Los Juegos del Hambre aka historial de las series de promoción en el FPC – Vol I: Era pre-América

Ahora que POR FIN, NO JODA se concretó el ascenso del América a la categoría que se merece, ya podemos sacar este post y gozar impunemente del sufrimiento pasado por otros pobres desgraciados (?). Recordemos cómo fueron las ya extintas series de promoción en Colombia, las cuales le añadían un toque de dramatismo y morbo impresionante a la temporada y que dejó más de un corazón roto.

Comencemos. Como sabe hasta la amiga solterona de la tía de uno que dice alborozada lo del gol de Yepes para sentirse cool, el sistema de ascensos y descensos en el fútbol colombiano comenzó en 1991 con la vieja Copa Concasa que vio campeón a Envigado. Ese año no hubo descensos en la A (porque habían 15 equipos y buscaban emparejar a 16), pero el siguiente vio como el Real Cartagena obtuvo el honor de ser el primer descendido del fútbol colombiano (raro que no hayan sacado una pancarta «EL DEKANO DEL DESENSO«). A partir de 1992 hubo otras 15 temporadas cada una con un ascendido y con otro caído a los infiernos de la B, exceptuando esa de 2001 con el famoso Triangular pirata que resultó en un ascendido adicional colado por la ventana (Unión Magdalena) y en un No-Descendido (Bucaramanga) que subió a 18 los participantes del torneo verná-culo.

Todo funcionó así hasta que para el torneo de 2006 a los siempre imaginativos directivos de la Dimayor les dio por cambiar todo, y con eso se originó una historia que duró nueve años de un drama mórbidamente hermoso. Tan colombiana como esa tradición que Corraleja sin muertos NO es Corraleja, también está esa de asamblea de la Dimayor que no termine sin dejarte una modificación atravesada que nadie se esperaba NO es asamblea de la Dimayor. La del 29 de Noviembre de 2005 resultó en la implementación del sistema de promoción entre el penúltimo de la A y el segundo de la B, común en otros países – en Argentina, por ejemplo: supongo que de allá, como casi todo, lo copiaron para acá – pero toda una novedá en el FPC. Bueno, lo de «penúltimo de la A» es entre comillas: recordemos que desde 2001 el descenso en Colombia se rige no por los puntos de la misma temporada sino por el promedio de puntos de los tres últimos campeonatos, ¡y a que no adivinas de qué país copiamos el sistemita! Total que se acordó que a partir del campeonato de 2006, habría un cupo más a la A en disputa entre el penúltimo de la Tabla del Descenso de la A y el segundo del torneo de la B. O uno se quedaba, o el otro subía, una de dos. Y aquí en este sagrado espacio dedicado a la exaltación de valores tan nobles como la habladera de paja y los datos que no le sirven a nadie para usarlo en algo exitoso en su vida, recordaremos todas las series de promoción que hubo en nuestro torneo. Y arrancamos.

2006: Atlético Huila (17° tabla de descenso de la A) vs Valledupar F.C. (Subcampeón Primera B). Se salvó Huila

valleduparfutbolclub1
El Valledupar de 2006 en un clásico regional contra Unión, uno que le ha ido tan mal que ni siquiera aparece en este post

Por esas cosas que solo pasan en organismos tan hechizos del calibre de la Dimayor, la AFA, o la Sociedad de las Naciones, la primera serie de promoción de nuestra historia involucró un equipo que estaba al mismo tiempo peleando un puesto a la final por el título de la A. Estamos hablando del Atlético Huila, que había iniciado el Finalización 2006 con toda la tiquetera para la rifa a la B comprada debido a sus horribles dos años y medio anteriores, pero se pegó un levantón tan salvaje de la mano del subvalorado Néstor Otero que clasificó casi sobrado a los cuadrangulares semifinales y por poquito se salva de todo, después de estar como quien dice averiguando paquetes baratos por Rápido Tolima para el siguiente año. De hecho faltando cinco fechas para el final de la fase regular, Huila estaba de último en la tabla del descenso a 4 puntos de Real Cartagena y a 9 de Envigado; pero de ahí coronaron cinco victorias seguidas que los hizo superar a Envigado (que al final fue el descendido directo) e hizo cagarse en las patas a los cartageneros; si no fuera porque en la última fecha el Real logró una sospechosSORPRESIVA, quise decir, SORPRESIVA victoria de visita ante un Pasto ya clasificado a la semifinal, los que iban a la promoción eran los de la Banda de Raimundo Angulo

Total que para Huila la fiesta le quedó arreglada de tal modo que flotaba en el aire la siguiente posibilidad muy real: podían perder la promoción y por ende descender, y después clasificar a la final y ganarla, y quedar campeones del fútbol colombiano. ¡Ja! Porque además, para rematar el cuento, las fechas de la promoción (ida y vuelta) quedaban encajadas/acomodadas en medio de la disputa de los cuadrangulares semifinales. ¡Jaaaaa x 2! Dimayorada a full. Para el DT Otero y la mayoría de los huilenses la disyuntiva estaba pero era clarita la decisión: se iban a enfocar 100% en la promoción (cualquiera lo haría,¿no? Ni marica que fuera uno…). Así que decidieron prepararse con el equipo principal para la ida el 22 de Noviembre de 2006 y disponer del equipo alterno para el cuadrangular, al menos hasta salir del cipote de chicharrón que tenían. Les alcanzó por tiempo a jugar con la titular su primer partido, que perdieron de local contra el futuro campeón Cúcuta Deportivo, pero para el segundo en el Atanasio contra el Poderoso ya se les cruzaba todo y enviaron a un equipo alternativo (compuesto por una amalgama de conocidos del medio como Yair ArrecheaElkin Calle Maximiliano «Soy horrible pero me contratan por mi pasaporte« Flotta, veteranos quemando los papeles que le quedaban como «La Puya» Zuleta (!!!) y pelaos aún desconocidos como Fredy Montero, que el siguiente año se destaparía con los opitas).

El Huila de ese año (este del primer semestre) que casi hace historia cagándola en dos torneos a la vez

Por su lado el Valledupar F.C. se había ganado el derecho a soñar (?) por ser el subcampeón de en un torneo de la B que vio ganador de pe a pa al Equidad de Alesssis, que hoy míralo ahí tan campante exhibiendo ese fútbol horroroso y gris que ya hizo marca en el FPC. Hablo de Equidad…. ehh, de Alessis también…. Recordemos que en esos tiempos el ascenso se definía con una final a ida y vuelta entre el ganador del primero y el del segundo semestres, a menos que el mismo club ganase ambos torneos, pues en ese caso ascendía de one; tal cual hizo La Banda del SOAT al vencer en los cuadrangulares de junio y noviembre. Entonces le tocó a los subcampeones de ambos torneos, el Valledupar F.C. del I y el Cortuluá del II pelear por ver quién iba a ser la virreina del año y, más importante aún, quién iba a pelear la Promoción con el penúltimo de la Tabla del Descenso de la A, que a esas alturas aún no se sabía quién iba a ser. Finalmente los muchachos de esa tierra contradictoria que admira tanto a los Hermanos Zuleta como a Silvestre Dangond, se ganaron el cupo al vencer de local 3-2 y empatar sin goles en la vuelta en Tuluá.

Definido todo se arrancó con el juego de la ida, en el Armando Mestre Pavajeau (imposible leer este nombre sin acento guajiro) de Valledupar el 22 de Noviembre de 2006. Según las crónicas la hinchada vallenata andaba casi que dando por hecho el ascenso, optimismo medio agarrado considerando que su rival estaba tumbando equipos de todo tipo en la A, pero ajá, así somos. Y así les fue: luego de demorarse dos horas el inicio del partido por un aguacero torrencial como la creciente del Cesar (perdón, me dejo llevar de la atmósfera), inició el encuentro y al minuto no más el volante Donald Millán facturó y colocó el 1-0 a favor de la visita, que no se movería más en los 89 minutos restantes. Para la vuelta los huilenses solo tenían que dejar que pase el tiempo en el Huila Park (?) para asegurarse la permanencia; así se limitó a hacer, dejando que los dirigidos por el mítico «Kiko» Barrios lanzaran inofensivas cargas contra el pórtico local, colocando el 1-0 con gol de tiro libre de Rodrigo Ruiz a los 26 minutos para no sufrir ni un poquito (aparentemente el arquero vallenato Plutarco (!) Rodríguez la cagó en el armado de la barrera) y rematando con el 2-0 recién comenzando el ST. Valledupar hasta tuvo tiempo de dejar su huella de churria un poco más marcada al botar un penal con 40 minutos por jugarse. Ganó Huila facilito y aprovechó la estadía: jugó dos finales en los siguientes tres años.

Partido de vuelta. Atlético Huila: Juan Carlos Mosquera, Eyner Viveros, Bélmer Aguilar (Harold Viáfara), Duván Hernández, Felipe Benalcázar, Rodrigo Ruiz, Germán Caicedo, Donald Millán (Elkin Calle), Rodrigo Marangoni, Fredy Montero y Mauricio «El Mao no legendario» Molina (Martín Carrillo). DT: Néstor Otero.

Goles: Rodrigo Ruiz (26) y Mauricio Molina (46)

Valledupar F.C.: Plutarco Rodríguez, Alaín Cotes, Hugo Bolaño, Efraín Mozo (Edier Oviedo), Henry Moreno, Edinson Pinzón, Jáider Romero, Julio Calpa, Boder Pinillo (William Blanco), Hugo Arrieta y Jesús Fuentes Martínez (Julio Balbuena).

Rodrigo Marangoni (izq) era figurón en ese Huila, Fredy Montero apenas asomaba la cabeza ese año.

2007: Deportivo Pereira (17° tabla de descenso) vs Academia (Subcampeón Primera B). Se salvó Pereira

pereira
El Pereira modelo 2007 que le tocó parir piñas para quedarse en la A. El primero de arriba es el rendidor Oscar «Chico» Restrepo

Para 2007 el representante de la A a los Juegos del Hambre fue el viejo Deportivo Pereira. El Matecaña coronó tres años de jugar a ni mierda con un penúltimo puesto en el Apertura 2007 y un antepenúltimo en 2008: parejito. Lo salvó del descenso directo el Real Cartagena, que llevaba chilinguiando largo rato hasta que se fue con 10 puntos debajo del Pereira en la Tabla del Descenso. Hasta la última fecha de la fase regular, el Pereira  dirigido por Hugo Gallego – estuvo peleando con Bucaramanga el cupo por ver quién se salvaba de la Promorboción, pero en la última, con ambos empatados en puntos, los búcaros ganaron su partido y los pereiranos empataron el suyo, con lo que el derecho a parir dos juegos más se lo ganó el Matecaña. Como dato amarillista (?), esa temporada uno que quedó apenitas a seis puntos de la promoción fue nada menos que el Junior.

Por los lados de la B el campeón fue Envigado, que subió de una recién descendido como debe hacer un equipo de verdad (guiño-guiño). Al igual que Equidad el año anterior, los naranjas ganaron tanto el torneo del primer semestre como del segundo y con eso se aseguraron el ascenso sin pensar en parir en finales. Dio la casualidad – para llamarlo así – que el segundo en ambos torneos fue también el mismo club: el Academia F.C. de Bogotá (mira esa, también de naranja), que en el primer semestre perdió con los envigadeños por penales después de sendos 1-1 y en el segundo sí perdieron ambos encuentros por 2-1. No se puede hablar de churreteada porque ese Envigado era una maquinita: dirigidos por el «Kiko» Barrios tenían un equipo armadito con culebras aún desconocidas como Giovanni Moreno y Dorlan Pabón y otros rendidores como Jorge Aguirre y Ormedis Madera.

El Academia que por poco asciende en 2007: perdió una final semestral por penales, la otra contra el mismo equipo y la ida de la promoción se la empataron de local en el último minuto. Mejor hablemos de Cacademia. Ah, ¿reconoce el cuarto de arriba?

Total que la serie de promoción comenzó el 28 de noviembre de 2007 en el Estadio Compensar de Bogotá (la capital tiene como 2,787 estadios y solo dos equipos con hinchas, qué cosssas). Los favoritos eran los pereiranos, a pesar que con Gallego no jugaban a mucho se les abonaba la veteranía de jugadores como Darío «El Turco» Husaín (!!!) y Oscar «El Chico» Restrepo (además jugaba un lateral desconocido que ni el hincha matecaña más llevado de drogas se hubiese imaginado verlo jugar seguido contra Brasil o Argentina: un tal Farid Díaz). Ante un marco de público respetable para un equipo nuevo de Bogotá (hasta barra brava tenían según esto) los naranjas jugaron mejor, manejaron el balón con más criterio y crearon más opciones que los visitantes. Y se fueron en ventaja cuando a los 31 minutos el volante naranja Edgar Ramos agarró el balón, lo paseó, pensó, analizó, calculó y tomó una decisión muy meditada sin que lo incomodaran mucho los defensas pereiranos: disparó desde fuera del área, el tiro se desvió en un defensa y 1-0 para Academia. Para el ST la visita se acomodó mejor con la entrada de ese bajo perfil pero muy rendidor Oscar «El Chico» Restrepo, que con su pachochez tan ochentosa distribuyó el balón con más sapiencia y se acomodó mejor en el campo, pero moría el partido y todo igual. Hasta que en el último minuto le llega una pelota al «Chico» desde la izquierda, este la recibe en la esquina del área y sin dudarlo lanza un frutazo que se mete no sé cómo en el arco naranja. Empate a un gol y la ventaja toda para los pereiranos en la vuelta (abajo los goles de la ida).

Ventaja e impulso que aprovechó el Pereirita en el Hernán Ramírez Villegas, el 1ro de Diciembre siguiente. Pero comenzaron con un frío en las bolas cuando a los 16 minutos Francisco Serrano anotó el 1-0 para la visita que mandaba a la B al Matecaña; pero apareció ooootra vez «El Chico» Restrepo para salvarle la papeleta a Hugo Gallego Pereira con tres goles (!!), dos en el PT y uno más finalizando el cotejo. 3-1 la vuelta y si en Pereira no le hicieron una estatua al Chico se merecen 10 años en la B.

Partido de vuelta – Pereira: John Jairo Rincón; Ómar Alexander Rodríguez, José Ramírez, Gustavo Cañete, Farid Díaz (!); Diego Arias, Julián Barahona, Óscar Restrepo (Julián Parra m.86), Johny Acosta; Darío Husain (Jeferson Duque m.80) y Luis Gonzalo Jaramillo (Cristian Fernández m.69). DT: Hugo Gallego.

Academia: Jorge Castro; Davis Gutiérrez (Ricardo Laborde m.46), Daniel Bocanegra (!), Elkin Serrano, Gustavo Quijano; Julián Guillermo (Jonatan Segura m.46), Julio Girón, Édgar Ramos, Raúl Pinilla, Francisco Serrano (Fabián Pietro m.63); Fernando Vásquez. DT: Eduardo Oliveros.

Goles: 0-1 Serrano (m.16). 1-1 Restrepo (m.32, de penal), 2-1 Restrepo (m.36). 3-1 Restrepo (m.82).

2008: Envigado F.C. (17° tabla de descenso) vs Deportivo Rionegro (Subcampeón Primera B). Se salva Envigado.

El DT Oscar Aristizábal y la gente de Rionegro celebrando el título del primer semestre de la B en 2008. Luego el DT mostraría la misma euforia para dejar tirado al equipo antes de la promoción… el de la derecha es el asistente técnico Juan Carlos Álvarez, que luego le tocó el chicharrón de dirigir la promoción, y que hoy dirige a Leones

La tercera promoción fue la primera en la que se enfrentaron al mata-mata equipos del mismo departamento. De la A venía el Envigado F.C., ascendido de 2007 y que le costó horrores quitarse de encima la pesada herencia de los-puntos-del-descendido. Por esos vainas del maldito promedio y del temita ese de heredar campañas de mierda ajenas, Envigado llegó a la penúltima fecha en puesto de descenso directo empatado en puntos con Bucaramanga, a dos de Junior (!!!) y a tres de Pereira (otra vez penando), a pesar de haber terminado noveno en la reclasificación y hasta peleando cupo a la final por el título en el primer semestre…. Dimayor way of life. En la penúltima fecha Junior se salvó por anticipado ganando en el Plazas Alcid, los naranjas le ganaron a Tolima, Bucaramanga empató y Pereira perdió, con lo que Envigado se salvó del descenso directo por anticipado (porque en la última Pereira y Bucaramanga se enfrentaban entre sí y alguno iba a quedar debajo de los naranjas) pero no de pelear la promoción. Días después los Matecañas vencieron 3-0 a los búcaros en la última y los mandaron a la B.

De la áspera B venía Rionegro F.C. en un año rarísimo y que lo tuvo a un pelito de ascender por primera vez en su veterana historia. Los del oriente antioqueño armaron un equipo sabrosito con leyendas como René Higuita, rejugados como Jorge Aguirre y pelaos nuevos como un tal Luis Carlos Arias. Dirigidos por el conocido DT paisa Oscar Aristizábal ganaron sin mucha angustia el primer semestre con doble victoria ante Unión Magdalena, y para el segundo pintaban para ganar el ascenso pero les cayó una crisis económica brava que llevó a que se fueran algunos jugadores (Higuita recaló en el Pereira) y se atrasaran los sueldos por cuatro meses (!!!). ¡Qué cagada! Así y todo les alcanzó para clasificar a cuadrangulares del segundo semestre pero se quedaron cortos, y en la final por el título del año con Real Cartagena perdieron en la ida 3-0 y el 2-1 en la vuelta en su casa no les alcanzó. Pero aún les quedaba la promoción.

Pero nones. Si después de los mierderos administrativos que tenían y con meses atrasados de sueldo tenían alguna esperanza de pelear cupo a la A, esta se terminó de hacerse mierda cuando, al día siguiente de perder la final por el ascenso, el DT Oscar Aristizábal renunció al Rionegro y lo dejó sin entrenador para la promoción ante Envigado. Supuestamente Aristizábal tomó su decisión debido a que estaba en conversaciones con sus rivales de la promo y así quería evitarse suspicacias, pero la verdad que qué cipote de cagada. Así que Rionegro afrontó la promo con un entrenador interino (llamado Juan Carlos Álvarez), y al menos en eso se parecía a los naranjas porque andaban en las mismas con Rubén Darío Bedoya: la diferencia es que este llevaba ya nueve partidos a cargo con buen rendimiento. Total que la serie de promoción fue no un baile pero sí de cero angustias para los naranjas, que casi que sentenciaron todo desde la ida en Rionegro el 6 de diciembre de 2008: 1-0 ganaron con gol de Carlos «Chumi» Álvarez faltando seis minutos para el final.

Algunos de ese Envigado 2008…

Y en la vuelta en Envigado no hubo chance para la sorpresa: a los 21 minutos del PT ya iban los naranjas 2-0 con goles del GRAN Camello Serna y de Camilo Giraldo. A los 35 minutos descontó Rionegro pero el marcador no se movió, y Envigado siguió en la A para alegría de sus 24 hinchas.

Partido de vuelta – Envigado: Roberto Mosquera, Ricardo Calle, Camilo Ceballos, Camilo Pérez,  Farid Díaz (!!!!, el talismán), Camilo Giraldo (Pérez 44 ST), Alexánder Orrego, Luis Omar Valencia (Dorlan Pabón 23 ST), Néider Morantes; Jorge Horacio Serna y Carlos «Chumi» Álvarez. Director técnico: Rubén Darío Bedoya.

Rionegro: Bayron García, Carlos Mario Arboleda, Yuber Mosquera, Anderson Zapata, Juan Manuel Rodríguez, Angulo, Gustavo Rúa, Restrepo, Camilo Mejía, Luis Carlos Arias y Cristian Rada. DT: Juan Carlos Álvarez.

Goles: Serna (18 PT), Giraldo (21 PT); y Restrepo (35 PT).

2009: Deportivo Pereira (17° tabla de descenso) vs Atlético Bucaramanga (Subcampeón Primera B). Se salvó Pereira

Ese año Fernando Uribe pintaba para ser Falcao 2.0

¡Marica, otra vez Pereira! Los de la ciudad en la que Águilas Dor*das haría su primer nido fuera de casa pagaron el precio de dos torneos seguidos con números muy cagados. El primer semestre fue más de lo mismo y terminaron en el 12avo puesto entre 18; para el segundo en que se vieron con el agua subiendo ahí sí se pusieron las pilas y de la mano de ese viejo zorro que es Oscar Héctor Quintabani terminaron en la cuarta posición (después quedaron eliminados del cuadrangular final por el Poderoso de Jackson – Pipe Pardo – Arias). Pero el empuje final no les alcanzó y para la última fecha llegaron salvados del descenso pero con la posibilidad lejana de evitar la promoción: tenían que ganarle a Nacional y esperar que Real Cartagena perdiera en casa de Chicó para quedar encima de ellos por Gol Diferencia. Se dio lo segundo pero no lo primero, y otra vez Promo para Pereirita, que le tocó la misma de Huila en 2006: jugar simultáneamente cuadrangulares semifinales y permanencia.

De la B llegó Atlético Bucaramanga dirigido por «Kiko» Barrios, ya un veterano de estas luchas a estas alturas. Los Leopardos vencieron en el torneo de segundo semestre al Atlético La Sabana de Sincelejo (!) pero en la final el Cortuluá – ganador del primero – les quitó la dicha ganándoles 3-0 en la ida y empatando a un gol en la vuelta; así que les figuró ir por la segunda oportunidad ante el Pereira. La ida se jugó el 2 de Diciembre de 2009 en el Alfonso López, con los locales enguayabados por la reciente pérdida de la final (la vuelta había sido tres días antes) y la visita en medio de sus partidos de cuadrangulares de la A (acababan de jugar la fecha 3). Y ganó Pereira 2-1 con goles de Francisco Córdoba (el lateral hoy en el Pasto) y una promisoria figura de la tierrita llamada Fernando Uribe. Para la vuelta la Dimayor tuvo la decencia de esperar que al menos Pereira estuviese eliminado y, quince días después, en el Hernán Ramírez Villegas los locales aseguraron todo con una victoria por 3-2.

Con esas mascota fue mejor para todos que Atlético Bucaramanga quedase en la B

Partido de vuelta – Pereira: Édigson Velásquez; José Ramírez, Anselmo de Almeida, John Lozano, Gustavo Victoria; Diego Arias, Fernando Cárdenas (John Flórez 83´), Julián Barahona, Carlos Preciado; Víctor Cortés (Déiner Córdoba 23´) y Fernando Uribe (Andrés Arroyave 86´). DT: Óscar Héctor Quintabani.

Goles: Uribe (14′), Barahona (63′) y Arroyave (89′)

Bucaramanga: Mario Muñoz; Omar Rodríguez (Hugo Bolaños 86´), Luis Moreno, Mariano Caporale, Diego Amaya; José Valoyes, Édgar Ramos, Roberto Lincona (Cristian González 46´), John Ulloque; Jámerson Rentería (Marlon Díaz 66´) y Luis Cassiani. DT: Jesús Barrios.

Goles: De Almeida (60′, autogol) y Cassiani (90′)

2010: Envigado F. C. (17° tabla de descenso) vs Deportivo Pasto (Subcampeón Primera B). Se salva Envigado.

El escaparate brasileño Fernando de Oliveira (el 7) marcando a uno de Pasto en la ida

Y otro que repite… al igual que Pereira el año anterior, Envigado volvió a ser protagonista de una promoción apenas a dos años de haber jugado una. Pero si en 2008 le podían tranquilamente echar la culpa a las malas campañas que les chantaron apenas ascendieron, en 2010 el, eh, ¿mérito? fue todo suyo, porque a la buena campaña de 2008 le sumó una pésima en 2009 (14 en la reclasificación) y una horrible en 2010 (de 16), y con eso se aseguraron tempranito el puesto en el playoff más morboso; de hecho si no fuera porque Cortuluá fue más horrible que ellos se hubiesen ido de una a la B. Total que para la fecha programada de la ida de la promo, un 11 de Diciembre de 2010, los naranjas – dirigidos por el carismático, azarado y ultradefensivo Pedro Sarmiento – estaban fuera de toda lucha por cualquier cosa en la A, y esperaban tranquilamente a su rival. Los naranjas confiaban en su nómina plagada de veteranos con mucho recorrido y en algunos casos calidad – Neider Morantes, Andrés Orozco, el inmortal «Camello» Serna – y pelaos con muchísimo futuro, como un tal Frank Fabra y un calidosito de 17 años muy culebra llamado Juan Fernando Quintero, aún lejano su sueño de convertirse en estrella del reguetón jugador de selección.

Ah, el antepenúltimo de la Tabla del Descenso fue…. Pereira (!!!), al que se le puede criticar todo por esos años menos que fueran irregulares…

La virreina de la B fue el Deportivo Pasto, que llegó a esa condición de fracasado (?) al perder en la final del año (que desde 2010 no era entre los ganadores de cada semestre) con el entonces simpático Itagüí F.C., futuro Águilas Migrantes (déjalo que llegue a la A, decían…. le va a hacer bien al fútbol colombiano ese equipo, decían…. ¡ja!).  Los pastusos estaban dirigidos por el sabio, veterano  y también conocido Jorge Luis Bernal, y aunque su nómina no era digamos un ¡queeeee brutooo, son el Barcelona del Galeras estos cuates!, lucía jugadores rendidores/veteranos/todas las anteriores: Julián Mesa, Germán Mera, Diego Aroldo Cabrera y el inseparable al hablar de Pasto Carlos Daniel Hidalgo, extrañísimo delantero con físico de pelaíto de 15 años que no come por andar todo el día en la calle, y que ha estado como en mil clubes pero solo rinde en el Galeras.

La ida en el Galeras fue tres días apenas de haberse jugado la final de la B: o séase, Pasto llevaba tres días de descanso y Envigado hacía ¡27! días que no jugaba…. visto de una u otra manera Pasto no había descansado y Envigado sí / El uno tenía ritmo de competencia y el otro no. El caso fue que el partido fue muy espeso en el PT, con el local intentando pero muy engarrotado y los naranjas esperando en su táctica Pedro-Sarmiento-style de abroquelarse atrás y hacérsela llegar al 10 para que este vea cómo se la pasa a los de adelante y que ellos se rebusquen a ver. Para el ST los locales se fueron con todo y asustaron al rival en los primeros minutos y por poco hacen su gol, pasa que adelante estaba Diego Cabrera… después entre impericia propia y el amarre del rival (con pérdida de tiempo cada minuto incluida) se apagaron. Todo se encaminaba a un áspero y difícil cero a cero hasta que en el minuto 92 (!!!!) le cae un balón por la derecha al ingresado en el ST Juan Fernando Quintero – que hacía menos de un minuto había botado un gol -, este controla, gambetea ante la presión de los defensas y se saca del sombrero un tiro perfecto y medidito que se coló donde era en el arco de Julián Mesa. Golazo y 1-0 que ya no hubo tiempo de modificar. Imagínate esa: 1-0 de visita, después de haber bartoleado todo el partido y con gol de contragolpe en tiempo de descuento: si a Pedro Sarmiento no le dio un orgasmo múltiple en ese momento yo no sé nada de la vida.

La vuelta se comenzó a jugar tres días después a las 4:00 p.m. en el Polideportivo Sur. Y digo «se comenzó a jugar» porque durante el cotejo cayó cipote de aguacero que inundó totalmente la cancha e hizo imposible jugar a algo coherente, así que tocó suspender al término del PT y continuar el ST al día siguiente a las 10:00 a.m. Y al día siguiente con una mañana soleada Envigado se solló y remató el asunto con dos goles: uno de Wbeimar Olivares a los 55 y otro de Carlos «Chumi» Álvarez a los ´78´, que si no estoy mal con este gol se convirtió en el único jugador en marcar goles en dos promociones distintas en Colombia.

Partido de vuelta – Envigado: Andrés Saldarriaga, Nelson Lemus, Andrés Orozco, Carlos Díaz, Frank Fabra, Freddy Hurtado (Jhony Mosquera 89´), Wéimar Olivares, Diego Toro, Néider Morantes, Carlos Álvarez (Juan Fernando Quintero, Fernando de Oliveira 89´) y Jorge Horacio Serna. DT: Pedro Sarmiento.

Goles: Olivares (55´), Álvarez (78´).

Deportivo Pasto: Julián Mesa, Gilberto García, Walden Vargas, Germán Mera, Edwin García, Johnny Vásquez, Jorge Anchén, Emanuel Molina, Eisner Loboa, Jefrey Díaz (Géyner Mena, m.43, Jáider Arboleda 60´) y Diego Cabrera (Carlos Hidalgo 54´). DT: Jorge Luis Bernal

Así estaba la cancha en el PT de la vuelta en el Polideportivo Sur

Resumiendo: entre 2006 y 2010 se jugó cinco promociones, las cuales vieron todas como se quedaba el equipo de la A. Los de la B no solo no pudieron ascender sino que ni siquiera pudieron ganar un partido a los de la A en esos años. En esos cinco años Academia en 2007 se convirtió en el único equipo de la B que le arrancó un empate a los de la A en las series por la permanencia: un empate contra nueve derrotas. ¿Sería igual en las siguientes promociones? Lo sabremos en el siguiente post (ufff, los voy a dejar con el misterio…).

[Continuará…]

YoSoyElCarlos

Secretario General, Subcomisario Político, Jefe de Redacción, vocal, tesorero, mensajero, consejero y La Vieja de los tintos del Politburó de La Monserga del Fútbol. Más hincha del DIM que un hijueputa. Acuario pero no Virgo. Arquero puteador. Excelente memoria para cosas que no sirven.

9 comentarios sobre “Los Juegos del Hambre aka historial de las series de promoción en el FPC – Vol I: Era pre-América

  • el 30 noviembre, 2016 a las 08:40
    Permalink

    Sere el primero en decir gracias por volver master

    Respuesta
    • el 30 noviembre, 2016 a las 10:06
      Permalink

      Jajaj, gracias, man, por mí fuera escribiera todos los días, pero debo ganarme el pan (?). Espere la segunda parte…

      Respuesta
  • el 30 noviembre, 2016 a las 10:49
    Permalink

    Nooo yo quería leer lo del América jajaja
    Cómo nos deja así iniciados.
    Saludos, gran blog.

    Respuesta
    • el 30 noviembre, 2016 a las 11:01
      Permalink

      Gracias compa. No se preocupe, que el morb…. digo, la reseña (?) vendrá enseguida.

      Respuesta
  • el 30 noviembre, 2016 a las 10:54
    Permalink

    Muy bueno, esperando ansioso la segunda parte

    Respuesta
    • el 30 noviembre, 2016 a las 13:23
      Permalink

      ¡Ahhh cierto! Uno que a veces tiene problemas en pronunciar de manera corrida las palabras?

      Respuesta
  • el 30 noviembre, 2016 a las 17:24
    Permalink

    De estos post solo voy a decir que: ¡PLUTARCO RODRIGUEZ RULES! (?)

    Faryd Diaz… de jugar la promo a marcar a Neymar y Arturo Vidal. Las vueltas que da la vida.

    Respuesta
  • el 2 diciembre, 2016 a las 20:02
    Permalink

    Excelente post Master,me cagué de la risa con lo de la «Banda del SOAT».
    Sobre Envigado NO SABIA que habia descendido ,si sabía de la promoción con Pasto en 2010 porque para ésa época vivía allá y se comentaba mucho,punto aparte creo que ahí le partieron la pierna a «DJ King Terito Ya tu sabe».

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: