Con gusto, Argentina, ahí estaremos siempre para cuando nos vuelvan a necesitar / Joe Pekerman & His Comets

Somos el levantón anímico de Argentina. Somos el Red Bull de Argentina. Somos la pastillita de éxtasis que necesita Argentina siempre que anda mamada, bajoneada y a punto de tirar la toalla. Somos la amiga con derechos de Argentina. Somos la Cantimplora de Argentina. Somos el arroz_en_bajo de Argentina, que cada vez que anda desparchado nos llama a ver si nos da una vueltica. Somos el bonus track de Argentina. Somos el comodín de Argentina. Somos tres puntos andantes, volando y siempre cayendo del lado de Argentina. Eso somos ahora, lo fuimos durante toda nuestra historia futbolística hasta 1987, y lo volvimos a ser desde 1999 más o menos.  No podemos más de lo putas, de lo cagados y de lo facilones que somos como selección cada vez que nos ponen en frente once manes vestidos a rayas celeste y blanco (muertos, cracks, petardos, genios, lo que sea que nos pongan),

¡Qué manera de valer mondá la de nosotros!. Como en 2011 con Sabella y en 2015 con el Tata Martino, nos toca enfrentar a una Argentina hecha mierda, llena de dudas, fustigada por prensa y afición, en notorio bajón futbolístico y hasta motivacional. Era la oportunidad (oootra más) para afirmarnos en la tabla y dar además un golpe de confianza y autoridad. Era el momento para que sacáramos aunque sea un empate (puntazo hubiese sido) que nos hubiese mantenido aterrizados sin perder fuelle en las posiciones. Tampoco era para salir a la cancha creyéndonos los putas sin haber ganado un carajo, o llegar queriendo sobrar a un equipazo – golpeado y todo, pero combazo – como ese: era simplemente aprovechar lo que tenemos para imponer condiciones, con un planteo sensato y apoyado en los jugadores que son. Esa era la idea: pero ahí viene el issue de «planteo sensato» y «jugadores que son«: Pekerman mandó una alineación más desconcertante que el discurso de Daniel Torres sobre el plebiscito, y con eso comenzamos torcidos.

Y por nueve minutos pintó bonita la cosa: casi desde el inicio comenzamos con una jugadota de Cuadrado que culminó a lo, bueno, a lo Cuadrado, y todos ufff vamos bien; luego un par de cabezazos de Falcao – se siente bacano jugar con un nueve de categoría de verdad – y todos uffff hoy moja El Tigre; y a los nueve minutos llegó el golazo de Messi y todos uffffff la misma mierda de siempre no joda ajjjjjj. Ahí se acabó el puto partido: y en adelante las poquitas chances de sacar un buen resultado en San Juan se terminaron de ir al carajo entre las dudas de los centrales, entre la cagada-por-partido de Jeisson, entre ¡Balanta jugando de lateral!, entre la inoperancia de los volantes centrales, entre el desubique de Wilmar Barrios, entre los vergueros tácticos de Pekerman, entre que ¡la solución a tus problemas sea Jonathan Copete! (ahí sí teníamos menos esperanzas que musulmán de ser Secretario de Estado de Trump); ayer los únicos que dieron la talla fueron Cuadrado, Falcao y Macnelly cuando entró. Por eso, por la cantidad de papayazos que dimos a todo nivel, hoy la sensación general no es tanto de aburrimiento sino de piedra, de putería, de impotencia. ¡Cómo valemos de mondá, en serio!

Aguanta: ¿estamos siendo histéricos o tenemos razón en quejarnos? ¿Estamos llorando por un partido no más, uno que se perdió ante nada menos que Argentina, y de visitante? A ver, revisemos unos datos antes de proseguir:

  • Con la mano en el corazón: ¿Cuántos partidos hemos jugado bien en estas doce fechas de eliminatorias? Tres: contra Bolivia (recién en la quinta fecha), Ecuador y Venezuela. Contra Paraguay en Asunción y Perú en Barranquilla jugamos de regular a mal pero ganamos, contra Brasil jugamos más o menos y perdimos. Contra Uruguay (los dos partidos), Chile (un tiempo allá y todo acá) y Argentina (allá y acá)  jugamos de mal a muy mal. Resumiendo: en estas eliminatorias la selección solamente ha jugado en buen nivel en tres de doce partidos, ante rivales mediocres o normales.
  • Contra los que nos superan en la tabla hemos jugado ocho veces, sólo le hemos ganado a Ecuador. De resto han sido tres empates (Uruguay y los de Chile) y cinco derrotas (las dos de Argentina, la de Brasil y la de Uruguay). O sea, 6 puntos de 24 posibles.
  • Hemos hecho en total 15 goles en estas doce fechas (1.25 de promedio). De esos, apenas 4 han sido de delanteros (tres de Bacca – ante Bolivia y Ecuador y uno de Teo ante Perú).
  • Llevamos seis partidos en los que nuestros delanteros no meten goles.
  • Nos han metido 15 goles: más de uno por partido.

Y eso si hablamos solo de Eliminatorias: porque post-2014 hemos jugado además 10 partidos por Copa América (la de 2015 y la American Express 2016), de los cuales solo podemos sacar pecho por la victoria ante Brasil en 2015 y los partidos contra USA y Paraguay en 2016 como ejemplos de buen nivel; en total seis partidos de 22 (!!!). O sea: desde 2014 el rendimiento de la selección ha bajado putamente, y esto se evidencia cada vez más cuando enfrentamos a rivales de importantes. La diferencia es que de ese equipo cheverón y efectivo de las eliminatorias de 2012 – 2013 ya no tenemos a un par de locomotoras de laterales sino a dos carretas cumplidoras nada más; ni a los volantes ofensivos rapiditos y punzantes de clase mundial sino a un divo renegón y quejoso con menos nivel actual que pelea de televisión peruana, y a un gordo muy calidoso pero que ni puede correr; ni a ese par de delanteros – el uno de clase mundial y el otro callándonos la boca a punta de goles -, sino a una multitud de fugaces que no han generado cuatro goles entre todos y meten menos miedo que película de terror mexicana setentosa.

«¡Ayyyyyyyy, por qué no me salen las cosas como yo quierooooooooooo!»

A eso se suma, o se complementa, que la manito que deba aportar la banca cuando se necesita en casos como éstos solo funcionó en los centrales y volantes ídem; en los puestos mencionados arriba, nanay. Y aunque debemos asumir que no somos un país del que broten Jameses ni Sáncheces en cada esquina, es cuando debemos cuestionarnos sobre la calidad e idoneidad (?) de las convocatorias de Pekerman, porque básicamente estas deberían habernos aportado al menos en un par de esos partidos que perdimos tan maricamente. Por acá en este post estuvimos desmenuzando los llamados de jugadores que ha efectuado Pekerman hasta la fecha 10 de Eliminatorias, y aprovechemos para resumir las principales observaciones (actualizadas hasta ayer):

  • Pekerman ha llamado en al menos alguna ocasión a nueve (9) centrales de los cuales han jugado seis. En estos estamos incluyendo a dos debutantes de anoche: Dávinson Sánchez y Eder Álvarez Balanta. El tema con este último es que anoche jugó de lateral, en su primer partido en Eliminatorias luego de siete convocatorias en las cuales siempre estuvo en la banca. O sea, el jugador del Basel estuvo siete partidos viendo como Jeisson, Cristian Zapata, Yerri y Oscar Murillo eran titulares, siempre ellos sobre él, nunca apto para jugar en el puesto pero siempre como suplente. Y preciso cuando debuta lo mandan a la lateral, a marcar a Messi….
  • Siete (7) laterales han sido convocados en estas doce fechas, de los que han jugado al menos una vez Arias (el de más partidos), Farid Díaz, Fabra, Helibelton y Stefan Medina, si consideramos que este es lateral, o defensa.
  • Nueve (9) volantes centrales han sido llamados, todos han jugado así sea 10 minutos (como Gustavo Cuéllar ante Ecuador).
  • Ocho (8) volantes ofensivos han sido convocados, de ellos solo han jugado siempre los mismos cuatro: James, Cuadrado, Cardona, Macnelly.
  • Y en total se han llamado quince, repito, quin-ce (15) delanteros en estos doce partidos de eliminatorias, de los que han saltado a la cancha al menos trece (tre-ce) en algún momento.

Que si vemos el rendimiento/desempeño por puesto podemos decir lo siguiente (son libres de refutar o discutir lo que viene):

  • Arqueros: en el puesto de arquero ha jugado solo David, y por ahora no solo no hay quejas sino que el man nos ha salvado varias veces.
  • Defensas centrales: los únicos que han cumplido a cabalidad son Yerri y Oscar Murillo. Jeisson se ha rajado miserablemente, y Dávinson ayer demostró que está aún biche. Lo de Álvarez Balanta no se califica como central por lo de anoche, y Cristian Zapata ha cumplido medianamente. Francisco Meza, Bernardo Espinosa y William Tesillo no han jugado.
  • Laterales: ninguno se destaca. Ojo, Farid o Santiago Arias no se rajan, pero huelen más a solución temporal que otra cosa. Fabra se rajó, Medina se recagó y rajó, y Helibelton ¿qué putas hace acá, esto qué es?
  • Volantes centrales: el único que ha cumplido casi siempre es Carlos Sánchez, seguido por Abel Aguilar. Daniel Torres y Sebastián Pérez han tenido partidos que sí y otros que no. Wilmar Barrios alguno; Guarín, Mejía, Cuéllar y Celis se rajaron.
  • Volantes ofensivos: todos rajados. A James ya se le nota lo que hace unos meses no le pasaba: la banca lo tiene hecho un rodillón. Antes mostraba aún destellos de su clase, ahora anda con menos ritmo que gringo bailando vallenato, con poca imaginación y muy quedado. Lo único que conserva aún es esa actitud cacorra de berrinchoso, de ponequejas, de alzadito y picao que si estuviese jugando bien no chocara tanto. Cardona y Cuadardo son de chispazos, Macnelly solo en esta doble fecha mostró algo de nivel.
  • Delanteros: ninguno ha rendido. Esta doble fecha de Falcao ilusiona, pero en números hasta ahora no ha concretado nada. Bacca ha sido una lágrima, y la legión de delanteros que ha jugado de a ratos no aportó nada.

Estamos hablando entonces que, en estas doce fechas, los únicos que han funcionado a nivel alto o regular de los 53 (!) jugadores convocados fueron David, Yerri, Oscar, Carlos Sánchez y Abel: ¡Ja! el arquero, dos centrales y dos volantes centrales, cinco de 38 que han jugado en estos doce partidos. Después que por qué no creamos opciones de ataque, y por qué nos matan tanto por las bandas…

Y escudriñando un poquito más, encuentra uno cosas como:

  • El tema de Álvarez Balanta y sus convocatorias repetidas para que nunca juegue, y cuando lo hace lo mandan al puesto que no es.
  • La insistencia en llamar a Cristian Bonilla como tercer arquero durante cuatro partidos seguidos, en épocas en las que ni siquiera era titular en su equipo.
  • La cantidad de jugadores de campo (Francisco Meza, Bernardo Espinosa, William Tesillo, Johan Mojica, Daniel Bocanegra, Carlos Carbonero, Juan F Quintero, Luis Quiñones, Dayro Moreno, Rafael Santos BorréVictor Ibarbo) que han sido llamados sin jugar un minuto (aunque de por si no es un dato curioso considerando que en algunos casos se dejó de llamar por lesión o posible falta de cumplimiento de expectativas).
  • La cantidad de delanteros llamados (15) y que han jugado (13). De los 13, ocho han jugado menos de un tiempo en promedio por partido (ergo, entran siempre de suplentes): Falcao, Fabián Castillo, Adrián Ramos, Pipe Pardo, Marlos Moreno, Roger Martínez, Jonathan Copete y Orlando Berrío. De por sí tampoco el dato anterior indica necesariamente algo anómalo, aunque sí habla de la poca estabilidad de la nómina; porque quitando los casos de Teo y Jackson (por bajo nivel ambos), es curioso cómo para la selección se llaman delanteros, se ponen a jugar un poquito y se dejan de convocar:
    • Pipe Pardo y Fabián Castillo se llamaron dos partidos (entró en ambos desde la banca) y no los volvieron a llamar.
    • Santos Borré e Ibarbo no jugaron en los dos encuentros en que fueron convocados.
    • Adrián Ramos fue llamado para cuatro encuentros, jugó unos minutos en dos y no se le llamó más, a pesar de su buen nivel hoy.
    • Roger Martínez fue llamado para cuatro encuentros, jugó unos minutos en tres y no se le llamó más.
    • Marlos Moreno fue convocado para cuatro partidos, en tres entró siempre al final (entre 7 a 11 minutos) y hasta el sol de hoy.
    • Jonathan Copete y Miguel Borja llevan dos partidos hasta ahora, entraron en uno cada uno.
    • Orlando Berrío lleva cuatro convocatorias, en tres entró unos minutos.

…. todo lo cual lleva a que se cuestione varios nombres. Dime tú si los llamados de Helibelton, Fabián Castillo, Orlando Berrío, Jonathan Copete, Guillermo Celis o Gustavo Cuéllar , por mencionar algunos, son esos que dices «este man nos va a arreglar el caminado«. Manes que en algunos casos ni suenan para equipos grandes de Colombia y en otros no han destacado en competencias de renombre. Y que son llamados, vueltos a llamar y mandados a la cancha a salvar el sancocho, y que en ninguno de los casos han sido solución de nada. ¿Qué puede pensar uno en esos casos de Pekerman? ¿Que el viejo, con todo lo putamente inteligente que es, piensa seriamente que ante Argentina de visita, Jonathan Copete es el prócer indicado para dar vuelta un 2-0? ¿Que Fabián Castillo es la carta secreta para empatar un 3-0 ante Uruguay en el Centenario? ¿Que Marlos, con todo lo calidoso que pinta, aportará siempre algo positivo en los 7 minutos que lo mandan a la cancha? ¿Que luego de demostrar su crudeza de manera bastante seguida en amistoso y Copa América, a Guillermo Celis le daba para seguir siendo convocado, jugar de titular una vez – en La Paz – y mal, y seguir siendo convocado un par de veces más? ¿Y mientras tanto Duván, Vladimir Hernández o Adrián tranquilos en su casa viendo como otros mucho menos aptos que ellos no dan la talla? Dime, ¿qué más puede pensar uno de Pekerman, si no que está haciendo vainas raras con las convocatorias?

¿Qué se viene para nosotros? Bolivia (L) y Ecuador (V) en Marzo, Venezuela (V) y Brasil (L) en Septiembre, y Paraguay (L) y Perú (V) en Octubre. Lo bueno: ya salimos de todos los bravos menos Brasil (a Ecuador por ejemplo le faltan Brasil, Chile y Argentina). Otra buena: estamos fuera pero apenitas a dos puntos del tercero (Ecuador). Una no tan buena: considerando el rendimiento del cuarto hoy, tendríamos que hacer 30 puntos para no sufrir (en teoría), con lo que nos harían falta 12 puntos. Otra buena: dependemos de nosotros mismos: ganando los tres de local (sí, incluso contra Brasil) y uno de visitante haríamos los 12 puntos.

En resumen: el panorama está jodido pero no imposible ni por ahí: ganando los seis puntos en Marzo superamos a Ecuador, de hecho. El tema es que así como estamos jugando y con la gente que se está llamando es muy complicado lograrlo. A Pekerman los aficionados colombianos siempre le hemos tenido fe post 2011, hemos sido casi todos muy tolerantes y se le ha tenido una confianza que ni Pacho Maturana en sus épocas de gloria. Por ejemplo, a estas alturas hace un año era absurdo pensar en que se fuera, a pesar de las cagadas que se estaban cometiendo en su momento. Pero, así como hemos visto, ¿tiene cara de cambiar la cosa? ¿pinta para que Pekerman se ponga serio y sensato con sus planteos, con la gente que llama, con el nivel que exige para una competencia de este nivel? Hablábamos de «confianza«, y la verdad, con todo el agradecimiento que se le tiene, desde que terminó el Mundial don José está cada vez más abusando de esa confianza: lo de anoche fue la tapa, ya algo muy evidente y burdo. Pero como no hay DTs disponibles de calidad a la vista, lo más probable es que sigamos con él hasta al menos Noviembre del otro año: así que solo nos queda rezar porque despeguen los que saben – James marica, busca otro equipo pero ya –  y/o que don José se pellizque, reaccione y se deje de inventos raros. Porque si no, chao (todos, él y nosotros).

YoSoyElCarlos

Secretario General, Subcomisario Político, Jefe de Redacción, vocal, tesorero, mensajero, consejero y La Vieja de los tintos del Politburó de La Monserga del Fútbol. Más hincha del DIM que un hijueputa. Acuario pero no Virgo. Arquero puteador. Excelente memoria para cosas que no sirven.

12 comentarios sobre “Con gusto, Argentina, ahí estaremos siempre para cuando nos vuelvan a necesitar / Joe Pekerman & His Comets

  • el 16 noviembre, 2016 a las 15:28
    Permalink

    Master, excelente análisis,no me voy a poner a disertar con cosas de las convocatorias que eso usted lo domina mejor ya ya lo comentó, se siente una mierda levantar a una Argentina cuyo mérito fue más táctico por no dejar de presionar la salida de los nuestros y ser el enano barbudo y diez más, YSEC, una pregunta de colombiano a colombiano: ¿Cuantos años más se necesitan para que le cambien el chip en la mente a nuestros jugadores y le jueguen sin miedo y ordenado a los argentos?…

    Respuesta
    • el 16 noviembre, 2016 a las 15:38
      Permalink

      Gracias, pana. Falta muchísimo: lo más cerca que estuvimos de eso fue en los 90, y nos la creímos tanto que después ya los mirábamos como «clásico», y nos bajaron seguido.

      Es increíble lo cómodos que se sienten ellos jugando contra nosotros.

      Respuesta
      • el 16 noviembre, 2016 a las 16:02
        Permalink

        Completamente cierto máster, en USA 94 Rumania con ese mago del balón llamado Hagi nos arreglo el orgullo, luego en el 95 les dio la pendejada de transmitir el 5-0 antes del eliminatorio que perdimos 1-0 con gol de Crespo, pero no aprendemos esas lecciones después de 22 años.

        Respuesta
  • el 16 noviembre, 2016 a las 15:39
    Permalink

    Ah Master que mierda, siempre quiero ser politicamente correcto(?), pero esto me supera. Estoy jarto de tener q llamar a la vieja hp que me friendzonea, asi me siento cuando me siento a ver un partido de estos manes queriendo no verlo.

    Gracias por todo sr Pekerman pero ya eres como incomodo en estos lados

    Respuesta
  • el 16 noviembre, 2016 a las 18:42
    Permalink

    para cuándo Ysec entrenador de la selección Colombia? pero pa ya compadre! excelente análisis. abrazo poderoso

    Respuesta
  • el 16 noviembre, 2016 a las 20:17
    Permalink

    Excelente post Master,adhiero a cada una de las palabras,lo de Pekerman a esta altura es indefendible.¿Como alguien con tanto conocimiento como el viejo se le olvidó poner a jugar al equipo?¿Por qué es tan testarudo y no busca más opciones,vaya a Europa,charle con sus jugadores,que carajos hace durante el año?

    Respuesta
  • el 17 noviembre, 2016 a las 09:39
    Permalink

    Algunas cosas para debatir como por ejemplo que Oscar Murillo (bartolero y se manda su blooper por partido) y Farid Diaz (una autopista de entrada, una trocha con fango de salida) hayan pasado el examen, pero en general concuerdo con la idea. Nos volvimos la fufa de los argentinos, y ya la vitrineadera en la seleccion se ve mas que obvia. Ya pasamos de la cometa velada al descaro.

    Gracias Don Pek, pero creo que esta es la parada donde te deberias bajar.

    Respuesta
  • el 17 noviembre, 2016 a las 11:20
    Permalink

    De acuerdo al 125%(?) con el troesma, pero mire que yo creería que desde el gol marica que se comió Mondragon del Piojo Lopez en el 97 y que curiosamente con esa derrota, le dimos oportunidad a un equipo Argento que venia en la mala con Passarella de DT y levanto vuelo, así que ya es tendencia.

    Respuesta
  • el 17 noviembre, 2016 a las 15:25
    Permalink

    Buen post. De los mejores y esta vez sí es en serio (?). Adhiero completamente pero le faltó más balas y sangre hacia el rosquero, chanchullero, tramposo, cometero mequetrefe, avión y judío (?) que dirige el seleccionado nacional. Algunos veníamos denunciandolo desde el castillito-gate pero nos creyeron poco (?), no obstante lo más criminal de todo es ver cómo la prensa ezzzzpezzzializzzzzada se hace la pendeja con la recocha que tiene el carevieja con las convoctarias. Este tipo me hartó, y que procure enderezar el barco porque yo sé que él puede solo que el olor a billete no le dejan pensar

    Respuesta
  • el 19 noviembre, 2016 a las 07:23
    Permalink

    Excelente maestro.
    No solo estamos quedando fuera por el egocentrismo de jugadores y cuerpo técnico, si no que la camiseta no la sienten, no la sudan, en definitiva, excepto poquísimos casos, PARECIERA QUE NO LA QUISIERAN.
    Otro punto que muchos dirán bobo pero que es de tener en cuenta, es la presencia física del entrenador, cómo vas a llevar puesta una camisa blanca y corbata celeste oscura jugando contra argentina? Se te safo el mate jovato, un poquito de respeto chambón

    Saludos

    Respuesta
  • el 22 noviembre, 2016 a las 18:34
    Permalink

    sacaron a pablo stifer y se acabo ese equipo

    Respuesta
  • el 20 diciembre, 2016 a las 11:39
    Permalink

    si nos ponemos a analizar.. los partido de argentina con colombia aparte de los 3 puntos asegurados que tienen, sirven para que jugadores no tan brillantes, puedan decir en su hoja de vida que le anotaron a colombia.. recuerdo a Fernando Caceres en el 97, Cata Diaz en 2009, Biglia en 2015 y Pratto en 2016

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: