Compendio de, o intento de, apodos del fútbol colombiano – Vol II: apodos de personajes (reales o de ficción)

Qué vaina con los apodos: cuando son bien colocados y/o los tienes desde chiquito terminan al final reemplazando tu nombre propio. Por ejemplo, en la universidad conocí a un man que le decían «Fifo» a secas: era de esos a los que nadie les conoce su nombre real a tal punto que si uno lo escuchaba no sabia de quién putas estaban hablando, a menos que dijeran su apodo y uno enseguida «¡Ahhhhhhhh, Fifo!«. Al man no le molestaba para nada, y de hecho se presentaba directo con el apodo: me imagino que si se casó (recuerdo que no le gustaba para nada el fútbol sino el voleibol, o sea que dudo que lo haya hecho (?)) el cura le dijo «Fifo, aceptas por esposa a…«. Total que años después supe que el sobrenombre le vino desde niño, porque en las tardes en que los pelaos de la cuadra pateaban la pelota en la calle, él era el dueño de una que decía «FIFA». Entonces cuando llegaba a jugar decían de manera sin malicia «Ahí llegó el Fifo«, y así se quedó.

También me acuerdo de otro man que conocí al que le decían «Navarro«, porque su figura y pinta recordaban de una al ex-guerrillero del M-19, ex-candidato presidencial, ex-líder de su partido y ex-todo Antonio Navarro Wolff. Al man no le molestaba el mote a pesar que cuando a uno le decían «¿sabes cómo le dicen? ¡Dizque Navarro!» se cagaba de la risa todo el resto del día por la infinita maldá de la gente, y se acostumbró tanto que cuando lo llamaban a su casa y preguntaban «¿Sí, con quién hablo?» respondía «Con Navarro» (!) de la manera más natural del universo. No sé qué será de la vida del man ahora, pero le deseo que le haya ido mejor que al personaje que inspiró su apodo.

Recordé todo esto ahora que escribí este post de apodos derivados de personajes – reales o de ficción… los personajes, no los jugadores, maco! – de los jugadores del fútbol colombiano. Como en el post anterior, dedicado a los apodos de animales en el gremio de los pateadores de balón, 1) la selección hecha acá cubre principalmente a los jugadores que este pecho alcanzó a ver, y 2) estoy consciente que esta lista es incompleta, por lo que son bienvenidos los aportes del respetable. ¿Preguntas? Listo, no siendo más, ¡dale al play, Gumersindo!

Ricardo Amado «El Gandhi» Rodríguez

Gandhi

Uno de los fijos que salen siempre en las tertulias de desocupados como uno (?) es «El Gandhi» Rodríguez, movedizo pero poco dañino delantero chocoano que deambuló por Pereira, Nacional y Sporting de Barranquilla a finales de los 80, y que le debía su apodo al parecido físico con el gran patriarca de los memes motivacionales y los mensajes de superación de las redes sociales, y que según fuentes por confirmar, fue líder de la independencia de la India. Según esta gloriosa y extinta fuente de datos gloriosos, parece que tuvo mierderos con la justicia y su paradero es desconocido, o sea que tan pacífico no era…

Gabriel Jaime «Barrabás» Gómez

Barrabas
El cuestionado volante de Nacional, DIM, Cali, Millonarios y la selección Colombia en los finales 80 y tempranos 90 fue conocido con el apodo de «Barrabás» desde el momento en que surgió en el club verde dólar de Medellín, circa 1982, cuando aún era muy calidoso y no el picapiedra irascible y foulero de finales de su carrera. El mote le viene de su abuelo: él lo llamaba así porque de niño era más necio que Ur*be con twitter. Según él mismo cuenta: «Lo mío no era el estudio (…). Me volaba, me tiraba por un muro para irme a entrenar, me echaban, me volaba, y mi mamá me mandaba a trabajar con mi abuelo, con el papá de ella. Él iba a misa todos los días a las seis de la mañana, yo lo acompañaba, y me decía “Barrabacito, vamos para misa”». Qué mariquita tan cansón: será por eso que quería seguir de titular a pesar de tener el 2.65% de nivel de Harold Lozano en la selección de 1994.

Guillermo «Manimal» Cortés

Manimal

Delantero ¿tumaqueño? que se hizo más o menos famoso en el Once Caldas de principios de los 90, en el que era titular. El origen del apodo no lo sabemos, y quién sabe qué oscuro origen tiene que ni quiero adivinar, pero lo seguro es que se relaciona a la serie de televisión que dejó mucho recuerdo entre aquellos que vivieron (?) los ochenta. La fama efímera le llegó después de un partido en El Campín en el que bailó a la defensa de Millonarios y se zampó tremendo golazo de casi 50 metros, lo que llevó a que la prensa de la capital le diera bastante bombo (como solía pasar con cualquiera que hiciera partido allá). Después de eso no tuvo mucha figuración y terminó yendo al fútbol venezolano. Lo más probable es que el apodo le viniera o por que no era muy agraciado (?) o porque era un animal del área, o pretendía serlo.

Fabio «El Policía» Hurtado

policia

Tenemos muy pocos datos de este delantero que jugó, hasta donde sabemos, en Cúcuta Deportivo a finales de los 80 y en el viejo Rionegro de la Copa Concasa en 1991 y 1992. Solo tenemos sus registros goleadores con ambos equipos (decentes aunque no demoledores) y el Dátolo que fue el autor del gol que supuso la última victoria hasta la fecha del Motilón contra Santa Fe en El Campín, en 1989. Pero este apodo siempre me llamó la atención demasiado como para dejarlo de lado: si alguien ubica al ex-jugador o se sabe el origen del remoquete, se le agradece el aporte.

José Manuel «Willy» Rodríguez:

Willy

Aún se recuerda mucho a esa dupla del Deportivo Cali noventoso de «Los Mellizos del Gol«: Níver Arboleda y «Willy» Rodríguez, que en una época se cansaron de meter goles para el onceno que hoy los recibe en diversas canchas sudamericanas. Ahora, el primero de ellos se salvó de esta sección porque con ese nombre para qué apodo, pero al segundo sí lo reseñamos acá: entiendo que al hoy entrenador del Bucaramanga – que lleva dos ascensos en 3 años, uno con los Leopardos y otro con el gracias a Dios desaparecido Uniautónoma – lo compararon en su juventú con el gran Willington Ortiz, y de ahí le quedó el apodo.

Robinson «Rufay» Zapata

Mira que a «Rufay» la carga de los 9 goles de Londrina lo va a perseguir toda la puta vida con la persistencia que siempre tienen los malos recuerdos. Pero eso no le quita que la carrera de este portero nacido en Florida (Valle) en 1978 haya sido (de hecho, sea, porque aún sigue vigente) respetable. Después de un prometedor inicio en el América – con un pequeño intermedio en ese Real Cartagena que parecía la B de los Diablos Rojos pero vestidos de amarillo – se fue a Argentina a mamar banca en Independiente, Rosario Central y Belgrano (en este último atajó más). De ahí se fue a La Serena (Chile) sin mucho éxito, hasta que renació en el Cúcuta Deportivo de Pinto y el profe Bernal que se cubrió de gloria por única vez en su tortuosa (?) historia. Después pasó al Steaua Bucarest en el que le fue bien por tres años, luego a un club ignoto de Turquía y se devolvió a Colombia a intrascendentearla en Pereira, Águilas Doradas de (momento que estoy buscando en un Atlas cuál sede tenían en esos días) y Millonarios. Y otra vez, cuando ya se lo tenía casi que en la categoría «refuerzo que se trae no para ser titular sino para generar confianza en la afición«, volvió a resurgir en el pórtico de Santa Fe. Bien por el man. El apodo de «Rufay» (así, con «y») le viene de su supuesta admiración juvenil por el arquero nigeriano Peter Rufai, titular con su selección en los mundiales de 1994 y 1998. Digo «supuestamente» porque suena rara la historia de alguien admirando a un portero decente pero no megaestrella como Rufai, pero en todos lados donde he consultado viene la misma historia…. me suena más que algún técnico o compañero le impuso el apodo desde pelao…

Juan Carlos «El Zarco» Henao

Meme_caradegato
Abundan por internet los memes referentes al inmortal «Zarco»

El histórico y eterno arquero del Once Caldas y con pasado en Dinastía de Riosucio (!!), Millonarios y Santos, entre otros, va a irse a la tumba con el apodo de «El Zarco» por su supuesto (?) parecido al personaje de  la gran película «La Vendedora de Rosas«. Ojo que eso no quiere decir que Henao tenga pinta de pillo, sino que el actor tenía pinta de arquero… pero el portero nacido en Medellín hace 45 años (y aún en actividad… los 40 definitivamente son la flor de la vida (?)) no siempre tuvo esa pinta: en sus inicios en el Dinastía de la Copa Concasa se veía así:

Juan-Carlos-Henao-foto
«Huy, quieeeeeeetoooooooooooooo…» (Fuente)

Jesús «El Kiko» Barrios

La carrera de este delantero cesarense (no es de Valledupar: nació en el municipio de La Paz) fue mucho más decente de lo que uno pensara así de primerazo: surgió del Junior ochentoso, en donde se hizo un lugar de vez en cuando en la titular, y en el que le alcanzó para ser convocado para la Copa América de 1983 (de hecho, jugó un par de partidos en el torneo, uno de ellos como titular ante Perú en Lima). Pero su momento de mayor gloria fue en el Atlético Bucaramanga del Tucho Ortiz, equipo al que llegó en 1990 y en el que se convirtió en líder en la cancha y fuera de ella y en goleador cuando el país ya lo daba casi como reliquia del pasado. Lo de «Kiko«, apodo que se convirtió en parte de su nombre, le viene por sus cachetes. A ver, cachetes, «Kiko» el del Chavo… ¿captas?

Anthony «El Pitufo» De Ávila

El origen del apodo es muy obvio para esta gloria del América y el fútbol colombiano, que a pesar de medir como 5.7 Armstrongs (?) era una bestia demoledora en el ataque. Lo que no sé es si el apodo vino asociado no solo al detalle ese de su estatura sino también por ser habitual de la popular nómina de «Los Pitufos» del América, equipo alternativo en que además estaban Alex Escobar, «El Pony» Maturana, Humberto «El Beto» Sierra y otros calidosos que no tenían tanto cupo en la titular de Cabañas, Gareca, Bataglia y compañía. Ahora, el apodo original del crack samario siempre fue «El Pipa«, que le heredó de su papá, ex-jugador de béisbol consagrado a nivel depertamental y al que le decían «El Pipón» (en la Costa Caribe, «pipa» es «barriga«).

Henry «El Ferry» Zambrano

El apodo de este hábil delantero del DIM, Junior, América y Nacional – entre otros 129 clubes en los que jugó – no se debe al medio de transporte acuático. Zambrano nació y creció en un barrio llamado «El Ferry«, áspero sector del municipio de Soledad (Atlántico). Así que estrictamente no debería ir en este post en particular, pero lo dejo para que no salga alguno a quejarse «faltó el Ferryyyyy» (gracias por el Dato a nuestro corresponsal en Cartagena, Jorge Romero)

Miguel «El Fercho» González Palacio

fercho

Uno más de la interminable fila de «familiares_del_Pibe_Valderrama«) que inundaron las canchas colombianas en los 80 y principios de los 90. El «Fercho» González surgió de la cantera del Unión, y como tal tenía todo el ADN de defensor central del Ciclón Bananero: fuerte, rústico, áspero en la marca, sin asco para dar guadañazos al contrario y que no te daba una pelota por perdida ni muerto. Surgió a la fama en aquella famosa selección subcampeona de los juegos Odesur de 1986, en la que destacó no solo en la marca sino que por los misilazos que se mandaba al arco contrario (así le zampó un golazo a Perú). Del Unión se fue para Huachipato de Chile, duró poco y después alternó por equipos como Bucaramanga, Cúcuta, DIM y Caracas F.C. El apodo le vino porque se dio a conocer en la misma época en que el país se pegaba al televisor todas las noches a verse las andanzas del «Gallito» Ramírez y la Niña Mencha; el villano era un boxeador llamado «Fercho» Durango con el que el jugador samario compartía el mismo gusto por el peinado tropical. Hoy en día tiene una escuela de fútbol en Santa Marta.

Edigson (!!!!) «Prono» Velásquez

Prono

Si de por sí el hecho de llamarse «Edigson» es una carga para toda la vida, ahora imagínate si le añades un apodo que se te pega de una. Aunque, comparando nombre y sobrenombre, sale ganando con el apodo Edipson (¿así era?) «Prono» Velásquez, arquero nacido en Medellín y surgido en el Envigado, y con una amplia carrera en el equipo naranja, Junior, Real Cartagena, Santa Fe, América, Nacional, Boyacá Chicó, Deportivo Pereira e Itagüi-Rionegro-Pereira-[Inserte coordenadas al azar aquí] Águilas Doradas. A Edickson lo bautizaron de esa manera por su parecido físico con el portero argentino Carlos Enrique Prono (acá ta), que dejó buen recuerdo a finales de los 80 en Quindío y Once Caldas, entre otros. Supongo que en esa época Editson tenía más pelo…

Carlos «Tribilín» Valencia

Tribi
«Tribilín» en una pausa de un entrenamiento con el Deportivo Cali

Este arquero nacido en Cerrito (Valle) jugó gran parte de su carrera para el Deportivo C6li, club en el que se formó y debutó como profesional a mediados de los años 70. Coronó buenas campañas e incluso convocatorias a selecciones Colombia: de hecho fue titular en la de los preolímpicos de Moscú 1980 y en algunos amistosos de mayores – tapó para la selección en la primera victoria ante Argentina, en 1984, por ejemplo – pero siempre tuvo competencia brava en el puesto. Terminó su carrera en Tolima y Unión Magdalena a fines de los 80. El apodo se lo pusieron desde las divisiones inferiores del club azucarero relacionando su aspecto flaco, desgarbado y como de agüevado (?) con el del personaje de Disney. Menos mal que jugó acá en Colombia y no en España, porque allá le hubieran zampado «Goofy«, y de ese apodo no se retorna con dignidá.

Héctor Ramón «El Rambo» Sossa

07-Hector Ramon SOSSA - Santa Fe 1989

Delantero argentino que se cansó de cagar a goles al rival vistiendo la camiseta del DIM (fue goleador del torneo con nosotros), Unión, Bucaramanga y Santa Fe. Era una bestia llena de enjundia y gol, de esos que no coronaban selección Argentina pero que sabías que hacía goles en cualquier equipo, llámese Cúcuta o Real Madrid. No tengo confirmado el origen del apodo con el que se hizo famoso y que siempre se asoció con su apellido, pero tengo dos Dátolos claros: 1) que lo llamaron así en Colombia, no en su país natal y 2) que se relaciona con el personaje reaganista y asesino de comunistas (?) de las películas de los 80, probablemente por su motilado de jugador de Buenas Peras y en su capacidad goleadora. O sea, no es que Rambo le haya ganado a vietnamitas y rusos a punta de goles, sino que… ajjj, ustedes entienden la metáfora… tan goleador era que una vez le valieron un gol que no entró como por metro y medio de la raya, y si no me creen miren abajo (bueno, pudo ser que el árbitro era cegatón y se metió tremenda cagada. pero dejémosla ahí…)

Gilberto «Memín» Granados

Memín
(Fuente)

Delantero creo que samario, surgido del Unión a mediados de los 80, que tuvo una carrera decente en el equipo de la bahía, en Cúcuta y en el Bucaramanga hasta donde sé. No tengo muchos datos de su carrera, ni del origen de su apodo, pero supongo que lo relacionaron por algún motivo al personaje de la tira cómica mexicana que se hizo muy popular en el país a principios de los ochenta. Fue curioso: la tira fue escrita como en el cincuenta y pico por una destacada dibujante mexicana, y narraba las aventuras de un niño no solo negrito sino literalmente parecido a un miquito (en serio: de hecho la tira no es bien vista en varios países sensibles por los prejuicios racistas), pasa que eran los estereotipos de esos tiempos…. Bueno, el cuento es que a Granados lo asociaron con el apodo, pero si uno lo ve en fotos como la de arriba pensaría que se trata de un Memín pero cincuentón y manejando un taxi en Cartagena.

Luis Octavio «Ormeño» Gómez

Ormeño

Durante años en el Poderoso solo tuvimos a «Ormeño» como el único arquero de buen nivel surgido de la cantera del equipo. Y de verdad el portero antioqueño (ese nombre de «Luis Octavio» solo puede venir de Antioquia) comenzó tapando bastante bien, pero entre lesiones y banqueadas por arqueros extranjeros, el nivel de «Ormeño» (que lo había llevado hasta la selección Colombia en las eliminatorias de México 86, con suerte, eh, dispar) bajó notablemente. Con los años los recuerdos atenúan la mala imagen de sus últimos tiempos y permiten apreciar lo que fue en sus inicios, cuando tapada de-to-do e infundía bastante seguridad en ese DIM que fue la base del Nacional campeón de la Libertadores (?). Durante mi niñez pensé que lo de «Ormeño» era de hecho su nombre, pero mucho después me enteré que en realidad era un apodo que le colocaron por su parecido con un jugador peruano de ese apellido que jugó por acá.

Y cerremos este post con las siguientes menciones adicionales:

  • Nelson «Tyson» Rivas: al defensor central valluno le colocaron el apodo en su debut en River Plate, en el que se destacó no solo por su juego sino por ser negro (?). Bueno, en serio: así le colocaron los hinchas de River (imagínate, ¡si apodaban «Negro» a Astrada!). El resto de su carrera en varios clubes de Italia, Canadá, Colombia y Ucrania se ha destacado sobre todo por eso mismo… ¡por el juego, por el juego!
  • Juan Carlos «Paolo» Rodriguez: delantero manizalita (¿o bogotano?) de Once Caldas y Santa Fe a finales de los 80, al que apodaron así porque hacía recordar al gran goleador italiano Paolo Rossi. Ah, aclaro que no por los goles sino porque era flaco y blanquito.
  • Luis Fernando «El Chonto» Herrera: un técnico que tuvo cuando aún jugaba en el fútbol aficionado de Medellín lo llamaba así porque le recordaba al histórico Julio «El Chonto» Gaviria, y así se quedó para toda la vida.
  • Armando «El Piripi» Osma: la historia dice que cuando el gran delantero santandereano del Deportivo Cali y el Bucaramanga era niño le gustaba un payaso llamado «Piripipi«, pero nunca pudo pronunciar bien el nombre. Entonces con la crueldad propia de los niños (?) le empezaron a mamar gallo con el nombre truncado y así se quedó para toda la puta vida… les debo fotos del payaso, pero prometo que las buscaré sin descanso.

 

YoSoyElCarlos

Secretario General, Subcomisario Político, Jefe de Redacción, vocal, tesorero, mensajero, consejero y La Vieja de los tintos del Politburó de La Monserga del Fútbol. Más hincha del DIM que un hijueputa. Acuario pero no Virgo. Arquero puteador. Excelente memoria para cosas que no sirven.

25 comentarios sobre “Compendio de, o intento de, apodos del fútbol colombiano – Vol II: apodos de personajes (reales o de ficción)

  • el 22 abril, 2016 a las 10:40
    Permalink

    pri! (?)

    Faltó mencionar a David «El Meneito» Mendoza, ese delantero que tuvo su paso por el Junior de Barranquilla

    Respuesta
    • el 22 abril, 2016 a las 11:01
      Permalink

      … será reseñado cuando llegue su momento (?), en su post respectivo, compañero (este es de apodos de personajes)

      Respuesta
    • el 22 abril, 2016 a las 12:01
      Permalink

      Jaaaaaaaaa con razón quedó con esa cara «El Piripi» (?)

      Respuesta
  • el 22 abril, 2016 a las 13:21
    Permalink

    Bacano el post Master, mis apostillas:
    -Ya había escuchado eso de que Barrabas había sido un jugador de buen pie, pero me cuesta creerlo. Cada que veo un video de él, lo único que hace es pegar patatas y mirarle la camiseta a los contrarios. Y pensar que el imbécil Maturranga lo prefería por encima del GRAN Harold Lozano.
    – Henao tuvo su parecido al Zarco antes de practicarse la cirugía maxilofacial que le compuso la cara (comparar foto 1 y 2 de su apartado), después de eso no lo veo tan parecido.
    – El Fercho Gonzalez Palacios si es IGUALITO al de la novela, jajaj causa hasta risa.
    -Siempre me pregunté porque le decían el “Prono” a Edigson (!), gracias a La Monserga ya obtuve un sueño cumplido (?).
    -El gol del Rambo Sossa es para entrar a la cancha y empalar al árbitro.
    -Sigo con la duda, Que carajos es un “CHONTO”?
    -Gracias por la mención.
    Saludos…

    Respuesta
    • el 22 abril, 2016 a las 14:20
      Permalink

      George, gracias, llave:

      – Seguro que lo de Barrabás sí, llave. Estojojo lo vieron jugar varias veces y sí, era buen jugador, muy polifuncional y de buen manejo.
      – «Chonto» me imagino que es por lo del tomate chonto, la variedad pequeña del tomate (no la grande para ensalada).

      Respuesta
      • el 25 abril, 2016 a las 09:07
        Permalink

        De hecho en Bogotá «Chonto» se le dice a algo gordito y redondito

        Respuesta
  • el 22 abril, 2016 a las 14:56
    Permalink

    Falto Liz «Migajita» Basky

    Respuesta
    • el 23 abril, 2016 a las 04:14
      Permalink

      ¿Compañera de Ruth «Caperucita Roja» Menige y de Sue Majer?

      Respuesta
    • el 25 abril, 2016 a las 11:22
      Permalink

      Liz Basky??? le hicieron un atentado terrorista a tu cerebro o que? O voltiabas tajadas mientras oias el tv con los partidos de Alemania?

      Respuesta
  • el 22 abril, 2016 a las 18:44
    Permalink

    1. Rambo fue reaganista después de la segunda película. Antes era una víctima de la voracidad imperialista, incapaz de volver a la civilidad (?).
    2. Lo mejor que le pudo pasar a Rufay Zapata fue el novelón de la salida de Camilo Vargas de Santa Fe.

    Respuesta
  • el 25 abril, 2016 a las 09:05
    Permalink

    Bkno el post master, de apodos simpaticos le faltaron el alpinito y la perra (aunque me asusta un poquito saber del ultimo)

    Respuesta
    • el 25 abril, 2016 a las 09:09
      Permalink

      Compañero, «La Perra» se reseñó en el primer post de esta serie (el link está al principio de este artículo).

      «Alpinito» tendrá su oportunidá en un futuro post, pues hay varios más en carpeta.

      Respuesta
  • el 25 abril, 2016 a las 12:46
    Permalink

    hola, YSEC
    Jeringa Guzmán podría ir… ¿el apodo no fue por el humorista?

    Respuesta
    • el 25 abril, 2016 a las 15:41
      Permalink

      La verdad no sé…. siempre pensé que era por ser flaco, o algo así

      Respuesta
  • el 26 abril, 2016 a las 11:17
    Permalink

    Carlos que buena información …aunque faltan apodos memorables tal como LA CACHAZA HERNANDEZ. me gustaría COMUNICARME CON USTED PARA UN PROYECTO QUE TENGO RELACIONADO CON ESTE POST. GRACIAS

    Respuesta
    • el 26 abril, 2016 a las 11:25
      Permalink

      Hágale, compañero: lamonsergadelfutbolo@gmail.com

      Ahhh, y a todos los que aportan apodos se les agradece y a su vez se les pide leer el puto texto (?) donde digo que este en particular es de «Apodos de personajes», el primero fue de «apodos de animales», y pronto vendrán los demás.

      Respuesta
      • el 26 abril, 2016 a las 11:30
        Permalink

        ok….es primera vez que veo esta pagina.

        Respuesta
  • el 29 abril, 2016 a las 14:08
    Permalink

    Buenas maestro, Recuerdo del junior noventoso a Gober «Robocop» Briasco. En que categoria irá «Efectividad» Serrano?

    Respuesta
    • el 29 abril, 2016 a las 14:40
      Permalink

      En una que sea llamada más o menos «Apodos bacanos, marica», en serio.

      Respuesta
  • el 4 mayo, 2016 a las 23:41
    Permalink

    Excelente post mi estimado, no obstante debo hacer una aclaración de tipo gramatical, ya que el gentilicio de nosotros los nacidos en el Gran Valle del Cauca es Vallecaucano y no Valluno.

    Lo otro es para dar mi humilde aporte a este magnánimo post y ahí les va:

    1) Alexander Daza «El goleador de la década». Este limitadisimo y discreto delantero del millos noventoso fue así apodado por «el seminarista de ojos azules» Don Carlos Julio Guzmán. Su origen, pensaba yo en aquellos pueriles años era debido a la calidad y olfato goleador del malogrado delantero, y a que tenía una altisima cuota goleadora y que en efecto, era el goleador albiazul de la década de los noventa. Unos años después descubrí sin sorprenderme mucho que era debido a que hacía un gol cada diez partidos, de ahí el consabido remoquete.

    2)Toda mi maldita vida de infanto e impuber pensé que Ormeño era un nombre o en el peor de los casos, el apellido de este eterno suplentón de Zape.

    3) Arley Betancur. Grandioso y a la vez rupestre y pedernal mediocampista del Superdepor (otrora mejor equipo de la galaxia, hoy de infamia recibiendo goleadas a diestra «seis»niestra, haciendome sentir pena ajena en los diferentes gramados latinoamericanos) campeon con pecoso y con cheché, que en sus comienzos fue apodado «Garequita» Betancur por su corte de pelo similar al del troncazo pero efectivo killer de aquel America ochentoso; aunque luego del dantesco espectaculo en el pre-olimpico sub-23 de Mar del Plata del 95 viera transformado su remoquete por el de «el travieso», haciendo similitud tambien con el comic gringo «Daniel El Travieso o en inglés Dennis the menace». De aquí en más sería conocido como «Arley El Travieso». Memorable es la entrevista que le hiciera el finado Pacheco en su programa Charlas con Pacheco, sobre aquel bochornoso incidente en tierras argentas.

    3) Nestor «Palmira» Salazar. Un apodo bastante simplón puesto por el periodista Oscar Renteria Jimenez a este piscinero delantero. Y debo decir que siendo yo nacido en aquella población (cuyo gentilicio es Palmirano y no Palmireño como dice cierta inmunda canción guapachosa) este apodo no es para nada innovador ni muestra algún rasgo o parecido con algo o alguien, es como decir Juan Pablo «Medellín» Angel o Jose María «Barranquilla» Pasos…No te dice nada esa chapa.

    4) Una pregunta a modo de investigación para un nuevo post (alerta de spoiler), y es descifrar los origenes del apodo de Freddy Grisales, El totono. Probablemente en algún lugar o en alguna parte ya hayan hablado de este apodo, pero no lo he llegado a ver, oir o mencionar, por lo que a estas alturas desconozco totalmente que diablos es un totono y para que sirve.

    Bueno, creo que en otro momento podré hacer alguno que otro comentario, es todo por ahora. Se despide un amigo y admirador de su grandiosa obra. Saludos.

    Respuesta
    • el 5 mayo, 2016 a las 08:34
      Permalink

      Gracias por sus comentarios y aportes, señor, incluyendo lo de «valluno».

      Respuesta
    • el 5 mayo, 2016 a las 08:37
      Permalink

      Ah, y lo de Totono, está en estos momentos siendo fuente de investigación por nuestros expertos asesores ex-Mossad y KGB.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: