Etimología de apodos de clubes del fútbol mundial – hoy, España

Contrariamente a lo que pasa con algunos jugadores, a los clubes no se les termina de reemplazar su nombre por el apodo impuesto por la voluntá popular. Pero sí en general es tan parte de la identidad del club en particular como el nombre y colores del mismo: Los Diablos Rojos, El Poderoso, El Fla, La Academia, El Globo, Las Aguilas. Sin embargo, muchas veces no tenemos ni la más puta idea de dónde salió el apodo de un club en particular a pesar que lo repetimos en todo lado, hasta cuando hablamos con la señora. Es por esto que nuestra eficiente Unidad Investigativa le sigue botand…, digo, dedicando tiempo a esta serie de posts enfocados en explicar el origen de los apodos de los clubes del mundo, cuya última entrega fue con los clubes ingleses, y que hoy se concentrará en los clubes del fútbol español.

Nota: Le queremos dedicar este post a la gran cantidad de inmigrantes españoles que salen a las calles de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y otras ciudades, cuando hay partido del Real Madrid o Barcelona. A todos ellos, que además honran su presencia en nuestro país imitando a la perfección el acento rolo, paisa, valluno o costeño, le deseamos que sigan pasándola bien, ¡joder!

Arranquemos entonces, y si se nos escapa alguno, ya saben a dónde pueden escribirnos: meimportaunamonda@gmail.com

Athletic Club: Los LeonesEl apodo de uno de los clubes más reperesentativos del fútbol español no le vino por su garra o bravura, aunque este les cayó al pelo para representar estas virtudes que les afloran sobre todo cuando juegan como el culo. Le viene por el nombre de su estadio, el mítico San Mamés, que entre 1913 hasta su demolición en 2013 (al ladito no más hicieron el Nuevo San Mamés) fue la sede del club bilbaíno. ¿Por qué se llamó San Mamés? Porque se construyó en cercanía a una ermita o convento del mismo nombre, dedicado a un santo que vivió en el Siglo III en la ciudad romana de Cesarea (hoy se llama Kayseri) en Turquía. Y bueno, ¿lo de «Leones» qué? Pasa que Mamés fue un muchacho que fue torturado y encarcelado – no sé en qué orden – por el gobernador de Capadocia por el grave delito de ser cristiano. Y para matarlo lo mandó al foso de los leones a que estos se lo devoraran (iba a decir «que se lo comieran» pero acá hay gente muy malpensada) en espectáculo público, tal como le gustaba a los romanos de aquellos días. Y nanay: los leones en vez de atacar a Mamés se quedaron quietos y relajados, lo que motivó al gobernador a proceder a incrustarle al condenado un tridente en la barriga que ahí sí lo jodió. El man fue santificado posteriormente por lo que se calificó de milagro pero bien pudo ser unos leones ya fuliados de comida. Bueno, lo de «Leones» le viene de ahí… mi opinión es que muy mal puesto el apodo, porque los del cuento no fueron unas fieras sino unos entes más mansos que los volantes defensivos del DIM de Zubeldía.

Dentro de las instalaciones del estadio San Mamés hasta tienen un león disecado, que según pudimos investigar, no es de los mismos que le perdonaron la vida al santo en el año 275 d.C.

Atlético de Madrid: Los Colchoneros / Indios / Rojiblancos. El primer apodo es con el que universalmente se le conoce al segundo club de Madrid (también le dicen «cagones»); le vino por la asociación popular entre su uniforme y los colchones que se producían en tiempos post-Guerra Civil, cuyo forro era – si, adivinó –  a rayas rojas y blancas. Supuestamente también se les dice «Indios» (o se les decía, primera vez que oigo esta vaina) porque en los años setenta el Atleti generalmente contrataba jugadores latinoamericanos, costumbre a la que se pegó la humanitaria e incluyente hinchada del Real Madrid para bautizarlos peyorativamente de esa manera. Como ha pasado en varias ocasiones similares, los hinchas del Atlético lo agarraron como propio y se automotejaron así. Bueno, y de hecho de ahí es que le viene el nombre a la mascota oficial del club: «Indi» (y yo que pensaba que era porque son un equipo Indie…). También se les dice «Los Rojiblancos«, pero por su bien espero no pregunte por qué….

«Indi», la mascota del Atlético

Barcelona F.C: Blaugranas / Culés. Lo de Blaugrana es simplemente la palabra «azulgrana» en catalán, así que no hay misterio. El origen del término «culé» no tiene que ver con algún barranquillero que haya dicho algo como «No joda, man, cule club bacano, yyaaaa«, sino que se remonta a los primeros años de historia del club hoy multiultramegahíperprestigiosoVIP. El primer estadio propiedad del club se inauguró en 1909 y se llamaba Camp del Carrer Industria (en cristiano Campo de la calle Industria), al que le zamparon de una como apodo dizque La Escopidora por sus pequeñas dimensiones (capacidad de 6,000 gentes). Con la creciente popularidad del club el aforo del escenario se desbordó, y casi que cada partido del Campeonato de Catalunya (aún no existía la Liga) o Copa era lleno fijo, por lo que a los espectadores quedados les tocaba subir hasta la última fila y sentarse en el muro, así:

Les primers culés

Entonces el peatón desprevenido al mirar al estadio lo que veía era un muro al estilo del viejo San José de Armenia pero coronado con cientos de culos (y masculinos, para rematar), por lo que enseguida les colocaron a los hinchas del Barcelona el apodo de «culers» («culos» en catalán), que con el tiempo – y supongo para alivio de la fanaticada azulgrana – derivó en «culés«.

Betis: Heliopolitanos / Verdolagas / Verderones. Uno ve un apodo dizque Heliopolitanos y se siente mal por que el equipo de uno tenga un apodo tan mundano, pero en realidad esto viene del barrio sevillano de Heliópolis en el que el club tuvo sus orígenes. Los otros dos motes hacen referencia al horrible uniforme de ese club (?); lo de verdolagas (una hierba mala, de manera apropiada) comenzó siendo despectivo y terminó aceptado por los hinchas, y lo de Verderones es por un ave de color verde de la región, pero es menos usado.

C.D. Castellón: Orejudos. Comencemos con las historias rebuscadas: lo de Orejudos (en valenciano Orelluts) al parecer se relaciona a dos cosas simultáneas que ocurrieron en los años veinte de este club de la ciudad del mismo nombre en la Comunidad Valenciana: un elefante de madera que un portero colocaba en su portería a modo de amuleto + un hincha que mandaba más orejas que el DAS bajo las órdenes de Ur*be y que se hacia detrás de los arcos. Resulta que el elefantico del arquero se hizo popular y comenzó a ser llamado por la afición «Orejudo«, y cada vez que el portero se hacía una buena tapada el respetable gritaba «¡Ole Ollerut!«; el hincha orejón, según cuentas las crónicas, era muy afiebrado y comenzaba a animar con dos fuertes palmadas que la hinchada las coreaba gritando «¡Pam pam!» y remataba con «¡Orelluts!» que probablemente era un 10% alusión al alefante o al arquero y 90% mamadera de gallo al hincha. El caso es que desde esos tiempos quedó el cántico de guerra «¡Pam pam – Orelluts!» (que incluso está en el himno del club) y al equipo por ósmosis se le conoce desde entonces como «Orelluts» u «Orejudos«. Hoy el club blanquinegro, que supo estar en primera varios años, languidece en la Tercera División española (la cuarta categoría) sin mucha$ gana$ de ascender.

El grito de guerra en los trapos (?) del club

Celta: Celtiñas  / Celtarras / Olívicos. Los dos primeros apodos hacen mención a los orígenes celtas de Galicia, la región en la que está la ciudad de Vigo. El último hace referencia a la histórica actividad agropecuaria de la región, fuertemente enfocada al cultivo del olivo y aceitunas.

S.D. Eibar: Los ArmerosEl nombre le viene al pequeño club de la ídem ciudad del mismo nombre en la provincia vasca de Guipúzcoa, por ser históricamente un centro siderúrgico y armamentístico más importante de lo que indicaría su tamaño (28,000 habitantes).

R.C.D. Espanyol: Los Periquitos. Existen dos versiones para el origen de este apodo, la más simple de ellas la que dice que al mudarse al estadio del Sarriá en 1927 (su sede histórica que fue demolida en 1997) el lugar estaba lleno de árboles en los que pululaban estas curiosas aves conocidas por acá por adornar las casas de las señoras de edad. La otra versión es más prosaica, y más creíble, y más jodida, y también tiene que ver con el Sarriá. El estadio se construyó a principios de la década del 20 pasada en medio de más dificultades que el Acuerdo de Paz, porque los directivos del club querían montar un escenario que rivalizara con el recién inaugurado Camp de Les Corts del FC Barcelona y proyectaron una capacidad de 40,000 personas. Pero la firma constructora del estadio quebró llevándose parte de la plata que había adelantado el club blanquiazul, por lo que les tocó inaugurarlo a los tumbos y con aforo de 10,000 personas. De hecho para terminar de construir su sede les tocó recaudar fondos con varias giras por Europa y América y con la venta de su figura, el famoso Ricardo “El Divino” Zamora al Real Madrid.

Ahora vamos a lo de Periquitos: el tema con el segundo club de Barcelona era ese precisamente, que eran un segundón no solo en palmarés sino en hinchada. Entonces cuando comenzaron a jugar en el Sarría en la década del veinte sus tribunas presentaban más vacíos que la defensa del DIM de 2017-I (perdón, no lo supero aún). La prensa, y en especial un corrosivo diario deportivo llamado Xut! comenzó a mamarles gallo hablando que a los partidos del Espanyol iban «cuatro gatos«, y después se completó el oprobio hablando de «Cuatro gatos Periquitos«. ¿Por qué lo de Periquitos? Porque por esos mismos años se popularizó en España la tira cómica de Felix el Gato, al que en ese país, con su particular costumbre de denominar todo con nombres cacorros, llamaron Gato Periquito. Así que a la escasa hinchada del Espanyol los llamaban «Los Cuatro gatos Periquitos» para mamarles gallo, pero con el tiempo el sobrenombre no solo se abrevió a «Periquitos» sino que fue acogido como propio por la fanaticada.

Una revista deportiva de Barcelona en 1930 burlándose de los cuatro periquitos del Espanyol y del hecho que tuvieran que vender al gran «Divino» Zamora al Real Madrid para terminar de construirse el estadio. (Fuente). El club sigue existiendo hoy, la revista desapareció, así que se la mandaron a guardar

Leganés: Pepineros. Así se les dice a los habitantes de la pequeña ciudad vecina de Madrid, debido a su tradición agrícola en particular dedicada al cultivo del Pepino. Y por extensión, al equipo también se le conoce así.

Levante U.D.: Los Granotas. Yo era uno de los que juraba y comía mocos que lo de «Granota» le venía por uno de los colores del club valenciano. Y no-se-ñorrrrr: el apodo les viene del primer estadio en el que jugó el club tras la Guerra Civil, un tal Campo de Vallejo, perteneciente a otro club de la ciudad con el que se fusionó. El escenario estaba a orillas del río Turia, a orillas del cual la fauna local era un pletórico éxtasis de ranas cagando saltando; de ahí comenzaron a llamar a los hinchas del Levante como «Granotas«, que significa «Ranas» en valenciano. Al menos quedo tranquilo porque nadie de acá sabía esta vaina…

Qué vaina tan perturbadora, no joda

Málaga F.C: Los Boquerones. El boquerón es un pescado muy consumido/producido en la ciudad de Málaga, por lo que a sus habitantes se les dice coloquialmente «boquerones«. Y ajá, se extendió el apodo al club…

Mallorca: Bermellones. En alusión al color de su uniforme: «vermelló» es «rojo» en catalán.

Real Oviedo: Carbayones. A los habitantes de esta ciudad se les dice así en alusión a un roble de más de 500 años que existía en la ciudad y que fue talado en 1870 y algo. ¿Y entonces? Ah, «carbayón» es «roble grande» en asturiano. Y al histórico equipo fundado en 1926, hoy en Segunda División y que estuvo a punto de desaparecer hace algunos años, se le pegó el nombre de la ciudad.

Osasuna: Rojillos. Muy fásiu: por el color de la camiseta. ¿Y por qué no simplemente «Rojos«? Volvemos a la tan española afición a diminutivos maricas…

Recreativo: El Decano / El Abuelo. Se considera a este club de Huelva fundado en 1889 y que hoy está en Segunda B como el primero de España, y de ahí los apodos.

Real Madrid: Los Merengues / Los Blancos / La Casa Blanca / Los Galácticos / Los Vikingos. El club más idolatrado y a su vez odiado del mundo mundial tiene muchos apodos, casi todos ellos obvios o ultraconocidos. Los primeros tres que mencionamos tienen que ver con – uhhhh descubrimiento – el color de su uniforme; de estos lo de Casa Blanca se me hace el más relevante, por que al igual que la otra son reconocidos centros de dinero y poder que acumulan riquezas gustando de aplastar política ye económicamente a sus rivales. Lo de «Galácticos» viene de los primeros años de Florentino, que de por sí agarró un club ultraprestigioso pero lo convirtió en una máquina de gastar billete, ganar títulos y vender marketing, con la costumbre además de comprar siempre a un jugador top 10 cada año para que la afizión se emozionara.

Lo de «Vikingos» tiene dos versiones: una que es la opuesta a lo que comentamos de «Indios» para el Atlético (que a diferencia de estos el Madrid compraba en los setenta solo jugadores centroeuropeos), pero la más creíble dice que viene de un titular del «The Times» inglés de 1960, que comparaba el equipo de Di Stefano, Puskas y demases con las hordas vikingas que arrasaban todo a su paso.

Real Sociedad: Los Txuri Urdin. Como seguramente todos los lectores sabrán, «txuri urdin» significa «Blanquiazul» en euskera, pero para qué sigo ofendiendo sus conocimientos del idioma vasco dando más explicaciones….

Sabadell: Les Arlequinats (Los Arlequines). El uniforme de este venerable y antiguo club (fundado en 1903) de la provincia de Barcelona es uno de los pocos en el mundo con diseño no de rayas verticales y horizontales, ni plano, ni nada similar, sino de cuatro cuadros azules y blancos (dos y dos), como los arlequines de la Edad Media. Y por eso se les dice «Los arlequines«. Su segundo uniforme es igualito en diseño solo que reemplazando el azul por el rojo.

El uniforme del Sabadell se puede apreciar acá en esta foto de un partido en el que enfrentó al Deportivo Pereira

Sevilla F.C.: Nervionenses / Palanganas (!!!). El de «Nervionenses» es el apodo universalmente conocido para uno de los dos grandes de Sevilla, y su origen es bastante simple: tiene que ver con la ubicación del estadio Ramón Sánchez Pizjuán en el barrio sevillano de Nervión. Lo de «Palanganas» no lo conocía, la verdad, pero es muy usada en España. Según parece viene de la forma ovalada del estadio y a que las palanganas antes eran blancas con detalles rojos.

Hay otra versión más rebuscada que un putas, pero que vale la pena contar así sea que tenga más credibilidad una desmentida del CDU que esta historia. Dice el cuento que el club en sus orígenes solo admitía socios de la oligarquía sevillana, hasta que en 1905 se invitó a hacer parte del mismo a un jugador de orígenes obreros, y se armó el mierdero: los más elitistas rechazaban la admisión de gente así de fooo (?), y los otros decían que ya era hora que el club permitiera el ingreso de todos los estamentos sociales.

No se sabe si al fin admitieron al cholo (?), total que los que estaban a favor de su inclusión – dice la historia – se retiraron del club en protesta por las restricciones sociales, y que – párale bolas – al irse dejaron en la sede del equipo una palangana (!!) con un lazo rojo y una nota que decía así: “Aquí os dejamos como despedida esta palangana, que la utilizaréis de por vida para recoger las lágrimas que derramareis, no por vuestros fracasos, sino por nuestros éxitos, pues a partir de ahora estaréis más pendientes de ellos que de vuestra propia realidad“. ¡¡Chúuuuuupate esa!! Algunas versiones van más allá en el desvarío y dicen que el Betis se fundó por estos socios disidentes (….). Bacana la historia, pero solo le faltó decir que el jugador obrero rechazado después se dedicó a estudiar para superar los prejuicios y se convirtió en el mismísimo Albert Einstein….

La palangana sevillista

Valencia: Chés. Al igual que varios de los de arriba, el sobrenombre del club se toma del de los habitantes de la ciudad, a los que les dicen coloquialmente así por su costumbre de usar la interjección «Che» antes de una frase. Sí, así como en Argentina…

Real Valladolid: Pucelanos. Otro más que comparte su apodo con el de la ciudad: a Valladolid se le dice popularmente Pucela y a sus habitantes pucelanos desde tiempos inmemoriales.

Fuentes: 1, 2, 3

YoSoyElCarlos

Secretario General, Subcomisario Político, Jefe de Redacción, vocal, tesorero, mensajero, consejero y La Vieja de los tintos del Politburó de La Monserga del Fútbol. Más hincha del DIM que un hijueputa. Acuario pero no Virgo. Arquero puteador. Excelente memoria para cosas que no sirven.

7 comentarios sobre “Etimología de apodos de clubes del fútbol mundial – hoy, España

  • el 21 junio, 2017 a las 10:20
    Permalink

    excelente post colega YSEC!
    un modesto aporte
    ‘rojillos’ no es el apodo más reresentativo de CAO (osasuan significa ‘salud’, bien podrían terner un poo tipo ‘los medicos'(?)); es el apodo por el que se identifica la ‘afición’ filo española; la otra mitad (o un poco más), le llama ‘gorri’/’gorris’; que es rojo en euskera
    la barra brava (risas) de CAO es la indar gorri (fuerza roja) y representa a la mitad vasca (o navarra, es lo mismo)

    nota: fijate detrás de la narigona(?) del cartel, está uno con la bandera de ‘indar gorri’, y hay un aguila negra (arrano beltza) en el medio; ese águila pertenece a la vieja bandera del reino de navarra, cuna de lo que se llama hoy ‘nación vasca’
    suyo, ondaru(?)

    Respuesta
    • el 21 junio, 2017 a las 10:57
      Permalink

      Gracias compañero. Muy buen aporte: había visto lo de «gorri» pero no pensé que tenía tanta trascendencia, mal ahí yo.

      Voy a obviar lo de «suyo» (?).

      Abrazo, pana.

      Respuesta
  • el 21 junio, 2017 a las 13:09
    Permalink

    Ah, yo que pensaba que lo de Armeros era en homenaje a un juego carroloco y sin fundamentos técnicos (?). Gran post don izeq

    Respuesta
    • el 23 junio, 2017 a las 12:30
      Permalink

      Tal cual, esperaba una mención a Pablo Estífer en algún momento… decepción(?)

      Respuesta
  • el 27 junio, 2017 a las 11:50
    Permalink

    «vermello» no puede ser rojo, a Brasil por ejemplo le dicen la «vermello-amarehla» y ellos no tienen rojo, incluso el segundo uniforme es azul y blanco.

    Respuesta
    • el 27 junio, 2017 a las 15:48
      Permalink

      Pana, como así? A Brasil le dicen «verde amarelha».

      Respuesta
  • el 17 julio, 2017 a las 14:06
    Permalink

    jajaja Johncito esta vermellando fuera’el tiesto…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: