Recuento de eliminatorias. Así volvimos

Para ir amenizando la previa e ir pasando la tusa electoral hemos decidido realizar un recorderis de todo lo que Colombia tuvo que pasar en la eliminatoria para el mundial de Rusia 2018. Un camino duro con muchos altibajos en el que siempre estuvimos en la pelea, pero nunca estuvimos relajados. El post es extenso, así que no me alargaré tanto. Así que comiencen:

Empezábamos contra Perú y todo el mundo calculaba que los 3 puntos se quedaban en casa. Pero nadie se imaginó que iban a hacer parir tanto. Sí, así como lo oye: parir tanto. Acuérdese que terminamos pidiendo la hora y celebrando a rabiar el gol de Cardona al final. Es que: 1- Los Fujimori boys (?) no eran NI LA SOMBRA de los que terminaron siendo al final. 2-El segundo tiempo lo jugamos tan mal que no nos empataron de milagro. Esto mediante de las cagadas de cierto defensor central quien el país se imaginó como el nuevo Andrés Escobar, pero a lo largo de la eliminatoria se le fue cayendo la máscara poco a poco. (Reseña aquí).

Figura de la cancha: Aunque muy discutible por falta de concenso, el post de La Monserga eligió a Teo -sin ser extraordinario lo suyo en ese partido- quien jugó un muy buen primer tiempo aunque se diluyó en el segundo.

El otro compromiso de la doble fecha era contra Uruguay de visitante. Quien escribe recuerda el ambiente de positivismo en torno a este partido, dizque porque no iban a contar ni con Cavani, ni con Suarez… y como habíamos ganado de local, qué mejor cosa que pegarle al perro con 6 puntos empezando esta eliminatoria. PERO la patria futbolera chibcha se estaba haciendo la huevona con nuestro amplio historial no solo de derrotas, sino de cagadas en el mítico Centenario de Montevideo. O sea, los manes suelen ganarnos allá con la mera camiseta y muchos acá ya estaban contando con esos 3 puntos. Pffff.

Bueno, resulta y pasa que el partido, desde el minuto 0, fue una lucha constante en el medio campo, donde Uruguay ganaba casi todas las divididas y se arrimaba con mucha autoridad al arco de Ospina. Nosotros no dábamos 3 pases seguidos y al arco de ellos llegábamos con más timidez una fémina cuando va a debutar.  Los yoruguas, a punta de pata, centros y empuje, nos fueron metiendo en el arco hasta que cayó el primero. En un tiro de esquina, Godín cabecea solo en el punto penal y la manda a guardar y así acabaría el primer tiempo. En el segundo, todo el mundo creía que Colombia iba a demostrar vergüenza deportiva y se le iría encima a uruguay, pero no: a los 5 minutos ya teníamos otro pepino en el saco producto de otra desatención defensiva. De ahí en más lo de Colombia fue un manojo de nervios donde, aún teniendo la pelota, se notaba que estaba más cerca el 3ro de Uruguay que el descuento de Colombia. Y así fue. Otro error defensivo y chau. 3 a 0 nos ganaban sin sus figuras, sin mostrar nada más que carácter en las difíciles y un rival que hizo todo lo posible por irse con la cola rota. En resumidas cuentas fue un partido nefasto, en el cual la defensa estuvo mal y el ataque ni se diga… sobre todo cierto flaquito con pelo afro que incluso se fue expulsado. (Reseña acá)

Figura de la cancha: NINGUNO.

Colombianada, hecho llamativo o suceso estrambótico de la doble fecha: De por sí la convocatoria de Castillito fue mucho chanchullo bravo y un asunto muy bizarro, pero ya mandarlo a la cancha en el Centenario, por los puntos, con el partido apretado y sobre todo teniendo a Jackson Martínez en el banco fue abusar. Sí, ya sé que no es el Van Basten del Chocó, pero algo más podía hacer. Sobre todo en el juego aéreo, contra Godín y JoseMa Gimenez. Por eso desde ese momento, quien suscribe, le perdió todo el respeto al técnico de la selección.

La siguiente doble fecha nos tocaba visitar a Chile y recibir a Argentina de local. Contra los chilotes el partido fue enredado y tensionante. En el primer tiempo, Chile tuvo la pelota, pisó bastante el área colombiana y estuvo un poco mejor. Pero Colombia también tuvo sus llegadas de la mano de Muriel, Jackson y hasta el Cabeza Torres que hacía su debut -lástima que se perdió este man-. Aun así, el partido pintaba trabado y no se veía un dominio absoluto de ninguna de las escuadras, hasta que al final del primer tiempo, en un tiro libre dejan cabecear al gran Arturo Vidal solo y nos la manda a guardar –otra vez Jeison Murillo haciendo de las suyas-. En el segundo tiempo había que remar contra la corriente y Colombia aún no pasaba de la mitad de la cancha. La Roca Sanchez es amonestado y Pekerman lo saca, mandando a la cancha al Gordo Cardona quien entró enchufado, pidiendo la pelota, repartiendo balón a dos manos. A los 67 minutos, entre Muriel y Cardona se inventan una jugada dejando a James solo en el punto penal, quien haciendo un giro sobre su eje (?) define derecha para mandarla a guardar y empatando el partido. Luego de eso, Colombia dominó el encuentro pudiendo fácilmente irse arriba en el marcador. Cosa que al final no pasó, quedando el resultado 1-1. (Reseña acá)

Figura de la cancha: Sin lugar a dudas Luis Fernando Muriel. Quizás fue su mejor partido en toda la eliminatoria. Se le puso un 8 en el correspondiente post.

El otro partido de la doble fecha fue contra Argentina y fue de los peores que haya jugado esta generación. Ni siquiera la envión anímico de sacarle un empate al vigente campeón de América y pudiéndole ganar al final sirvió para algo. Se jugó un partido MA-LO contra una Argentina que venía en capa caída, con técnico discutido y sin Messi. Nosotros con el calor de Barranquilla, con la humedad del Metropolitano y con James (de horrible partido) no le hicimos ni cosquillas. Perdimos 1 a 0, pero pudieron ser 3 al final -a Dybala le anularon un gol legítimo y luego estrelló un balón en el palo-. En fin revivimos a los argentinos y nos complicamos nosotros #UnClasico. (Reseña acá)

Figura de la cancha contra Argentina: NINGUNO

Colombianada, hecho llamativo o suceso estrambótico de la doble fecha: Yo creo que lo que vimos en vivo y en cadena nacional al minuto 43 del partido contra Argentina no se ve ni en el barrio Los Mangos de Chibolo-Magdalena. O sea, el capitán del equipo empujó a su propio compañero (!) con la pelota en movimiento (!!). Lo peor es que, vaya a saber un porqué, el árbitro pitó falta a favor nuestra en medio de todos los airados reclamos de los argentinos. En ese momento, cierta parte de la población rebautizó al James como “El Divo”. Mal que me pese (?) merecidamente.

Para la siguiente doble fecha había que recuperar puntos y empezar a acomodarnos en la tabla de una vez por todas. El negocio era 6 de 6 y eso se consiguió. Primero fuimos a La Paz y luego recibimos a Ecuador antes de la desinflada que se pegaron. Contra Bolivia fue el típico partido allá arriba: jodido, agotador, peleado y sufrido como un putas. Sin embargo, empezamos ganando con con gol de James a los 9 minutos, luego Bacca puso el 2 a 0 a los 40 minutos y así nos fuimos al descanso. Todo era alegría y tranquilidad, PERO Bolivia se vino con todo en el segundo tiempo y nuestros jugadores comenzaron a sentir el rigor de la falta de oxígeno. Primero nos empezaron a pelotear hasta que Jeison Murillo cometió un penal que Juan Carlos Arce cambió por gol. Luego el mismo Jeison se vio implicado en el empate boliviano al dejarse robar un balón de Yasmani Duk, quien le cedió la pelota al viejo Richard a Chumacero clavando cipote bombazo desde el borde del área y anotando el empate al minuto 62. En ese momento a Colombia no solo se le vino abajo el oxígeno sino el ánimo, ya que Bolivia era dueño y señor del partido. Nosotros solo aguantábamos la catarata de balonazos que caían al área. Aun así, Colombia peleaba el en encuentro con el cuchillo entre los dientes y en tablas parecía morir el partido -de hecho muchos firmábamos el empate-. Sin embargo Pekerman, en una jugada riesgosa, mete a Marlos Moreno a los 85 minutos y 5 minutos después, luego de un cambio de frente de James, el tipo se inventa un jugadón habilitando al Gordo Cardona dentro de la 16 con 50 quien definió pegado al palo, mandando los 3 puntos definitivamente al país del sagrado corazón. (Reseña acá)

Figura de la cancha: James Rodriguez jugó un partido casi perfecto. Anotando, asistiendo y corriendo toda la cancha desde el minuto 0 hasta el final. Sin lugar a dudas fue la figura.

Luego enfretábamos a Ecuador, con la sensación de haber hecho lo más jodido y ahora nos tocaba “lo más fácil”, aunque los discípulos (?) del gran Rafael Correa venían invictos y eran un equipo de cuidado. Hasta ese momento. Pero no nos habíamos acomodado aún en la silla cuando ya estábamos cantando el primer gol. Bacca con asistencia de James movió el marcador a los 6 minutos. La verdad, luego de eso Ecuador fue absolutamente borrado de la cancha. Se llevaron una melera tremenda en el primer y en el segundo tiempo, donde cayeron los otros dos goles. Sebastián Perez –que se jugó un tremendo partido- marcó el segundo y Bacca marcó el tercero. Al final el partido terminó 3-1 porque Ecuador descontó al minuto 90, pero ha debido ser mínimo para 5 por todas las oportunidades que tuvo Colombia. (Reseña acá)

Figura de la cancha: Muchos jugaron bien (Bacca, James, Cabeza Torres, Arias, etc). De hecho, fue el mejor partido que jugamos en toda la eliminatoria sin dudas. Pero para quien suscribe, el mejor jugador de la cancha esa ocasión fue Sebastián Perez. Hizo todo bien e incluso anotó. Lástima que se volvió vegano y se perdió ese tipo que pintó ser el 8 ideal para esta selección.

Colombianada, hecho llamativo o suceso estrambótico de la doble fecha: La verdad, todo fue bueno en esa doble fecha. Lo único bizarro (?) quizás sería que Stefan Medina jugó bien un partido de la selección después de todo el bullying que se llevó. O que Marlos, luego del jugadón que se inventó para darle los 3 puntos a Colombia no sirvió más en la selección.

Bueh

Para la siguiente nos tocaba enfrentar a Venezuela de local y a Brasil de visitante. Ambas en un contexto de refundación con nuevo director técnico. El bueno de Rafael Dudamel agarró a Venezuela en la Copa América Centenario en medio del parate de eliminatorias y en ese torneo les había ido bien. Es por eso que, había cierto resquemor para enfrentar ese partido que había que ganar SÍ o SÍ, sin embargo desde el pitazo inicial Colombia impuso las condiciones. Desbordando con Muriel, gestando sociedades con James fuerte en el medio y atrás. El gol vino en el ocaso del primer tiempo: un derechazo de James que entró racero y pegado al palo. Y aunque antes de eso Ospina tapó un mano a mano, Venezuela no pisó el área colombiana; tanto fue así que en el segundo tiempo pudimos haberlos llenado de goles, pero se erraron MUCHOS goles –sobre todo que Bacca tuvo una tarde para enmarcar-. Al final, Macnelly anotó el segundo y el partido quedó 2 a 0. (Reseña acá)

Figura de la cancha: Varios jugaron bien (Muriel, James, Ospina), pero para quien suscribe la figura fue Daniel el Cabeza Torres. En ese momento se afianzaba mucho más en la selección. Otro que se perdió en el camino…

Luego fuimos a Brasil, que venía de golear a Ecuador en Quito. Es menester recordar que había una polémica en toda Colombia para ver si íbamos a salir a defendernos y buscar arañar un empate o a plantarnos y buscar los 3 puntos. Al final salimos con una formación para intenciones mixtas (?) que no sirvió para un culo porque al minuto del partido ya teníamos un pepino adentro del saco. Bacca, en un corner, tenía que marcar a Miranda en el primer palo pero se quedó dormido y el central brasilero la mandó a guardar de cabeza. A partir de ahí el partido se tornó trabado, no hubo 4 pases seguidos en Colombia y Brasil metía peligro de la mano de Neymar quien se dio cuenta que el lateral derecho colombiano estaba más cagado que jaula de pájaro y lo desbordaba cada que le daba la gana. De igual modo toca aclarar que en ese momento el único que tenía las huevas puestas era Muriel, de resto nadie hacía nada productivo hasta el minuto 37 cuando en un centro de tiro libre Colombia empata de manera abortiva (?) por un cabezazo para atrás de Marquinhos que forcejeaba con Oscar Murillo en el área brazuca. Así nos fuimos al descanso, y en el segundo tiempo el partido siguió muy friccioando, Brasil estaba bien parado en el medio y atrás. No nos dejaban espacios para penetrar el bloque defensivo y para rematar James tuvo un partido para el olvido. Brasil tampoco hacía mucho, hasta que Tite mandó a la Cancha a Coutinho que al juntarse con Neymar y poner a desbordar a Marcelo y a Dani Alves, la balanza se empezó a inclinar a favor de Brasil. Tanto que a los 75 minutos llegó el 2 a 1 de Brasil, con gol de Neymar luego de una asistencia precisamente de Coutinho. Y chau pinela. (Reseña acá)

Figura de la cancha contra Brasil: David Ospina. Aguantó bastante cuando se vinieron los brasileros (en el ingreso de Coutinho) respondiendo con buenas atajadas.

Colombianada, hecho llamativo o suceso estrambótico de la doble fecha: Sin lugar a dudas lo de Bacca fue lo llamativo. Lo suyo contra Venezuela fue típico de Martin García o de Yorley Mena; botando goles de manera serial e infame. Parecía amateur sin (?). Y contra Brasil ni siquiera se vio. De verdad anduvo tan mal que a partir de ahí pasó a tener otra percepción por parte de mucha gente instruida como nosotros en Lmdf (?).

La próxima parada consistía en ir al Defensores del Chaco en Asunción y recibir a los uruguayos en Barranquilla. En Paraguay se tuvo el típico partido cuando no nos regalan puntos (?): jodido, friccionado y con pocas opciones. Las poquitas llegadas en el primer tiempo fueron de Colombia; recordemos que Bacca se comió un gol abajo del arco, aunque a esa altura debía tener la cabeza más quemada que la campaña de Vargas Lleras. En el segundo tiempo Paraguay equilibró un poco, pero sin llegar tantas veces al arco. En honor a la verdad ese partido debió quedar 0-0 si de justicia hablamos, PERO, como eso es lo que menos tiene el fútbol, al final Bacca armó una pared con Cardona quien definió bombeado y de zurda para darle el triunfo a Colombia –como nos rindió ese gordo hp (?) en la eliminatoria-. (Reseña acá)

Figura de la cancha: Un partido jodido sin muchas opciones, peleado en la mitad de la cancha no hubo nadie destacado. Pero como goles son amores la figura fue Edwin Cardona.

De igual modo tocó jugar contra Uruguay en Barranquilla y para mala suerte tocó en una época de lluvia y esa tarde el sol salió pocón pocón. Tanto así que los uruguayos estuvieron corriendo hasta el final, cuando en una tarde normal a los 30 del primer tiempo están diciendo que paren con esa tortura. Pero bueno, la cuestión es que comenzamos ganando con gol de Abel Aguilar de cabeza, luego de un centro de tiro de esquina a los 16 minutos. El partido pintaba sabroso para nosotros pero Uruguay empata de la mano del Cebolla Rodriguez 20 minutos después. Nos fuimos al descanso con ese marcador y en el segundo tiempo Colombia salió en busca de la victoria con menos propiedad que los discursos de Iván Duque, mientras que Uruguay aguantaba jugando a la contra y muy atento a cualquier error… Error que llegó: Un pelotazo largo a travez de un tiro libre en el primer cuarto de cancha uruguayo fue peinado por Stuani y esa bestia llamada Luis Suarez, en un cuasi forcejeo (?) con Oscar Murillo, ganó la zona y la mandó a guardar por el único espacio que tenía. 1-2 en Barranquilla, en el Metro, en nuestro invulnerable fortín (risas grabadas) y jugando con desesperación… la cosa pintaba fea. De hecho, Uruguay pudo haber aumentado el marcador a través de Cavani y el partido parecía morir así, porque no había por donde entrarles. Hasta que llegó una genialidad de Yerri Mina, quien agarró la pelota en su campo, tranportó, se la tocó a Cuadrado y éste lanzó un centro de mierrrrrrda que el de Guachené cabeceó de manera poco ortodoxa pero zampándola al ángulo. Colombia apretó un poco más, pero al final el partido quedó empatado, con cierto sabor a poco. (Reseña acá)

Figura de la cancha: Yerri Mina. Esa salvada de patria cuando se había embolatado la cuestión no puede pasar desapercibida.

Colombianada, hecho llamativo o suceso estrambótico de la doble fecha: Lo que pasó aquella vez es para destacar hoy y siempre. Todos sabemos que el Maestro Tabarez tiene problemas para caminar –de hecho, cada vez le cuesta más-, pero esa vez le quiso demostrar a sus jugadores y sus compañeros de cuerpo técnico la entereza que conserva y la fuerte mentalidad que ostenta, ya que no quiso que lo ayudaran a subir las escaleras sino subir por sus propios medios aun conllevando cierta dificultad. Por lo cual, la tribuna occidental del Metropolitano reconoció tal gesto de valentía y lo aplaudió sin importar que nos íbamos a jugar un partido bravo en menos de 2 minutos contra su equipo. Demostrado que: 1) el fútbol es deporte MUY apasionante pero no deja de ser un juego y la enemistad debe quedar dentro de la cancha. 2) a pesar de vivir en país profundamente desigual y con muchas ideologías o pensamientos diferentes, el colombiano promedio es más buena papa que un putas aún con sus cagadas electorales.

Para la siguiente doble fecha jugamos contra Chile de local y Argentina de visitante. Contra los chilotes se tuvo un partido chato y de pocas luces. Colombia tuvo las mejores opciones (aunque fueron muy pocos), sin embargo Claudio Bravo estuvo ídem (cuac) y el 0 no se movió. Los sísmicos nos jugaron de contra y al final tuvieron una opción muy clara para silenciar el Metropolitano, pero Fuenzalida definió como Fuenzalida. En fin, no pudimos ganar ese partido, ni siquiera porque les quitamos el aire acondicionado al camerino chileno, por lo tanto tocaba ir Argentina a conseguir un buen resultado (risas). (Reseña acá)

Figura de la cancha: Ninguno

Contra los argentos nos tocaba al menos arañarles un punto, pero la cosa no iba a estar fácil. Sobre todo porque ellos se habían comido cipote de baile con Brasil y querían desquitarse nosotros cual papá alcohólico cuando le cancelaron el crédito en el bar. Para rematar, el DT sale con un disparate de alineación y cerramos el pastel con que muchos de nuestros jugadores estaban en un nivel MUY BAJO (y chupando harta banca como James). Aún con ese panorama uno no dejaba de ilusionarse, PERO esta misma se vino abajo como tanga de prepago al minuto 10 cuando Messi la mandó a guardar de tiro libre. A los 22 minutos teníamos otro pepino en el saco y nada que llegábamos con opciones serias al arco argentino. Se caía de maduro un tercer gol, afortunadamente (?) éste vino en el segundo tiempo y de ahí en más la suerte estaba echada. (Reseña acá)

Figura de la cancha: Ninguno

Colombianada, hecho llamativo o suceso estrambótico de la doble fecha: Bajarse los calzones frente a los argentinos ya se ha vuelto tan tradicional en Colombia como odiar a la izquierda y no saber por qué. Pero el problema es que antes eran solo las mujeres quienes ante una tonada porteña mojaban cucos (?), ahora nuestros futbolistas ven la camiseta albicelestes y les “hache achí”. Estos argentinos venían con la cola rotísima de Brasil y den local estaba sufriendo, por lo cual se podía aspirar algo bueno esa vez. Pero salimos con una colombianada clásica de este siglo y no solo por la derrota, ya que antes también nos solían ganar con más frecuencia que nosotros a ellos. El punto es la manera de cómo se pierde. No ha empezado el partido cuando ya se les nota un cagazo en la cara… Esta generación es mejor que muchas en nuestra historia, sin embargo aún no saben lo que es ganarle a Argentina. Aun cuando estos estén en un mal momento.

***********

Por problemas de logística en aquel momento no se hizo post de la doble fecha Bolivia-Ecuador, por lo tanto acá no se hará referencia. Si tiene alguna queja, mándela por escrito engrapada con los 80 lucas de la membresía a la sede de La Monserga del Fútbol en Lima-Perú o Cartagena-Colombia. Más información por inbox. (?)

***********

 

Habíamos cuadrado caja en la anterior doble fecha al ganarle a Bolivia de pura leche local y a a Ecuador de visitante. Sin embargo, quedaban 4 partidos divididos en dos jornadas de eliminatorias. Primero íbamos a Venezuela donde nos enfrentamos a una selección que siempre nos hace las cosas difícil, que venía con su nuevo proceso mucho más aceitado y con CULE HAMBRE de victoria (bueh, el chiste había que hacerlo. Sben). Por lo cual el partido no fue nada fácil, de hecho, Colombia jugó MAL. Pocas opciones y malas entregas en el mediocampo. James no jugó ese partido por venir recuperándose de una lesión, pero nombre por nombre éramos más que ellos y con todo y eso no les hicimos ni cosquillas. La más clara de todo el partido la tuvo Falcao de cabeza pero el bueno de Fariñez detuvo el tiro. De ahí en más no hubo nada, Venezuela cedió la pelota y se la pasó cortando el juego, mientras que Colombia no supo nunca cómo hacer daño. (Reseña acá)

Figura de la Cancha: La Roca Sánchez. El jugador más regular de la selección post 2014. En ese partido no solo recuperó sino que, a falta de sapiencia en el bloque ofensivo, el tipo distribuyó la pelota cual 10 clásico.

Como se dijo arriba, recibíamos a Brasiuuu en Barranquilla. Un partido que fue muy diferente al de Venezuela, porque Colombia mostró una muy buena cara pese a empezar perdiendo (igual era contra el mejor equipo del momento en el mundo) con un bombazo de William. Aunque empatamos de la mano de Falcao que hacía un gol importante desde hacía 4 años luego de un pase aéreo de Arias quien no tiraba un centro decente desde su debut (?). El partido fue de toma y dame hasta el minuto 80 cuando James hizo una precuela del pacto de lima al charlar con Neymar para que bajara un cambio. Cosa que se llevó a cabo. La verdad es que ese empate nos sirvió harto contra un Brasil que se estaba comiendo crudo a todo el mundo. Y con 26 puntos estábamos más que bien para enfrentar la última doble fecha; tanto que hasta estábamos haciendo cuentas para dejar a los argentos afueras (!) al ganarle a Paraguay y regalarle los 3 puntos a Perú (!!), pero no contábamos con nuestra propia astucia…

Figura de la cancha: James Rodriguez y para que la fiscalía no me declare impedido para dar esta opinión (?) parafrasearé su reseña en en el post de aquella vez (que no fue hecho por mi): Todo hay que decirlo, hace diferencia cuando está en cancha y se mete en el partido. “En el primer tiempo pareció ansioso, o la falta de fútbol le cobró, no estuvo preciso, y se comió un gol increíble. En el segundo tiempo, sin Cuadrado, Colombia fue mucho más colectiva, y fue él el generador de juego.” 

Y llegamos a la parada final de esta eliminatoria que estuvo a ESTO de matar a algún cardiaco. Debíamos recibir a Paraguay de local e ir a Lima después. La idea era llegar sobrado de lote en la última fecha, pero no, como buenos colombianos nos mandamos un cagadón y tocó enfrentar el final rezando. Pero describamos la situación: todo comenzó con Paraguay. Un partido que no pintaba ser muy complicado para asegurar la clasificación, pero lo encaramos con una paja tremenda. Tanto que la primera clara fue para Paraguay: Derlis Gonzalez recibe solo un pase de la muerte y estrella el balón en el palo. Colombia se pellizcó un poco leugo de eso y tuvo sus opciones. Entre Fabra y Davison se perdieron uno, Cardona definió mal la que le quedó y Cuadrado estaba tan embarullado que era puteado hasta por el cura Diego Jaramillo. En fin, así termina el primer tiempo e íbamos 0 a 0, pero analizando en retrospectiva se sentía un ambiente raro. En el segundo tiempo fue lo mismo: Colombia intentando penetrar a Paraguay y estos nada que se dejaban, estando bien parados, cortando el juego y repartiendo guayo; era un típico partido contra los guaraníes hasta que se descuidaron un momento y Chará, quien había entrado hacía poco, le puso un pase al vacío a Falcao que definió como en sus mejores épocas. Era la noche PERFECTA: ir al mundial, que el gol lo marcara precisamente Falcao, partido jodido, sacar cuentas a ver a quien le podíamos dar puntos, era juernes a la noche para armar cipote de farra (?), pero todo se vino abajo a los 88 minutos con un error del que siempre nos salvó. Paraguay se había mandado CON TODO, para ellos era plata o mierda y Ospina capitaliza mal un centro desde la mitad de la cancha saliendo inBejaranostyle dejándosela servida al Tacuara Cardozo para que nos embocara. Colombia sintió el mazazo y se fue por la victoria pero con menos orden que desfile de cojos y ahí la albirroja nos vacunó de nuevo en un contragolpe a los 92 minutos. Fue increíble como pasamos del cielo al infierno en 5 minutos (!), ya que si bien no quedamos eliminados el resultado fue un revés tremendo y el país quedó en un estado más depresivo que el unplugged de Nirvana.

Figura de la cancha: Pffffff

Así, con los ánimos por el suelo, les tocó ir a los jugadores a Lima a arreglar el cagadón que se habían mandado. Dicen que el cuerpo técnico les tuvo que llamar al sobreviviente del accidente aéreo del equipo uruguayo de Rugby en Chile; cosa oportuna, ya que el pueblo chicha aún no podía digerir el anterior totazo. Pero entrando en materia, recibíamos a una selección peruana más envalentonada que un putas, pero que no dejaba de ser Perú. Si era otra la selección que nos tocaba en la última fecha creo que no estaríamos contando esta historia con “jejejej, qué susto nos pegamos esa vez, ¿no?”, sino con un “maldita sea, ¿por qué tenemos el pecho tan frío?”…

En fin, era la primera en años que los perucas llegaban a la última fecha con chances y el asunto era quien soportaría más la presión y la ansiedad. Colombia hizo varias modificaciones en la alineación, tanto que pusimos dos “postes” arriba que en la vida habían jugado juntos, pero el experimento salió bien gracias al barba. Por otra parte es menester recordad que, si bien Colombia impuso condiciones y jugó mejor, nunca se supo quién más jugó más cagado del susto. Si ellos o nosotros. Para no alargarte el cuento (?), el primer tiempo estuvo friccionado pero Colombia mostraba más pericia que Perú para pisar el área, especialmente por medio de Duván Zapata quien pivoteó de todo y las peleó todas. No obstante hubo que esperar hasta el segundo tiempo para que llegaran las emociones. A los 10 minutos del segundo tiempo, Duvan peina un pelotazo de Ospina, Falcao lucha el balón pero se enreda y le queda la pelota boyando a James quien patea racero con la derecha pegado al palo mandando a Colombia al frente en el marcador. De ahí en más Perú se adueñó del balón y Colombia contragolpeaba, sin embargo lo de Perú era más intencional que otra cosa, puesto que no llegaban al área con propiedad. Y la verdad aun siendo un partido bastante trabado, no se veía muy claro por dónde nos podían entrar. Hasta que Fabra le comete una falta a Advíncula quedándole un tiro libre indirecto a Paolo Guerrero, quien no se percata de la situación -aun cuando se notaba la mano levantada del árbitro- y patea de manera directa. En ese momento no se sabe bien qué pasó por la cabeza de Ospina, pero el man voló por la pelota y sin evitar su ingreso a la red, la alcanzó a tocar haciendo válido el gol. Esa jugada fue increíblemente tonta y afortunadamente no hubo consecuencias, puesto que ni Odebretch, ni Reficar, ni el Carrusel de la contratación, ni el cartel de la hemofila iban a ser TAN escandalosos como quedarnos afuera de un mundial por un gol tan marica. Anyway (?), quedaban 15 minutos pero a nosotros nos servía ese marcador y ellos tenían la necesidad de marcarnos otro, hasta que vino el aviso de afuera: Paraguay iba perdiendo con Venezuela de local (sí, ese mismo que nos aguó la fiesta a nosotros) y Chile estaba siendo violado por Brasil en Sao Paulo; por lo cual a Perú le servía esos resultados para ingresar al repechaje por diferencia de gol. Es por eso que Falcao se acordó del truquito de James con Neymar (?) y empezó a parlear a los perucas para que se dieran cuenta que no servía de nada matarnos en un partido donde el resultado nos servía a ambos. Los perucas le copiaron tanto que lo del final tuvo más cínismo que Carlos Castaño hablando de la masacre del Salado. Un toque toque horizontal cada vez que cualquiera de los dos equipos agarraba la pelota, ninguno de los dos se quiso hacer daño y así murió el partido, con ambos selecciones celebrando (!). (Reseña acá)

Figura de la cancha: Duvan Zapata. Lo tiraron al muere en un partido jodido y fue de lo mejor. No hizo el partido perfecto, pero respondió con creces haciendo lo que había que le encomendaron: pivotear, expandir la cancha, pelearlas todas, etc.

Y esto fue todo, muchachos. Infartante trayecto que afortunadamente terminó con una final feliz (?), ahora no queda sino hacer un buen papel en Rusia. Por lo tanto espero que todos estemos dicendo desde el martes a las 5 Am ¡¡VIVA COLOMBIA HP!!

About GeorgeJR_31
Odontólogo, cartagenero, neobloggero (?). Hincha del América como todo hombre de bien, pero nada termo, solo “peace and love”. Antiguo back central y volante 5. Burro y patadura por partes iguales.

1 Comentario on Recuento de eliminatorias. Así volvimos

  1. 1
    Oscar says:

    Excelente post, bravissimo post, ufff me erice(?)

    El año 2015 fue horrible, en la copa america dimos ASOC, con esos amistosos en Arabia para llenar el bolsillo de la federación, Falcao horrible, en el Manchester y Chelsea comiendose los goles y volviendo a ser el Falcao Pre-2011 en la selección, James comiendo banca con Benítez y cerrando el año horriblemente contra Argentina igual que la eliminatoria pasada.

    El 2016 mejoro con los 6 puntos en los dos partidos, pero empece a notar que Colombia no le ganaba a los fuertes de sudamerica desde el partido de Brasil en la CA de Chile, aparte contra Venezuela creo que fue James que se comió un penalti; en la CA Centenario, la verdad jugo bien contra Paraguay y EEUU, de ahi en adelante, irregular hasta otra vez volver a cerrar con Argentina de manera horrible.

    Y por ultimo, el 2017, el partido clave fue haberle ganado a Ecuador en Quito, porque de los horrores con Bolivia y Venezuela, tambien rescato el empate con Brasil, ya que ese equipo venia ganando en casa y afuera (Recordar que masacro a Uaregay en el centenario), pero lo infame fue con Paraguay con Don refisal hablando shit despues del gol de Falcao ya dizque clasificados y del todo, bueno listo el empate, lo peor fue que el segundo gol de Paraguay vino de una jugada que pudimos haber desempatado pero ni no estoy mal creo que barrios y fabra la cagaron. Lo del partido de Perú, creo que tiene explicacion en la churreteada mas horrible de Paraguay que le he visto desde que empato con Peru 2 a 2 en el 94 y dejo que Argentina se fuera al repechaje…….es que Paraguay tenia la mas clara para ir directo y que entre nosotros y Perú y mas allá en una ilusión utópica Chile….peleáramos como los monos en el barco de Mr. Burns, y nosotros que habíamos sido victimas en 2 ocasiones de pactos de no agresión entre Argentinos y Uruguayos, ahora eramos participes de uno y aunque en el nuestro fue evidente por las cámaras, meses después a partir de mañana, todo eso queda como anécdota.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: