El análisis LMDF de esta mierda de partido en el que Colombia volvió a su costumbre ancestral de resucitar a Argentina

¿Quieres una jugada que te resuma el partido de Colombia contra Argentina hoy por Eliminatorias? Listo, aquí va. Minuto 43: Daniel Torres recupera un balón en tres cuartos de cancha y de primer pase se lo entrega a James, que se la devuelve de una; Torres corre con el balón unos metros buscando con su mirada una opción de jugada, cuando en eso lo empujan desde atrás, con un manotón en la espalda que lo hace perder el equilibrio. Faltota que el árbitro pitó a favor nuestro entre protestas airadas de los de rayas celeste y blanco. ¿Y por qué las protestas, si la falta fue tan clara? Es que el empujón a Torres fue obra del mismo James Rodríguez (!!!), que con una desesperación propia de pelao afiebrado que juega en la cancha del barrio Mochila en Sincelejo, se fue para adelante como pelotón de zulúes quitando del medio a su compañero. Ju ga dón.

Eso fuimos este martes: puro desespero, puro barullo inútil. La selección Colombia fue contra Argentina el quinceañero que está solo con su novia en la casa de ella, tratando de quitarse la ropa apresuradamente antes que lleguen sus papás. Fuimos un equipo lleno de puro entusiasmo adolescente, sin pausa, ni objetivos claros, ni sensatez para coronar. Le dimos varios papayazos a un rival muy mediohuevo, que nos apabulló tacticamente con su planteo mediohuevo sustentado en unos defensas mediohuevos que nos ganaron todas, en un mediocampo mediohuevo que se comió blanditos a los nuestros, y unos delanteros mediohuevos que no fueron la Holanda de Gullit y Van Basten sino que jugaron apenas correctamente. Dejamos una imagen incluso peor – mira lo que te digo  que contra Uruguay, por la impotencia exhibida y la falta absoluta de peligro que generamos, tanto que ni si hubieran añadido dos días más al partido creábamos una situación concreta de gol. Bienvenidos al pasado: volvimos al 2009.

Ahora ustedes me dirán «¡Ayyyyy, nenita, estás en tus días! Deje la histeria, mijo, que esto apenas empieza…«. No, maricones: no es histeria. Es una desazón ni la catrehijueputa al ver cómo a rivales directos los vemos ya como un puntico pequeño en el horizonte, y al haber vivido este – oootro más – partido tan bajoneante y que nos llena de preguntas el lomo por el desarrollo tan contundente en contra nuestra. A ver: nuestros laterales evidenciaron lo biches que son, nuestros centrales generan más miedo que verse «El Conjuro» solo en la casa de noche, nuestros volantes centrales cuando no corrían detrás de los contrarios se quedaban como postes metiendo zancadillas; los que debían generar ataque se mantuvieron mandando pelotazos y/o centros ¡contra Argentina! Los delanteros hicieron que pensáramos como alternativa en el Pipe Pardo… de hecho solo tuvimos como oportunidades de gol 1) la jugada de Bacca del posible penal de Sergio Romero a los 34 min (que de hecho se derivó de una cagada de Funes Mori) y en la que el delantero del Milan estuvo bastante palurdo; 2) un tiro de Fabra a los 49 min, y 3) alguna llegada de puras ganas al final. Eso fue todo.

Lo más jodido es que Argentina – que recordemos hoy no tuvo a Messi, Tévez ni el Kun Agüero – no fue una máquina demoledora de fútbol de manual, ni un equipo de esos que tocan más que Slayer: con muy poquito la Tataneta Mecánica se deglutió totalmente a nuestra selección hoy. Argentina se limitó a que los nuestros sintieran su vaho penetrante (?) cuando teníamos el balón y a jugar al espacio libre, ese que abundó tanto en nuestra defensa que ya uno esperaba que en cualquier momento llegara una constructora a montar un proyecto inmobiliario. Ya, con eso, nos jodió totalmente. Desde el minuto uno se notó clarísimo cómo se iba a plantear el partido: todos nosotros creíamos que los de celeste y blanco se iban a refugiar atrás a esperar y aguantar (más o menos estaba instalada esa idea en el zeitgeist (?) global), pero nones. Los argentinos salieron a encimar al medio nuestro, acosando bien arriba, presionándonos y respirándoles en la nuca a los nuestros, a ver si ocurría que nos azaráramos y nos diera por soltar el balón como si este quemara. Y adivina qué: eso fue precisamente lo que pasó: Alex Mejía y Daniel Torres se vieron más desbordados que los alemanes defendiendo Berlín en Mayo de 1945; los defensas no atinaban a quién de todos agarrar; el balón olía a chamuscado y como resultado la zona defensiva nuestra parecía un pinball, en el que el balón nos rebotaba a todos y terminaba cayéndole siempre a un argentino que vueeeeelva a mandar el centro, y otra vez…

SelArgenBarranq
Lo peor de la derrota es aguantar la mamadera de gallo de estos gauchibchas cacorros

Pero mejor adentrémonos en las calificaciones individuales, y veamos quiénes se salvan y quienes no. Pista: solo se salva uno…

Alcancía
Ya perdieron la fe estos hijueputas (?)

El uno a uno de este parto

Al menos comencemos con una buena: David Ospina (7) está bien, íntegro, ágil, mássimo. Respondió cuando se le exigió, dio siempre sensación de seguridad, no genera siquiera una chasqueada de lengua, no deja suelta ni una moneda de 500. Ahora que hablo de David caigo en cuenta que, ironicamente, el jugador más en forma en esta selección es, precisamente, el que menos está jugando en estos momentos. Qué crack este man.

Sigamos. El hecho que estemos añorando aún los restos aún insepultos de Miñía y Zuñiga es una muestra contundente de lo jodidos que estamos por el lado de los laterales. Hoy Frank Fabra (3) se rajó en forma: mucho barullo para marcar (le conté más o menos unas 974 faltas en el partido), perdido en la marca, sin saber si salir o quedarse, algo tierno para encarar a los delanteros. De Helibelton Palacios (4) la verdad no esperaba demasiado, y debo admitir que estoy siendo benévolo con su puntaje: pasa que para ser primerizo, debutante en la selección y sobre todo jugador del Deportivo Cali (?) actuó de una manera digna. Digna, pero ajá, mal: aunque estuvo atento a varios balonazos cruzados, su inocente alegría al irse al ataque generaba unos huecos del tamaño de los lotes baldíos de Palmaseca; los argentinos, que no son maricas, los aprovecharon. Si hay algo que rescatar es que en el caso de ambos laterales, es que se les abona que mostraron carácter para jugar y salir: no se les vió cagados, ni asustados. Eso es poquito en estos momentos, pero a futuro de algo tiene que servir…

Temp2
Qué cagada, cómo hicieron entristecer al señor de plumas de la tribuna…

Lo de los centrales, en cambio, bajonea en forma. Porque de los dos muros impasables que vemos en Milan e Inter cada fin de semana nos mandan de allá solo los ladrillos. Ni Zapata (3) ni Murillo (4) muestran un nivel digno de selección, y casi que ahora mismo pagaría pensar en una banqueada por un Elvis Perlaza (?), si no fuera por el parate de varios meses que se viene y que da tiempo a reacomodar. Y el tema con ambos es que no son un colador permanente, sino que los ves haciendo cruces dignos de Maldini que te emocionan por un momento y te hacen decir un Jueputa tenemos al Franco Baresi negro, para después verlos cometiendo unas cagadas de desconcentración/desubique propias de la defensa del DIM del Teacher Berrío.

Me parece que hay que aprovechar este tiempo para sacarle por una vez utilidad a esos amistosos cagados contra México, Perú o El Salvador que pasa concretando la Federación mientras las otras selecciones juegan con Francia o España, para probar otra defensa, una nueva, o par de centrales Nueva York. No podemos seguir dando tantos papayazos como hemos hecho en estas cuatro fechas, en la que solo la mediohuevez de Perú y la arremetida del segundo tiempo en Santiago, nos evitaron estar haciendo cuentas con más angustia a estas alturas.

Del medio para arriba: ni mierda, mi cabo

Como dijimos al principio, los argentinos dieron la cuota inicial de los tres puntos al encimar a nuestros volantes y haciéndolos decir «¡¡Ayyy, pero dame espacio, puessss!!«. Entonces la fórmula que tan bien funcionó el viernes en Santiago (esa de 3x – x = 2x, donde «x» es un volante picapiedra) con Daniel Torres y Alex Mejía naufragó miserablemente en el Metropolitano. Porque ni Daniel (4) ni Mejía (3) lograron algo de contención diferente a la del aire de la hinchada cada vez que el balón les pasaba cerca, siendo una de las claves del partido su pobre actuación. Pienso que otra cosa hubiera sido con la presencia de Carlos Sánchez en vez de Mejía uno de los dos, un man mucho más acostumbrado a estas ásperas batallas en el medio en las que él generalmente emerge como ganador, por presencia, pulmones y pata. Torres lleva dos partidos en la selección, y me parece que aunque de hecho jugó bien solo 30 de 180 minutos, puede ser una buena alternativa teniendo un compañero al que no tenga que andar cubriendo a cada rato (ojo, esto no es excusa de lo mal que jugó), por su visión de juego y presencia en todos los sectores. Por algo de esto es que le pongo un puntico más que a Mejía, que, la verdad, y les juro que me importa un culo el equipo del que viene, me hace preguntar: ¿a qué mierda juega? Es un man que lo ves en el medio y te da la impresión que fuera un central improvisado a última hora de volante, por su desubique permanente – que lo lleva a cometer montón de faltas innecesarias – y su falta de presión al contrario, que juega libremente casi siempre y solo se ve obstaculizado cuando tropieza con una rama de ese árbol instalado en el medio nuestro. Ahora: es un man que tiene un Mundial encima, que ha estado en México – haciendo qué, no sé (?) – y que juega en un equipo grande; entonces, ¿por qué sigue teniendo ese nivel tan mediocre? O más bien: don José, ¿por qué putas lo sigue convocando? Hasta un Dahwling Leudo la puede hacer mejor. Mentiras, tampacaaaa. O de pronto…

Temp3
«Ayyy, carajo, este carechimba ya me la voló»

La apuesta desde el inicio por Macnelly (3) en vez de Cardona – como muchos ansiábamos (?) de acuerdo con su partido en Santiago – llamó la atención, pero no fue una cosa así como que anómala o inexplicable. Y resultó para el culo: porque Macnelly fue un volante paquidérmico, lentísimo, maturanesco, ochentoso (?), que no generó casi jugadas ni ayudó a hacer fluir el juego por su sector. Lo de Macnelly fue penoso sobre todo al principio, porque el encime de los argentinos hizo más notoria su lentitud a estas alturas de (su) partido, en donde pareciera que necesitase un campo de golf para marcar diferencia con su juego. De hecho, más o menos a partir del minuto 30 del PT se vio menos horrible al escapar…digo, echarse más atrás, casi con el culo pegado a Mejía y Torres, para mandar pases con algo más de precisión a los de adelante y hacer notar menos su pachochez. Pero ya el juego lo había desbordado totalmente y no tenía sentido que siguiera.

Temp5

Lo de James (3) en estos dos partidos fue penoso. La verdad, ni contra Chile ni contra Argentina hizo nada más que pedirla (eso sí, no se escondió) para devolvérsela a los contrarios, o rebotarla contra los tobillos ajenos, o mandarla a la mierda mientras mostraba su fastidio. Ahora: no quiero interpretar mal esa jugada en la que empuja a Torres, porque si soy mal pensado, chismoso y futbolredesco pensaría que son aires y berrinches de divo, de pelao cacorro que se la cree toda por jugar en el Real; pero si no lo soy te diría que este man está con un desespero impropio de su categoría que le afecta el juego. Al crack por accidente nacido en Cúcuta no le salió una en estos dos partidos – bueno, el gol en Santiago -, y su peso en el juego hoy se resume solo en cualidades menos futbolísticas que morales como entusiasmo, entrega o empuje (guiño, guiño). Ahora: quiero ver a James en Champions jugando contra el Bayern Munich y empujando por detrás a Toni Kroos en una jugada similar…

Temp4

El que lo hubiera podido ayudar, Edwin Cardona (5) entró muy tarde, ya cuando el partido pesaba más que cagarse dentro del pantalón. Hizo algunos buenos principios de jugadas, ayudado a punta de calidad y nalgazos (?), pero generalmente se azaraba y la terminaba con el balón tumbando las mesas de fritos de los puestos de las afueras del estadio.

Otro que no se sabe qué carajos le pasa apenas cruza Inmigración en Italia es a Carlos Bacca (3), que cuajó con la de hoy cuatro actuaciones horribles. Y extrañas, porque no es que tuvimos que colocar de urgencia a «Palmira» Salazar a jugar en estos partidos por la lesión de otros 80 delanteros: simplemente se esta viendo una muy opaca y pesada versión de Bacca, que en Milan mete más miedo que cucaracha voladora dentro del cuarto pero en la selección ni siquiera hace la gran Jackson del pasado de comerse goles: simplemente, no mete ningún peligro. Se le ve pesado, lerdo, rodillón, como si tuviéramos al Falcao de hoy versión mini y morena. Para este servidor, el único que hoy meeeeedio dio la talla de todos los inicialistas de arriba fue Teófilo Gutiérrez (5) que aunque no pesó (y convengamos que Teo no es de los que se te echa el equipo al hombro ni amenazado) fue el único que intentó asociarse, y por momentos lo logró. Las poquísimas jugadas que hubo antes de la entrada de Cardona fueron del ariete de La Chinita, que incluso cuando se retrasó metió su par de pases de buena calidad. Pero no le alcanzó para voltear la torta, y fue inexplicablemente reemplazado cuando Bacca casi que rechinaba. También soy benévolo en la calificación del Gatillero barranquillero, pero creo que simplemente hoy no fue lo peor ni de lejos. Muriel (4) era otro al que esperábamos desde el principio, pero como Cardona, entró con un bulto de piedras en el hombro. Adrián no pesó.

¿Ajá, y ahora qué?

La mejor noticia para la selección es saber que se vienen cuatro meses sin jugar por Eliminatorias. Hay muchas cosas por componer en este combo al que le están fallando los jugadores clave y al que los reemplazos no dan la talla, y en el que las soluciones no están llegando ni dentro ni de fuera de la cancha. Por ejemplo, de este partido, se pone uno a pensar que, aunque uno no es técnico sino opinador gratis y güevón promedio, si no hubiera sido mejor salir con los que tan bien nos fue al final del partido en Santiago en vez de probar con Macnelly y Bacca. Si no nos hubiera ido mejor pensando en ganar el partido por lo que tenemos y no por lo que tiene el rival. Si fue casualidad el montar el frente de ataque con tres de la casa – bueno, a Macnelly lo desheredaron (?).

En mi concepto esta derrota también se le anota en gran parte a don José, porque él es el que escoge la gente que sale a la cancha, y por los cambios incomprensibles que realizó en medio de la batalla. Pero aclaro que a Don José se le sigue apoyando por este lado, porque el viejo ha demostrado que sabe como un putas y porque no hay nadie que se vea como confiable para reemplazarlo (el Bolillo ya está ocupado (?)): me parece que no deberíamos cambiarlo a menos que él quiera irse a la mierda. El asunto ahora se reduce casi a la fe que le puede tener uno al viejo, que a pesar de este 2015 horrible ha demostrado un buen trabajo, digo yo…

Tradiciones que nunca deben abandonarse
Tradiciones que nunca deben abandonarse, gracias Diosito por esto. Por la cerveza Águila, obvio que me refiero…

YoSoyElCarlos

Secretario General, Subcomisario Político, Jefe de Redacción, vocal, tesorero, mensajero, consejero y La Vieja de los tintos del Politburó de La Monserga del Fútbol. Más hincha del DIM que un hijueputa. Acuario pero no Virgo. Arquero puteador. Excelente memoria para cosas que no sirven.

16 comentarios sobre “El análisis LMDF de esta mierda de partido en el que Colombia volvió a su costumbre ancestral de resucitar a Argentina

  • el 18 noviembre, 2015 a las 07:39
    Permalink

    En este partido Colombia mostro falta de inteligencia en la cancha y de huevos para presionar cuando tocaba, miren el proceso de Ecuador: una copa américa de mierda y una maquina de jugar con orden y aprovechando la papaya de tener la peor Argentina que he visto en mi vida y de visitante, aprendamos de ellos.

    Respuesta
  • el 18 noviembre, 2015 a las 07:47
    Permalink

    Gracias al horario que escogieron para ahogar(?) a los argentinos, no pude ver el partido que amablemente el Máster YSEC ha reseñado de manera espectacular, impagable lo de la falta en ataque(!), cosa que sólo pensé ver en campeonatos interbarriales.

    Tienen chance todavía amigos, muerte, repito MUERTE a los gauchibchas, me imagino que son del mismo filum al que pertenecen los microargentinos que tenemos por acá.

    Embriagado de triunfo les deseo un buen día.

    Respuesta
    • el 18 noviembre, 2015 a las 11:24
      Permalink

      Dejen de consumir viagra marto!

      (?)

      Respuesta
      • el 19 noviembre, 2015 a las 13:29
        Permalink

        George, es que cogimos confianza luego de cogernos a esa narizoncita en la capital argentina.
        (?)

        Respuesta
  • el 18 noviembre, 2015 a las 09:07
    Permalink

    Acertado Máster, no jugamos a nada, se notaba el desespero de no poder quitarle la pelota a los argentinos. Desafortunadamente hay un concepto al que debemos acostumbrarnos y es a no tener laterales (por ambos lados). Le de Mejía le genera mas dudas a la afición cada dia mas, no soy de Nacional pero seguramente ni esos se lo aguantan. No sé hasta que punto se pueda jugar con líbero doble stopper para no depender de los laterales y poder ubicar dos volantes carrileros. En síntesis juego por los costados nanay cucas, al menos en los próximos dos años.

    Respuesta
    • el 18 noviembre, 2015 a las 09:47
      Permalink

      Esa puede ser: jugar con los famosos carrilleros (volantes) más bien yd ejar de parir con laterales de tres pesos.

      Respuesta
    • el 18 noviembre, 2015 a las 09:48
      Permalink

      Me gusta de su planteamiento que afronta una falencia que hay y no la maquilla con jugadores en el mejor de los casos irregulares. Mejía es cada día mas un gran montón de nada en su posición, ese lugar fatídico de donde se han generado las faltas y el juego aéreo que tanto daño nos hace.

      Respuesta
  • el 18 noviembre, 2015 a las 11:20
    Permalink

    Excelso post como siempre… Mis apostillas:
    -Comparto “la histeria”. Esto no está recién comenzando, esta vaina empezó hace ratos, sino mira a Ecuador embalado con 12 puntos.
    -Una Argentina tan diezmada como esta no creo que la vayamos a encontrar y desaprovechamos la chance, un Uruguay como la del Centenario tampoco creo que la encontremos y TAAAMBIEN desaprovechamos la oportunidad. Si volvemos a fallar otra oportunidad así, la cosa va a estar maluquisima.
    -Concuerdo en lo de los laterales. A Helibelton le toca debutar contra Argentina (!), muy verraca la cuestión y aun así siempre se mostró para salir en ataque (aunque lo hiciera mal) es decir, cagado no estuvo.
    -Mejía… viejo tal cual lo describió el master “parece un central improvisado de volante” que cosa ESPANTOSA, horrible primer pase, no recupera, no guapea, no pega una patada, no hace UN CULO!… hay que ser muy marica para seguirlo llamando. No podemos dar mas papaya con ese man.
    – Marlenys queda en Arabia, no vengas mas. Lo de James fue muy malo también pero recordemos que no tenía ritmo de competencia y el empujón a Torres me parece que fue mas por desespero que por “divo”.
    -Bacca… La verdad no sé por qué has salido bien librado del oprobio nacional, cuando con actuaciones mejores que las tuyas se han lastrado a otros (Jackson, teo, incluso aristinalga), me tienes MAMADO viejo, no haces un culo, es que NI TE MUESTRAS y para rematar Pekerman te deja en cancha y tu más escondido que el chapo Guzman. Asqueroso lo tuyo don Carlitos y de verdad esperé que este fuera tu partido consagratorio.
    -Pekerman? Yo lo soporto aún, por el hecho de que no hay quien lo reemplace, pero el tipo la viene cagando con las convocatorias (DESDE HACE RATO), con los amistosos, con los microciclos, con las alineaciones, con las cometas, etc. El viejo sabe y de eso no hay duda pero tampoco hay que vivir del 2014 que ahorita espabilamos y ya están jugando el mundial de Rusia, y nosotros como siempre viviendo de los recuerdos.

    Respuesta
    • el 18 noviembre, 2015 a las 11:32
      Permalink

      Coincido. Y lo de Pekerman también: se le tiene confianza, pero indudablemente hay que cambiar algunas cosas en metodologías y (sobre todo) convocatorias, porque así estamos cagadísimos.

      Respuesta
    • el 18 noviembre, 2015 a las 19:59
      Permalink

      Concuerdo con las apreciaciones del Dr. Romero. Algunas opiniones adicionales:
      – Si no fuera porque lo veo jugar en Nacional, les diría que no tengo ni idea quién es ese Mejía, pero ya lo deben dejar de convocar: simplemente no da la talla en selección.
      – Lo de Mac es de una lentitud pasmosa e irritante, de un fútbol de otra era. Y su actitud y falta de compromiso es pasmosa, es imperdonable como pierde el balón y simplemente le da la espalda a la jugada. No se entendió su convocatoria en este momento, cuando su club levantó considerablemente el rendimiento justo cuando él estuvo lesionado, para regresar a la monotonía y falta de dinámica después de su vuelta.
      – Pekerman tiene que seguir, pero creo que este nivel ya va más allá de un «bajo nivel de los jugadores». Hace año y medio no hacemos un partido decente, y ya el DT también tiene que mirarse en el espejo para encontrar qué es lo que está faltando, pues el no está eximido de críticas tampoco. No podemos seguir saliendo de cada fecha pensando en la falta que hacen Yepes, Valencia y Aguilar, Zúñiga y Armero, Falcao, etc. Y no compro la idea de que material humano no hay, que se nos acabó la generación.

      Respuesta
  • el 18 noviembre, 2015 a las 11:35
    Permalink

    -Pasó la defensa de Millos y les dijo que retroceden como boyaco enguarapado(?) a las 3 de la mañana.
    -El cambio de técnico no es una opción, NO Y NO(?), Pekerman tiene que enterrar al muerto (llegado el caso). El viejito sabroso sabe que tiene que hacer…

    Respuesta
  • el 18 noviembre, 2015 a las 12:49
    Permalink

    Pekerman se tiene que quedar. El problema es si el rechazo que desde hace rato vienen generando los divos del «periodismo» nacional va a arrinconar a Peke y ahora sin respaldo en la Fede lo obligue a irse. Uno tiene que jugar con lo que tiene, y si no hay laterales, pues entonces toca arreglarselas de otra forma, con 3 centrales rapidos (pero que no despejen como Zapata) un cabeza de area, dos volantes mas adelantados y James con Cardona/Quintero. Adelante, cuando antes pensabamos que teniamos un dolor de cabeza por la abundancia, sigue el mismo dolor pero por la escasez. Jugadores como Mejia y McNelly no tienen cabida en este equipo. A Mcnelly no se le separo tiquete a Brasil por el mal ritmo en el que venia, ahora no es nada diferente. Y hasta que en el equipo no se sienten precedentes con no llamar por 5-6 fechas a alguien de bajo rendimiento (Mejia, Guarin, etc) nadie va a escarmentar. Ojo, hay mucha gente banqueando (Zapata, Ramos, etc) entonces convendria llamar gente que por lo menos tenga ritmo de competencia o ponerlos a jugar (Me gustaria ver a Bernardo Espinosa y Murillo en la zona de atras y con otro zaguero -Yepes?- si se decide jugar con 3. Y en este momento, jugadores como el borracho de Dayro Moreno y Memin estan en mejor momento que muchos de los que fueron llamados. Ah.. Y James tiene que jugar siempre con Cardona o Quintero.

    Respuesta
  • el 18 noviembre, 2015 a las 18:02
    Permalink

    Excelente post Ysec, mis opiniones:
    JaJaJames para mi si está en modo Divo, mariconcito llorón,se le aguanta por que tiene talento pero me emputa lo sobreactuado que es. Dicho esto el clásico te hace tres goles y se echa al Madrid al hombro.
    Bacca, ay Bacca ; estás muy mal hijo , le tenia una fe tremenda, esperaba un partido consagratorio pero desde las eliminatorias pasadas te espero que hagas UN GOL OFICIAL.
    Marlenys y MehJiiiiiiaaaa, no más por Dios, no tienen nivel para eliminatorias.
    Pekerman, viejo confío en ti ;PERO debes mejorar mucho si quires enderezar el rumbo,mejorar las convocatorias,hacer microciclos, viajar a Europa a hablar con los jugadores y si toca traer a Mario Yepes como asistente del recogebolas pero que se pueda sentar en el banco y putee a los de la cancha hay que hacerlo.
    Pdta : la falta que hizo Sanchez.

    Respuesta
    • el 18 noviembre, 2015 a las 20:06
      Permalink

      Muy buen post, Don Ysec. «Maturanesco» fue el término en el que pensé con ese 4-2-2-2 marcado. Con todo y que detesto a Mascherano, la diferencia de categoría que se notaba entre él y Biglia con nuestra pareja de volantes de recuperación daba pa’ perder el partido desde ahí. Y yo le doy un punto más al bueno de Edwin por el manotazo/codazo al jefecito…

      Respuesta
  • el 19 noviembre, 2015 a las 22:04
    Permalink

    Concuerdo… excepto con la calificación de Ospina. El tipo se saca unas bravas, pero hay otras que hagame el favor. No me digan que el achique en el gol de Argentina no fue de arquero mediohuevo. Nos está dejando el bus en el recambio de arquero, porque entre Vargas y Bonilla no se hace un Ospina cojo…

    Respuesta
  • el 6 abril, 2016 a las 22:19
    Permalink

    Colombia juego de equipo nacional está lejos de ser satisfactoria. Pero el juego es tal, hay ganadores y perdedores.

    Victoria o la derrota es una característica estándar, creo que Colombia va a sorprender a los aficionados.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: