El análisis del Colombia 2 – Argentina 0 por la Copa América 2019: Calma pueblo (cero y van…)

Antes que todo queremos repetir el mantra «calma pueblo, calma». Esto pinta bien, pero está empezando apenas. Tengamos en cuenta que le ganamos a la Argentina más medio huevo – con DT equis incluido – que han tenido en la larga decadencia que arrastran desde que don José Pekerman les dio cara de equipo hasta 2006. Veías a la selección argentina del sábado y, salvo tres o cuatro nombres conocidos, el resto si te decían sin darte tiempo a googlear que venían de Defensa y Justicia o San Martín de Tucumán te la creías. Una selección olorosa a Pedro Pérez, Pablo González y José López, que para rematar no le están funcionando sus hiperconocidos. Sobre todo Messi, que no sé si cuando juega está pensando en qué pantaletica estará usando en ese momento Antonella  (yo en su situación haría lo mismo) o si es tema de colocación, capricho, mevaleverguismo o falta de acompañamiento, o la suerte de mierda, o qué, pero ese que salvo chispazos aislados en el ST se vio absolutamente terrenal y perdido en la marca de la selección no parece la estrella de la Champions y de la Liga sino el 10 del Cobreloa.

Pero claro que hubo mérito de nosotros, obvio. Empezando por una gran diferencia de este partido vs los otros contra Argentinas casi tan medio huevo como estas de pasado reciente: que el sábado salimos a ganar. El partido que planteó Queiroz, o que resultó siendo, mostró un equipo atento abajo, raspador en el medio y punzante arriba, que por pura presión tenía nerviosos a Otamendi y a los demás cosos de albiceleste, y que, salvo momentos, se veía que en cualquier momento facturaba. Les ganamos no solo por suma de rendimientos individuales sino por concentración, y sobre todo, mentalidad. Esa que siempre nos faltó.

El PT fue al principio de Argentina, que aprovechaba algunas dudas por el medio – Mateus no ayudaba marcando y Cuadrado les colaboraba regalando balones maricas – para llegar y al menos mandar pelotazos para que las torres Yerri – Dávinson revolearan todo. Esos primeros 15 minutos no fueron así como quien dice un parto pero si daban qué pensar, porque los argentinos no eran muy claros pero sí a punta de empuje nos tenían metidos atrás.

Pero ya más o menos por los 15 nos comenzamos a sacudir, y tomamos la iniciativa, y le tiro mente a si fue por pura inercia del partido o por algún cambio o indicación táctica. ¿Tuvo algo que ver con el cambio forzado de Roger por Muriel? No sé: pero a partir de ese momento James se ubicó más al centro y Cuadrado POR FIN NO JODA dejó de regalar balones por primera vez desde 2014 y aportó al ataque de la selección, con la sencilla decisión de no querer gambetearse hasta a la madre de Scaloni sino usar el toque y pase de primera. Desde ese momento nos adueñamos del partido, con el eje James – Cuadrado – Roger – Falcao tocando, descargando y metiendo presión sin dejar respirar a los argentinos. A los 16´ tuvimos la primera clara, con Falcao pivoteando para que James la mandara fuera por poco. Los mencionados por ratos alternaban posiciones y sobre todo, parecían empericados porque se iban encima de los argentinos a escoriarle las piernas casi sin dejarlos respirar. Y dejamos de pasar preocupaciones atrás, porque Wilmar Barrios estaba en modo Imperial y se comía solito ese medio campo, quitándole balones a todo el mundo.

Así que el PT terminó siendo nuestro, pero el ST empezó siendo todito de ellos. De Paul entró por un Di María más inofensivo que una recogida de firmas por redes, y con un Messi que entró azarado los de celeste-blanco nos apretaron fuerte en el ST. El enano triple hijueputa (dígase con acento rolo) se echó el equipo al hombro, pegó un par de cabalgatas de esas que se le ven seguido pero vestido como el Unión Magdalena y se asoció para llevar el balón al área nuestra. Ahí apareció el gran David Ospina, que otra vez mete la mano cuando lo necesitamos (sobre todo a los 58 de un tiro de afuera y a los 65 ante un cabezazo envenedadísimo) para darnos vida cuando más estábamos necesitándola.

Afortunadamente, y a diferencia de otras ocasiones, esta vez no nos arrugamos y mostramos la cara en el momento justo. A los 71 cayó el golazo de Roger Martínez que golpeó feo a esta Argentina genérica que reaccionó por ratos, y que no pudo contener el 2-0 ante una jugada que armaron Roger, Lerma y Duván en la propia cara de los defensores argentinos. Así quedó el partido y ya a pensar en no bajar la guardia ante Qatar…

El uno por uno

Da gusto ver cómo Ospina (7) regresó bien, cumpliendo e impecable cuando le tocó responder. Lo mismo Yerry Mina (7) y Dávinson Sánchez (6), a los que no hay nada que decir más que siguen en modo 2018. Ahora, teníamos dudas de la decisión de Queiroz de poner a jugar a Tesillo y Stefan de laterales, pero la verdad funcionó. Sobre todo por el lado de Tesillo (7), que no solo marcó por su banda sino que por momentos apoyó el ataque por su lado, y no desentonó. De Stefan (6) opinaré a pesar de ser un maldito viejo antiverdolaga carcomido por el odio y amargura que dan los años, las enfermedades degenerativas y la escucha permanente de bandas de post punk: para este pechito Stefan cumplió pero no fue LA reivindicación que varios alegres de redes sociales están diciendo por ahí. De Stefan esperábamos que no la cagara, y con eso cumplió para el respetable: creo que es un buen comienzo para quitarse aquel temita de la Eliminatoria de 2014 que lo persigue desde siempre. Ahora. hubo dos jugadas en las que Stefan quedó totalmente en evidencia: una en donde lo anticiparon un balón de manera muy rutinaria y otra en la que intentó entrar al área y se enredó solito (!); en ambas dio una preocupante sensación de falta de nivel, pero puede ser nervios porque el man de resto estuvo concentrado. Con los antecedentes que tenemos en los laterales, para mí uno que no la cague y que no la pase al rival, cumple…

El figurón del partido fue para mí Wilmar Barrios (9), que viene ratificando cada vez más el nivel que mostró desde el mismo instante que se puso la amarilla encima. Wilmar el sábado fue una bestia total, quitándole balones a todo el mundo, imponiendo su presencia silenciosa pero contundente en el medio, metido siempre donde estaban los argentinos pasándose el balón, y hasta en el área propia quitando. Ah, y sin faltas…. lo que complementa con una sensatez que le evita las ganas de hacer el jugadón lujoso para lucirse: él es tan chacho que simplemente le cede el balón al compañero para que este sepa qué hacer con él. Un monstruo.

Wilmar recupera hasta la dignidad perdida

Lástima que no estuvo Mateus (5) en su nivel acostumbrado el sábado, porque cuando lo está es un motor. De Cuadrado (5) me parece que esta vez no lo hizo taaaaan en mode-Cuadradito: para mí fue uno de los que aportó en la toma de posesión del partido para nosotros en el PT. Y coincidencialmente lo hizo cuando renunció a esa gambeta que está más cantada que «Despacito» en beneficio del menos firuletero pero más eficiente toque de primera, que ayudó AL FIN NO JODA, NO SÉ SI LO DIJE a generar juego ofensivo para la selección. Pero en el ST se volvió a perder, o se dedicó más a ayudar en la marca, y ahí no se destacó… Lerma (6) para mí cumplió con lo justo (el pase gol es un plus) aunque muestra una preocupante tendencia a marcar con faltas.

A James (8) se le puede criticar lo que sea, pero que cuando se pone la camiseta de la selección le mete todas las ganas nadie lo puede negar. Pero acá lo calificamos no solo porque le mete onda: el man estuvo en un gran nivel el sábado, manejando el balón, arrastrando marcas, transportando para luego descargar y mandando pelotazos, como el que originó el 1-0. Imagínate si es así con pocos partidos, ahora qué tal jugando seguido… lo de Falcao (5) se ve disminuído por la actuación de su reemplazo Duván, pero para mí no fue malo. Radamar (?) se movió bastante en lo que puede esperar uno de él, con descarga, toque y asociación, de hecho más – me parece – que la que se le veía antes. Pero sí, con Duván (sin calificación) está uno tranquilo porque el man es potente, explosivo y mete goles, a diferencia de algún nueve que ya no está en el equipo. Y Roger (7) aprobó no solo por el hijueputa pepazo que metió sino porque fue bastante desequilibrante, generalmente pegado a la raya pero entrando en diagonal también a romper la defensa contraria…

¿En resumen? Un aprobado desde la A hasta la O, con pocas dudas y varias confirmaciones, que invitan al menos a ilusionarse con a ver si ganamos algo más. Pero insistimos en que nos falta bastante para empezar a hablar mondá fisica, que primero deberíamos al menos ganarle a Qatar para asegurar segunda ronda, y después seguir con la guardia alta… tenemos con qué pero con una selección Colombia nunca hay que dejar de bajar la guardia hasta que ya disparen las serpentinas y escarcha en el podio alzando la copa…

About YoSoyElCarlos
Secretario General, Subcomisario Político, Jefe de Redacción, vocal, tesorero, mensajero, consejero y La Vieja de los tintos del Politburó de La Monserga del Fútbol. Más hincha del DIM que un hijueputa. Acuario pero no Virgo. Arquero puteador. Excelente memoria para cosas que no sirven.

2 Comments on El análisis del Colombia 2 – Argentina 0 por la Copa América 2019: Calma pueblo (cero y van…)

  1. 1
    martincx says:

    Já, y pensar que les madrugamos el Bolillo Gómez.
    (?)

    Sólo vi los minutos entre los goles, así que confío en el resumen y calificación de YSEC.

    Buenas

  2. 2
    U Rola says:

    Buenas míster.

    Coincido bastante.

    – Lo de Stefan fue un aprobado raspando. En el ST tuvo un par de cagadas/dormidas que pudieron terminar peor. Dió la senación de que mejoraba o empeoraba a la par del equipo.
    – Falcao jugó bien, y creo que cumplió con su función de 9 «soporte» mas que de goleador, lo cual habla bastante bien de un tipo que podría jugarla de divo.
    – Creo que Queiroz le cambió el puesto a Cuadrado, justamente, para evitarle las escenas de DiMariaísmo explícito (?) que usted relata. El tema es que será una lucha ardua.
    – Wilmer supo lo que es jugar en un mediocampo que no lo deje a gamba, a diferencia de cierto finalista de Libertadores. Además de eso, lo ayudó la lentitud caracolesca de Paredes y la inexplicable decisión táctica de Locelso como 8 (!).
    – El partido contra Qatar será bravo: los cataríes saben a qué mierda juegan, y habrá que ver si Queiroz -que planteó un calco del prosheto en Irán para el Mundial de 2014- tienen papeletas extras y mano suficiente. Demostró en los cambios (metiendo buena mano cuando Argentina estaba mejor en el ST) y este estilo puede ser MUY útil en las Eliminatorias, pero será interesante ver con qué saldrá (será importante transmitirle al plantel que no se confíe, no creo que Queiroz desconozca a los cataríes).

Responder a martincx Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: