A los 7 minutos América metió el 1-0 con tanto de un tal James Cabezas y parecia que agarraba derechito y sin paradas la autopista de la permanencia. Pura paja: ese América tenía la blandura de un flan dejado al sol en Caucasia a las dos de la tarde, y se desmadejó totalmente después del gol; dejó venir a un poco brillante pero aplicadito Patriotas – dirigidos por el zorro de Miguel Augusto «El Nano» Prince – y estos de la mano del rendidor veterano Iván Corredor dale a llegar y dale a botar goles. A los 11 del ST el veterano Anuar Guerrero empató para los locales y el marcador se quedó así, con la sensación que América no tenía nada pero nada de nada, pero que igual se iba a salvar por pura portación de camiseta. Ah, ese empate fue apenas la segunda vez en once partidos de promoción que un equipo de la B no perdía su partido.

De la vuelta de la serie más recordada del fútbol colombiano ya todos conocemos la historia, pero igual no deja de ser chocante el dimensionar con los años la cagada tremenda que protagonizó un equipo con la carga de historia, categoría y jerarquía del América, que aparte descendió miserablemente con jugadores en retirada o en bajón pero con mucha más experiencia y recorrido cada uno que toda la nómina rival, en un estadio propio absolutamente abarrotado con hinchas clamando por la victoria y queriendo comerse vivo a los rivales. ¡Qué cagalera! Lo más jodido es que el ambiente o el compromiso o la camiseta de enfrente tenían a Patriotas con la garrotera del Chavo en los minutos iniciales, pero los locales no aprovecharon y le facilitaron la vida a los boyacenses atacando a la bartola como rusos mandando al muere a sus soldados en Stalingrado.

Comenzando el ST «El Tigre» Castillo metió el 1-0 y ahí se desató el infierno…. pero otra vez se pasmaron los de rojo y le regalaron la iniciativa a Patriotas, que comenzó a mover el balón para adelante y hacer apretar los jopos del respetable casi que simplemente yendo para adelante a ver qué pasaba. Y a los 19 minutos del ST los de rojo pierden el balón en el medio campo, este llega a Iván Corredor que aguanta la presión de un contrario, mira y manda un pase cruzado que cae en la esquina del área americana; allá lo recibe esa culebra que es Anuar Guerrero (mortal ese man) que con todo el instinto del goleador pateó así de primerazo y, sí, metió el balón en medio de las piernas (!!) del arquero Diego Restrepo, que colaboró a su manera saliendo a 10 kilómetros del arco cuando no tenía la urgencia de hacerlo. Empate a un gol, y un mundo por jugarse, pero entre el desespero infartante de uno y la falta de serenidad del otro no pasó nada más, y a penales y la gente que no cabía en el cuerpo del hijueputa miedo y estrés y los jugadores sin poder ni mirarse y el estadio botando chispas de la tensión y el ambiente pesado y denso como una radiación nuclear y todo era angustia. Tremendo.

El primero de la serie fue de Jersson Amur, y convirtió. Empató para Patriotas el brasileño André Vieira y enseguida vino el primer mazazo: Jaime Córdoba la tiró abajo al centro y atajó el portero Carlos Chávez. Otra vez América remando de atrás por cagadas propias, como en todo ese año. Siguieron dos cobros más de y lado hasta que en el cuarto de los boyacenses, el pelao Héber Rentería la mandó a la mierda y se empató a tres la tanda con uno faltante por cabeza. El Pascual rugió de euforia y alivio porque parecía que la cosa se componía: si hacían el quinto le mandaban toda la presión a Patriotas en el último cobro suyo: era marcar o morir. Pero creo que nadie contaba con el que el ídolo de mil batallas y figura de varios trofeos Jairo «El Tigre» Castillo mandara al palo su tiro (…) y le dejara a los visitantes de papayita el ascenso. Un viento helado y yerto cayó en el Pascual en ese momento, y se convirtió en incredulidad y dolor cuando el portero visitante Carlos Chávez – caleño él – cobrara perfecto su disparo y materializara el descenso del gran América para el torneo de 2012. En medio de la euforia de los compañeros del arquero la carátula de amargado hizo evidente el hecho – para rematar – que Chávez, el que mandó al América a la B, era hincha de los Diablos Rojos (!!!). Ni M. Night Shamyalan pasado de hongos y Red Bull y sin dormir tres días era capaz de inventarse una historia como esta.

multihincha

El arquero Chávez acaba de convertir el gol que mandó al descenso al equipo del que es hincha, y así quedó….

Mira lo que fue ese 2011. Nos tocó ver el descenso de dos grandes de Sudamérica: seis meses antes se había ido River Plate. Los argentinos se fueron también por la promoción ante un rival de la B, también de local, también con el aporte insuficiente de viejas glorias, también haciendo una campaña de media tabla pero que no le alcanzó, también sufriendo los efectos de dejar de computársele el último torneo en el que fue campeón, que además precedió a un campeonato en el que terminaron de últimos… me imagino que los adivinos perdieron clientes a lo loco ese 2011….

Partido de vuelta – América: Diego Restrepo; Fabián Morales, John Lozano, Pablo Melo, Leyvin Balanta; Hernando Patiño (Jersson González), Jaime Córdoba, Paulo C. Arango, Alex Del Castillo (Fernando Cárdenas); Fernando Cabezas ( Mario Sergio Angulo) y Jairo Castillo. D.T.: Wilson Piedrahita.

Patriotas de Boyacá: Carlos Chávez; Luis Rivas, Elkin Amador, Alexis González, Jonathan Mosquera (André Vieira); Hárold Rodríguez, Iván Corredor, Wilson Lozada (Henry Palacios), Héber Rentería; André Beltrame y Anuar Guerrero (Isidro Estupiñán). D.T.: Miguel Augusto Prince

Las demás promociones…

  • 2012: Cúcuta (17° tabla de descenso) vs América (subcampeón de la B). Se salva Cúcuta (!): si 2011 fue el año que desmintió el «América nunca va a descender«, 2012 fue el desplome de las acciones del «Imposible que América no ascienda, pues«. Los Diablos Rojos armaron un equipo para subir y ganaron con autoridad el primer semestre, aunque con la angustia de los penales tras doble empate a un gol con Unión Magdalena en la final del Apertura. Para el Finalización anduvieron bien pero sin el dominio del primer semestre, y llegaron a los cuadrangulares finales pero no pudieron superar en su grupo a Alianza Panadera. Los barranqueños mudados a Guarne (….) ganaron el segundo torneo a Rionegro en la final (que había sacado en su cuadrangular al líder del torneo Pereira, que en esta fase, bueno, Pereireó) y luego por el ascenso le ganaron al América…. por penales en Cali (!!!!). América tuvo una segunda oportunidad en la promoción ante un horrible Cúcuta que sin embargo le dio sopa, seco, jugo y gelatina en la ida en el Pascual: 4-1. En la vuelta América ganó 2-1 a pura vergüenza pero no les alcanzó: se salvaron los motilones y los hinchas del América a mirarse entre ellos a preguntarse cuál de todos los dioses era el que los había meado. Al menos al América le quedó la alegría (?) de ser el primer equipo de la B que gana un partido de promoción en siete años.

  • 2013: Cúcuta (17° tabla de descenso) vs Fortaleza (subcampeón de la B). Asciende FortalezaDespués de años haciéndole malabares a la parca, Cúcuta al fin sucumbió y terminó yéndose para la B, de la que se salvó de manera directa este año gracias a que el Quindío hizo una campaña horripilante, pero que no pudo dejar de sufrir el drama de la promo (de la que casi se escapa por dos punticos de diferencia contra Alianza Lavadera). La B fue ganada por un invento efímero y caprichoso de Barranquilla llamado Uniautónoma, que venció en la final del año a otro invento etc, etc de algún municipio de la sabana de Bogotá, llamado dizque Fortaleza. Entonces le tocó a estos últimos enfrentarse a Cúcuta en la promoción, y contra todo pronóstico ganaron en su, ehhh, ¿casa? de Techo por 2-0. En la vuelta Cúcuta hizo el 1-0 a los 3 minutos para delirio de su gente (ver video de abajo) y se auguraba un vendaval motilón, pero al final resultó solo una brisita… no hubo más goles, con lo que el ascenso otra vez fue para el de la B. Año nefasto en el que ascendieron dos mediohuevos sin hinchas.

  • 2014 y última (por ahora): Uniautónoma (17° tabla de descenso) vs Quindío (subcampeón de la B). Se queda Uniautónoma: imagínate lo maravilloso que fue el nivel de los dos ascendidos que ambos decoraron sobradísimos el fondo de la tabla; Fortaleza descendió al quedar en el puesto 18 de la Tabla del Descenso, y Uniautónoma lo acompañó en el puesto 17 (a 10 puntos del 16…). Entonces le tocó al equipo hechizo de la ciudad que celebra títulos virtuales jugar la promo contra el segundo de la B: el Quindío, perdedor de la final del año contra Jaguares. Irónico: la última serie de promoción fue entre un equipo de la B que estaba en la A contra un equipo de la A que estaba en la B. Y la ganaron los de la B de alma (?): Uniautónoma le sacó el empate al Quindío en un semidespoblado Centenario de Armenia, y le ganó 2-0 en Barranquilla, y se quedó un año más. Si era para volver a descender y luego desaparecer, para qué hijueputas se quedaron…

Y listo, esta era toda la historia. Cerramos con un video del recibimiento masivo que le hizo la hinchada de Uniautónoma a sus jugadores al llegar a su hotel en Armenia, párale bolas:

 

About YoSoyElCarlos
Secretario General, Subcomisario Político, Jefe de Redacción, vocal, tesorero, mensajero, consejero y La Vieja de los tintos del Politburó de La Monserga del Fútbol. Más hincha del DIM que un hijueputa. Acuario pero no Virgo. Arquero puteador. Excelente memoria para cosas que no sirven.

22 Comments on Sadeness Part II: La historia de las promociones FPC – Vol «America has fallen»

  1. 1
    Giovanni says:

    Que mierda esos recuerdos master, aunque ganemos la intercontinental tres veces al barcelona, con icardiada de Martinez Borja robandose a Shakira, nunca podremos borrar esa mancha que ya es como un lunar con tres pelos que tendremos en el cachete.

    Enorme Post

    • 1.1
      YoSoyElCarlos says:

      Gracias, compa. Ah, debe ser duro esa. El dolor queda siempre, pero ya cuando comiencen a ganar de nuevo se hará más lejano (me gradué de sicólogo barato con estas palabras, pero me entendió…)

    • 1.2
      GeorgeJR_31 says:

      No llave, estás equivocado. Pregúntale a los de la Liga de Quito si haberse ido a la B le dejó una mancha tan dolorosa que no pudieron casi fertejar la libertadores y la sudamericana (entre otras).
      Eso que dices sentir, aparte de estar exagerado, es porque aún está muy reciente todo. Si empezamos a volver a ser competitivos y a ganar cosas (sobre todo internacionales) «la manchita» ni va a doler ni se va a sentir.

  2. 2
    Kadtagenero says:

    Muy buen post, que falta que hace esto en Colombia y que se popularice, que tenga mas lectores tipo LRF, con muchos comentarios, felicitaciones. Saludos.

  3. 3
    martincx says:

    Maestro todo bacán. Por cierto, eso cuando aumentaron el número de equipos en primera en su país y el cuadrangular para los «invitados de último minuto» fue el colmo.
    En fin, qué bueno que los rojos hayan subido.

    • 3.1
      GeorgeJR_31 says:

      Marto puto, revisa el primer comentario revisa mi respuesta y dame tu opinión.

      Que gracias.

      • martincx says:

        Que más George, en efecto, nuestra caída fue dolorosa, más considerando que hacía poco habíamos estrenado estadio y fortalecido desde lo institucional, bicampeón local incluido.
        Ese año en la b dejó lecciones que hoy deberían ser tomadas en cuenta porque ya 8 años han pasado y tenemos que tomar vuelo.
        Todo pasa. Pobre Aguinaga, vino de paramédico a intentar hacer algo con el equipo que mató Borghi, me gustaría que tenga una verdadera oportunidad, y no con un rejunte de muertos.
        En conclusión, hay que reinvindicarse carajo. Y festejar está bien, pero no pierdan el norte, recuperen su grandeza.

  4. 4
    Oscar says:

    Seee horrible lo del 2011 y mucho peor fue que el Tigre pidió ese ultimo penalti para sellar porque si no estoy mal otro era el encargado, mi familia vivió un drama personal con el equipo, ya que un familiar hacia parte de la dirección técnica y tuvo la mala suerte de estrenarse en la A con el América, luego de auqel partido para salir hacia la casa, tuvo que esperar en los camerinos hasta la mañana para poder irse, pero bueno, luego de ahí tuvo buena suerte con varios equipos y de ahi paso a la selección Colombia. Master le falto la chambonada del año pasado del cuadrangular para que «ascendiera» el América con entrenamientos en la finca del Chiqui.

    • 4.1
      YoSoyElCarlos says:

      Ufffff muy fuerte eso, llave

      • Oscar says:

        Al final fue final feliz porque luego el entre en una depresion ni la hpta, queria seguir para ascender el equipo y los echaron a todos ahi si fue peor hasta que le salio la oferta del Pasto, le decian que ya en un grande que se iba regalar en uno chico, se fue a Pasto y mejor no le pudo ir, ya que llegaron pelearon finales en el 2012, entreno y puso a jugar a Yerri Mina, revalorizaron a Cuadrado y mano de jugadores y repunto de una crisis que casi lo mata, del técnico que lo curioso es que había adoptado el acento de gallego por estar tanto allá, era muy chistoso hablar con el, pero ni idea; y pues para mi, mas bueno cuando trabajaba con clubes tenia la boleta fija de occidental alta en El Campín o en Techo….

    • 4.2
      YoSoyElCarlos says:

      Ah, compa, ese no lo incluí porque en la práctica no era promoción, solo dos cuadrangulares entre equipos de la B

  5. 5
    GeorgeJR_31 says:

    Qué duros recuerdos, pero bueno esa es la vida y ese ese el futbol.

    Así te va cuando te joden las arcas desde mandatos gubernamentales poderosos como los de USA y tú te haces el huevón pensando que nunca te va a afectar…

    Buen post la mondá mía (?).

  6. 6
    Feloarias says:

    Ese partido contra Millonarios fue en el que Andrés Cadavid partió literalmente a Tancredi y C*rlos Ant*nio V*lez ordenó al aire no mostrar la repetición de la falta. Esa circunstancia hizo que muchos hinchas no recibieran con agrado su contratación tiempo después (pensar que hoy es de los pocos que le echan ganitas).

    Lo más vergonzoso de la promoción contra Cúcuta es que en el partido de vuelta América hizo el segundo, cuando ya no había nada qué hacer, y lo celebraron bailando.

    ¿Qué es la vida de Piedrahita? El tipo carga el estigma de haber perdido la promoción, pero los puntos fueron de tres años en los que no fue el único colaborador.

  7. 7
    Juan Mecha says:

    Terribles recuerdos,solo hasta esta fecha que ya el equipo ascendió es que pude volver a mirar los penaltis contra Patriotas y Alianza.
    Cómo habrá pesado la B en el equipo que hasta el partido contra Alianza Petrolera en 2012 América NUNCA había perdido un partido en una final mano a mano.
    Ojalá el año entrante volvamos a seguir el
    camino que siempre cómo hincha me acostumbré,a pelear el Torneo.

  8. 8
    Hagen says:

    Para mì los dos culpables fueron Umaña y Jorge «El verdadero Patrón» Bermudez ( los que dirigieron 2009 y 2010 respectivamente), pero el cargaron ese sanbenito a «El Gallego» Piedrahita.
    Yo de lo que me acuerdo fue Cuando el Tal Marocco en ESPN le dijo al aire a El Gallego lo de su despedida del club. La Cara del tipo cuando le dieron la noticia no tiene precio (No estoy haciendo patrocinio a cierta tarjeta de Crédito ojo).

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: