Eliminatorias a Catar 2022: el uno x uno de Colombia ante Argentina

Convengamos que empatarle a esta gente es un avance. Sobre todos si tenemos en cuenta que, por lo visto en los primeros 10 minutos, la cosa pintaba para goleada en contra. O como se dijo por ahí: para que nos devolvieran el 0-5 que alguna vez les supimos empacar, pero que desgraciadamente les ha tanto vuelo a los perioSidas (y a la gleba) que incluso casi 30 años después todavía termean con eso. Colombia salió a la cancha con una formación diferente a la presentada la semana pasada. Un 4-3-3 donde habían 3 volantes de contención netos, dos extremos y un punta. Supongo que Reinaldo quiso tener el segundo cuarto de cancha poblado, pero ¿era necesario? ¿No era Colombia quien debía buscar el control del partido de mitad de cancha en adelante? Esto pareció más un planteo cagón que otra cosa… Y así le fue. La primera llegada de Argentina es gol y a remar contra la corriente desde los 3 minutos. Para colmo, Colombia se aturde –porque no solo entramos pajeados a la cancha, sino la clásica debilidad mental ante un primer gol en contra- y no vuelve a agarrar la pelota hasta el minuto 10 cuando ya teníamos el segundo (!) pepino en el saco. En una jugada que da para que la primera línea del paro agarre a Matheus, Lerma, Yerri y Davison y les pegue una apretada en el camerino.

A esa altura, Colombia empieza a coger la pelota con un poquITO de vergüenza deportiva, a través de su figura: Juan Guillermo Cuadrado. Pero el hombre estaba más sólo que Simba el día del padre. Ni Matheus, ni Lerma, ni Stefan ni el Guajiro se hacían cargo para generar sociedades eficientes. Por lo cual Reinaldo tuvo que mover las fichas desde el banco: Sacó a Lerma, metió a Muriel, y el partido empezó a agarrar un poco de color a favor de Colombia. Se comenzó a llegar al área con algo de peligro, aunque tampoco la locura. No obstante Duván tuvo una pelota para descontar antes de irnos al descanso, pero una vez más la malogró (0 y van…). Igualmente, Argentina seguía llegando al arco chibcha a punta de contra golpes, ya que el medio colombiano daba la libertad como para competir un triatlón. Hasta que acabó el primer tiempo.

En la parte complementaria, Reinaldo sacó a Cuellar y a Duván. Ingresando a Wilmar y a Borja. Entonces Colombia, con algo de orden, empezó con amagues de furia. Aunque los ataques eran más barullo que otra cosa. Sin embargo, el Dios del padre Linero a veces se acuerda de nosotros y nos regaló un penal a través del atembao de Otamendi, que Muriel cambió por gol. ¿Y se vino la avalancha colombiana? Nope. De hecho, Argentina pudo ampliar el marcador por medio de contragolpes. Y es que Argentina cuando necesitó atacar no supo cómo, pero se aferraba a lo partido que estaba Colombia en aras del empate, a los momentos en que el 5 nuestro no cubría todos los espacios y a lo que hiciera Messi. Por lo tanto, si alguna de estas 3 cuestiones se presentaba y le tocaba a Ospina salvar la patria. Todo esto aun cuando el gran Lionel Scaloni (entran risas) echó el equipo para atrás a los 64 minutos (!). Así mismo, lo de Colombia eran sólo atisbos de buenas intenciones, sin muchas bases. Aunque con un poco más de orden en la gestación de las jugadas. De hecho, esto último y la verditud (?) de la zaga argenta permitió que empatara el país que no se quería convertir en Venezuela -y que hasta en eso fracasó-. El empate vino por medio de un cabezazo de Borja, luego de un centro de Cuadrado… Quedando en el aire que quizá fue demasiado premio para una selección que jugó muy mal, dependiendo más de sus individualidades que en un funcionamiento colectivo apremiante. Bah, esto ha sido mucha parla y yo sé que hay que trabajar. Bienvenidos al UnoxUno Monserguil. Pasen y lean:

David Ospina (8): Absolutamente nada que ver en los goles. Más bien lo contrario, el tipo salvó un par de jugadas bastante complicadas –un tiro libre y un fierrazo de Messi, una tiro de Lautaro- que si entraban era para condenar el partido. Proveyó seguridad respondiendo bien cuando se nos contragolpearon. Fue de lo mejor de Colombia hoy.

Stefan Medina (4): Acá empieza lo complejo. Sí, el “menos pior” de la zaga, pero mostró serias inseguridades en defensa, además de la nada misma en ataque. Por su banda atacamos y nunca apoyó la ofensiva de la selección. Un poquito de ganas se le rescatan pero con eso no alcanza. Y menos contra Argentina.

Yerri Mina (2): En el fútbol las características físicas casi que son un valor agregado. Está claro que el buen rendimiento en este deporte se obtiene es con la inteligencia y con el oficio que se tenga para ejecutar las labores de la posición. Esta medio cháchara inicial es para decir que Yerri podrá ser muy largo, pero si se ubica mal, si marca siempre por detrás y, sobre todo, si es tan verde de llegar a destiempo por medir mal la pelota, va a quedar pagando y viendo como el rival celebra goles… El partido del señor Mina fue espantoso de principio a fin. Siempre mal ubicado, siempre perdiendo el mano a mano y no solo se dejó cabecear en el primer gol sino que no mostró ni siquiera esfuerzo en robar la pelota cuando Paredes avanzaba en el área en el segundo gol. Cada vez le da la razón a sus detractores, porque desde el proceso 2018 no ha ofrecido seguridad. Sólo le faltó regalar una pelota como contra Uruguay y era para cantar bingo. Eso sí, se le agradece que lesionó al arquero titular argento que se estaba sacando de todo. Algo es algo… (?)

Davison Sanchez (3): Si por donde Yerri llueve, por donde Davison no escampa… Otro nefasto partido del caucano, dando lugar a otra presentación precaria. Se lo vio superado cada que lo encaraban, en el primer tiempo lo dejaban pagando con una tanta facilidad que parecía que estuviese pensando en cualquier otra cosa. En el segundo tiempo tuvo una tenue mejoría con algunos cierres, pero no dejó de verse biche en muchas jugadas. Igual que su compañero en la defensa. Muy faltos de ritmo y de ubicación. Para rematar ni bravean ni nada, tumban al rival y lo levantan, aunque estos estén comiendo tiempo y metiendo patadas harteras. Uno que quisiera tener a un par de Josef Kony (?) de centrales y nos toca un par de Miguel Bobo Bobo. Así no.

William Tesillo (4): A uno le cuesta hacer una crítica (?) de este man porque se debe reconocer que el tipo NO es lateral. Pero hombre, qué impedido en ataque. Hace extrañar a Faryd Diaz. Para una eliminatoria se queda muy corto. Metió el centro del penal que nos cobraron, pero convengamos que eso tampoco alcanza. O se busca otro lateral o que este tipo suba el nivel, porque por ese hueco va a entrar bastante agua y el destino es un naufragio en picada.

Gustavo Cuellar (4): Todo lo bien que jugó contra Perú, todo lo mal que jugó esta vez. No recuperó UN balón en la mitad, no le hizo relevos eficientes a nadie, le faltó muchísima dinámica para jugar en ese mediocampo. Y es que, claro, no es lo mismo aguantar el mediocampo contra Yotún, Carrillo, Cueva y Ruidiaz, que combatir el medio contra Paredes, Lo Celso, Messi, De Paul y compañía. Él y sus demás compañero de contención fueron una autopista para el rival, por lo que la zaga colombiana tenía doble trabajo (tras de que ya estaba en una de sus peores versiones). El titular ha de ser otro, definitivamente. Al menos para estos partidos.

Jefferson Lerma (3): Sólo 30 minutos en cancha, en los que no hizo absolutamente nada. Se chocaba con sus compañeros de la volante, y no paraba a nadie provocando que Argentina tuviera espacios constantes en el medio. Lo poco que jugó demostró que no se acopló nada. Ni al juego, un con sus compañeros. Ah, otro que le hizo pasillo a Paredes en el segundo gol.

Matheus Uribe (3): ¿El gol a Perú lo va a ser prolongarse en la selección? Porque si es así, entonces vayamos alistando las puteadas. Lo único que hizo fue ponerse para que el GILberto de Otamendi le hiciera ese penal infantil, de resto no hizo un carajo. Ni en faceta defensiva ni ofensiva. Con De Paul y Lo Celso perdió siempre, y lo conservaron en la cancha. Siempre pasó haciendo faltas pendejas que ayudaban a dormir el juego en favor de Argentina. De hecho, es que no se entiende lo inamovible de su titularidad, cuando sus aportes en el juego son más bien cuasi nulos. Toca buscar un box-to-box que le pelee el puesto en serio, porque sus performances están llenas de altibajos y son azarosas.

Juan Guillermo Cuadrado (9): El mejor de la cancha. Lejos el mejor de los de campo. Fue la luz y la esperanza de Colombia, haciéndose cargo SIEMPRE. Pidiendo la pelota, desbordando, sacándose rivales, gestando sociedades, buscando el arco, gambeteando HACIA ADELANTE y comprometido en defensa cuando le tocó. Normalmente es un jugador algo puteado porque desespera mucho sus fallos en decisiones, mas nunca se ha negado las condiciones que tiene. Ahora, es menester reconocer que hacía mucho rato no se le veía un partido así en la eliminatoria. En efecto, una doble fecha así no recuerdo habérsela visto post 2014. Lo suyo esta vez fue entrega absoluta en todos los sentidos, porque encima de todo se lo vio metiendo, comprometido con la causa. Incluso puteó al huevón de Davison a ver si se pellizcaba. Por eso merece el puntaje otorgado… ASÍ lo vamos a necesitar en esta eliminatoria. Así.

Luis Guajiro Diaz (3): Muy mal partido del Guajiro. Donde se vio como cualquier cosa menos como un atacante que juega en Europa. Sin saber moverse, no pica al espacio, tomando malas decisiones y sin ofrecer ningún valor agregado en el puesto. De hecho, no nos hagamos los gilbertos: contra Perú lo salvó el gol, de resto no hizo un culo. Esta vez no defendían Corzo, Ramos y compañía. Tenía que fajarse más y no lo hizo. Muy mal.

Duvan Zapata (3): Momento y me deshago de cualquier atisbo de termismo y comienzo… Ya (?)… A un delantero se lo miden por los goles –gracias Faryd-, pero existen muchos casos de #9 que se la rebuscan de otros modos y tienen actuaciones pasables. El bueno de Duván esta vez no hizo ni lo uno ni lo otro. Tuvo un remate casi en frente del arco y la mandó a las nubes, se lo vio apurado, desconectado e incluso temerario en una jugada con el arquero argento que le ha podido costar una roja. Y no estuvo claro ni en el área ni afuera de ella, porque en los duelos de uno contra uno siempre perdió. Convengamos que le llegan pocos balones claros, pero es que las que tiene no sabe cómo definir. Y eso, en la eliminatoria, es GRAVE. Yo creo (?) que el crédito se le acabó… Al menos el de titularidad, porque es que ha habido casos donde juega con la mente en Bérgamo. Sin nada de compromiso -a diferencia de su reemplazante de hoy-. Una banqueada no le vendría nada mal. Especialmente con la competencia que tiene (NdelaR: ya entiendo cómo se debía sentir Ysec al calificar a Jackson en su momento).

Luis Fernando Muriel (7): Entró y cambió el partido. Dándole otro aire y otro ritmo. O sea, no es que haya sido la locura, pero desde que entró empezó a buscar a sus compañeros para armar juego. Juntándose con Cuadrado y con sus camaradas de ataque. Tanto fue así que en sus pies comenzaron a llegar las opciones claras. Fue el autor del gol del descuento a través de un penal. Y había que patear ese penal… Si lo botaba era para olvidarnos del partido y pensar en la siguiente doble fecha. Estaba cantadísimo que tenía que jugar de entrada y está cantado que tiene que seguir siéndolo.

Wilmar Barrios (6): Entró a reemplazar a Cuéllar que no paraba a nadie. Y aunque encontró a una Argentina sin el mismo ritmo del primer tiempo, se debe decir que ayudó a equilibrar el mediocampo. Encargándose de auxiliar al equipo, conteniendo los contragolpes de los argentos cuando Colombia se mandó para adelante. Le aplicó dinámica, relevos y ubicación, dándole la libertad a Matheus para que auxiliara la gestación del ataque. Nadie dice que es el Kanté chibcha, pero ¿hay alguna duda de quién debe ser el 5 de la selección?

Edwin Cardona (5): Gordo y todo, pero el tipo cuando se entona hace jugar. El asunto es que pareciera dar ventajas desde lo físico. En este casi buscó siempre el juego en cortó y romper la defensa con balones filtrados para los delanteros, muchas veces no salieron. De hecho, para lo que se requería, estuvo muchas veces fuera del circuito de la selección.

Miguel Borja (8): Se venía la noche literal y metafóricamente hablando. En un partido donde no le había quedado una clara. Donde le tocó pelearse con los dos centrales que lo tenían súper bien referenciado. Pero, PERO, con un brinco y un cabezazo empató la cosa y nos dio un punto que ofrece esperanzas Y NOS DEJA EN PUESTO DE REPECHAJE. A su vez, se le reconoce las ganas con las que entró. Desde el primer momento se lo vio entonado con el partido, braveando, enchufado, metiendo y eso cuenta mucho. Porque Colombia suele ser MUY verde en momentos como éste, en cambio el man ingresó con ganas de voltear este marcador. Su gol fue un premio a su constancia. Además de que fue un golazo, bien de 9. Muy bueno.

Yairo Moreno (5): No desentonó, pero tampoco hizo nada extraordinario. Se puso por la banda izquierda como extremo para ayudar a Tesillo cuando Argentina definitivamente estaba con la lengua afuera. O sea, se le tiene en cuenta las ganas, pero a quien suscribe le cuesta verlo como un jugador de selección. Bastante del montón.

Reinaldo Rueda (6): ¿Qué decir de Reinaldo?… Técnicamente no tiene la culpa de que Yerri y Davison regalen dos goles en menos de 10 minutos por ser tan verdes. Pero horribles esas ganas de regalar un tiempo, de cambiar lo que táctica y estratégicamente le había salido contra Perú, de salir con un planteo tan amarrete innecesariamente, de bajar a Cuadrado cuando era el que estaba haciendo daño arriba. Aunque se le debe reconocer que a lo largo del partido él mismo trató de componer la cosa y le salieron los cambios. Para quien escribe aprobó al ras, porque no perdió. Pero ese embeleco de formación con el que salió, y con el que se puso en juego esta fecha, nos ha podido salir caro.

Volveremos con más… ¡Saludos!

About GeorgeJR_31
Odontólogo, cartagenero, neobloggero (?). Hincha del América como todo hombre de bien, pero nada termo, solo “peace and love”. Antiguo back central y volante 5. Burro y patadura por partes iguales.

3 Comments on Eliminatorias a Catar 2022: el uno x uno de Colombia ante Argentina

  1. 1
    Juan Fernando Vergara says:

    Buen análisis Yorch,no me vi el partido pero me queda claro que seguimos cargandola de entrada. Así es muy jodido.
    Debemos buscar otras variantes para Yerry Mina, que tal uno de esos que juegan en Holanda? Un Lucumi genérico de esos.

  2. 2
    YoSoyElCarlos says:

    Muy buen análisis, pana. Me pareció mucho el 6 para Reynaldo, si Borja no metía esa al final (si Foyth no hubiese hecho esa tan de biche que hizo que derivó en el gol), estaríamos matando más al DT: planteamiento cagado y soluciones raras. Lo de bajar a Cuadrado cuando era el ÚNICO que generaba arriba algo…

    El 8 a Borja también me pareció alto, pero lo considero un puntaje más de lo que le metió de ganas y cara_de_azarado al partido, que lo que aportó en el juego como tal. Así que no lo discuto mucho…

    A Cardona le pondría un 3, entró a jugar en modo_Colombia_1990…

  3. 3
    Agudelo says:

    Estimados, estos análisis en frío permiten ver objetivamente que tal jugó el equipo y realmente este partido desnuda muchas falencias que tiene el equipo, que muestran que hay mucho trabajo por hacer si se quiere llegar al mundial.

    En centrales estamos muy mal, dos centrales que juegan en equipos de la premier league no pueden dar esas ventajas. No deben jugar solo por el renombre de la liga en que chupan banca.

    De laterales no es que estemos mejor, son dos manes cumplidores, que le meten pero que no generan juego arriba, sobretodo en la izquierda.

    En la delantera Duvan no muestra porque lo llenan de elogios en Italia cada 8 días, aquí no pasa de ser un armario.

    Era la primera convocatoria y el DT se fue a la fija convocando los que venían en la defensa en el proceso anterior pero se necesitan cambios para la copa américa si queremos hacer una participación digan.

    Donde le entra el ataque de DT al mismo, es en la medular, Cuellar funcionó contra Perú pero se vio que para estos partidos la liga explosiva esa en la que juega no da la talla. Y el triple 5 nos deja sin opciones de llevarle pelotas a los delanteros.

    ¿Cuando será que Colombia deja de entrar a los partidos con los grandes cagado del miedo?

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: