Grandes escándalos del Futbol Mundial: México, y el escándalo de “Los Cachirules”

Uno de los escándalos más grandes del fútbol mundial es narrado de manera precisa y brillante en este humilde espacio por uno de nuestros más fieles lectores. Pase, siga, siéntese y disfrute.

Escrito por Daniel Ospina

Hay momentos en el futbol de selecciones que son coyunturales. Son esos casos de “antes y después de” que cierran y abren etapas. Pueden ser jugadores (Pelé, Maradona, El Pibe), técnicos (Rinus Michels, Pashow), victorias memorables (el 5-0), derrotas ídem (el 9-0), o escándalos de los fuertes (la muerte de Andrés Escobar). De esos últimos se ocupa esta sección, y hoy toca meternos con los Estados Unidos Mexicanos para repasar la última vez que NO fueron a un Mundial. Porque si algo deseamos muy en nuestro interior con frecuencia, es que no vayan a uno más en sus vidas (!). Pero si es un hecho remarcable este, es porque fue una eliminación que no se dio en la cancha sino en los escritorios. Así que ahora cuando los despachos de la FIFA están de moda (gracias Falcao, gracias tinterillo mapuche de quinta), traemos a ustedes la historia de “Los Cachirules”, esos perros triplehijue&%$ que dejaron a los hijos del PRI (?) sin la posibilidad de jugar siquiera la clasificación al Mundial de Italia 1990.

México es todo un caso. De todos los países con los cuales Colombia se siente identificado, no hay uno con el que exista ese vínculo tan fuerte que con ellos. Ya sea por ese gusto adquirido por las rancheras, porque Don Ramón es el santo patrono de aquellos que quieren ganarse la vida honradamente sin tener que trabajar (???), una dependencia exagerada de ese país del norte cuyo nombre no quiero ni acordarme, o simplemente por ser ambas sociedades tan camanduleras que hasta el Papa Francisco les pedirá que bajen un cambio; es una hermandad curiosamente no tan aceptada por el común como el que tenemos con los argentinos (?).

Pero claro, eso no exime al país tierra de lumbreras como Luis Miguel, Lucerito o las locas de Moderatto de ganarse cierta bronca internacional. Y si nos centramos en el fut-ból, nos dan todos los motivos: inflados en exceso por el “Canal De Las Estrellas”, un entorno donde creen que son potencia mundial (tuve que lidiar personalmente con eso en un viaje a USA donde las publicidades dirigidas a los latinos dejaban a México como el grande que le ganaba a “la albiceleste”, como para que se hagan una idea del complejo tan hp…), jugadores que generalmente no son lo que le venden al mundo, victorias morales elevadas al cubo, y por si fuera poco, un dominio insultante en las decisiones de la Concacaf, que es algo así como la ONU para los gringos en política internacional.

Esa arrogancia injustificada es la que conlleva ese deseo primal de verlos por fuera de Mundiales una y otra vez, sin éxito (gracias Panamá…). Pero a fines de los ochenta se le hizo el milagrito a Norte y Centroamérica gracias a una maña patética que 1) Dejó ver que eso de lo que presumían no era tanto, y 2) Evidenció lo corrupto y elevado sobre la nada misma que estaba el futbol mexicano entonces. Bue… ahora también (?), pero al menos ahora estafan clubes europeos. Mierda, en esa época también (!!!). En fin…

¿Por qué “Cachirules”?

Dejemos que la siempre confiable e inmodificable (?) Wikipedia nos cuente:

“El nombre cachirules posiblemente deriva del personaje de televisión de las décadas de 1950 y 1960 “Cachirulo”, creado por el actor Enrique Alonso para el público infantil de los primeros años de la televisión en México. Llamar al equipo cachirules aludía al hecho de que al igual que Alonso, quien interpretaba en Cachirulo a un personaje de edad mucho menor que la del actor, los futbolistas implicados en el escándalo fingían asimismo ser mucho más jóvenes de lo que en realidad eran.

Hagan de cuenta “Cuentos de los Hermanos Grimm” pero en live action (?).

“…Otra opción para el origen de la palabra alude al origen mismo de la palabra “cachirul” o “cachirulo”, término que en México se solía dar a principios del siglo XX a todo remiendo o parche de mala calidad en la ropa; con el tiempo el término cachirul, se empleó para todo aquello que fuese de dudosa calidad. El fútbol tomó dicho calificativo en los llanos de las categorías amateurs, para emplearlo en los jugadores que sin ser parte de la plantilla registrada en el equipo, eran alineados para completar el mismo y evitar con ello la derrota en la mesa por falta de jugadores (creo que ahora entiendo un poco mejor la gestión de Tulio en el América…). Esta práctica implicaba engañar al árbitro, ya que se alineaba a un jugador empleando el registro de otro, provocando con ello un cachirulo. Con el tiempo, el término cachirulo en México ha pasado a usarse para mencionar que alguien o algo está en el lugar de otro”.

Contexto del Escándalo

Antes de hablar del villano de esta historia, es necesario hacer una aclaración muy importante. Hasta mediados de los ochenta, era frecuente que en los torneos Sub-20 se llevaran jugadores que no cumplieran la regla y a los cuales mediante artimañas de escritorio se les hacía pasar por menores para incrementar las posibilidades de victoria de una selección determinada. Sin embargo, a comienzos de 1987, en vista de que los torneos Sub-20 estaban por iniciar y los casos de alteración en las edades eran bastante frecuentes (particularmente en África), el presidente de la FIFA Joao Havelange advirtió a todas las confederaciones que eso no se iba a seguir tolerando en el futuro, y al que incurriera en esa falta se le impondría una sanción de dos años sin participar en torneos de esa categoría. Casi todas hicieron caso.

Ahora si, hablemos del villano.

Para 1986 México tenía motivos para ser optimista de cara al proceso clasificatorio de Italia 90. Aunque Hugo Sánchez no rindió como se esperaba en el Mundial celebrado en su país, al menos les alcanzó para llegar a cuartos de final e iniciar su idilio con esa fase tal y como lo tuvo su madre patria España hasta hace un tiempo. Como sea, no lo hicieron taaaan mal para ser los anfitriones y de hecho le supieron aguantar a los alemanes como lo harían ellos: con más físico que técnica en el partido más inmirable de ese torneo. Y en cualquier caso Hugol comenzaba su etapa más prolífica como goleador en el Real Madrid de la Quinta del Buitre, por lo cual rodeado de un equipo decente se esperaba que cumplieran un buen papel en la Eliminatoria y, por extensión, en el Mundial de los tanos.

El gran afectado de este cuento

Pero antes de asumir las Eliminatorias, debían afrontar dos torneos: uno, el Preolímpico que se celebró entre los meses de diciembre de 1987 y febrero de 1988, que ubicaría a dos equipos de la Concacaf en las Olimpiadas de Seúl. En su grupo y luego de superar a Bermudas en la fase previa (derrota 2-1 de visita y victoria 6-0 en su casa), a los compatriotas de Capulina les tocó enfrentarse a Guatemala y Guyana (!) para asegurarse su lugar en la cita orbital amateur por excelencia.

Estos fueron los resultados:

  • 18/10/87: Guatemala 6, Guyana 0
  • 25/10/87: Guyana 0, Guatemala 3
  • 02/12/87: Guyana 0, México 9
  • México 2, Guyana 0 (Guyana no se presentó a jugar, así cualquiera maldita sea…).
  • 03/02/88: México 2, Guatemala 1
  • 14/02/88: Guatemala 0, México 3

Por si no la cogieron, México clasificó a los Olímpicos. Guyaneses cagones…

El otro torneo a disputar antes de las Eliminatorias eran las clasificatorias por Concacaf al Mundial Sub-20 de 1989 celebrado en Arabia Saudí. Esa edición del equivalente a nuestro Suramericano Sub-20 se disputó en Guatemala en abril de 1988. Como hubo más equipos inscritos que de costumbre, fue el primer torneo que tuvo una fase eliminatoria, en la cual Costa Rica y Honduras se disputaron un lugar en la primera fase. Ese cupo se lo quedaron los ticos luego de ganar 2-1 en Tegucigalpa y 3-1 en San José.

En el torneo, México se impuso en su grupo conformado por Cuba, Canadá, Bermudas y Antillas Holandesas. Cuatro victorias, dieciocho goles a favor y solo uno en contra ratificaban el buen andar de los manitos (o bien que el nivel regional era desopilante incluso comparándolo con el de hoy…). Acompañados de Cuba que acabó segunda, se dispusieron a enfrentar la fase final con Estados Unidos y la sorprendente Costa Rica (apodados “Los Carasucias” a lo largo del torneo), que ganó su grupo con tres victorias y solo un empate con Trinidad y Tobago. No sobra decir que ese equipo sería la base del combinado tico que sorprendió a propios y extraños con su tremenda actuación en Italia 90. Peeeeeeeero me estoy adelantando…

Los hijos de Santa Anna comenzaron ganando a Cuba 2-1, pero luego una envalentonada Costa Rica los bajó del curubito con un sorpresivo e inapelable 3-0 que incluyó por parte de los mexicanos un tiro al palo, un penalti que debió valerle muchas puteadas al ejecutor de turno y un autogol que si fue de alguno de los involucrados en el escándalo en cuestión sería el epitome del mandahuevismo (en el 7:12 del video mostrado a continuación pueden ubicar las incidencias de ese encuentro). Para el último partido ante Estados Unidos tenían la presión de ganar si querían asegurarse el otro cupo, pero finalmente lo hicieron 2-1 y aseguraron su presencia en los Juegos Olímpicos.

Se descose el remiendo

Antonio Moreno, el tipo que descubrió la trampa de su Selección

Mientras se celebraba el Torneo Sub 20, el periodista de TV Azteca (en ese entonces Imevisión) Antonio Moreno junto a un colega de nombre Alfredo Ruiz se pillaron un pequeñísimo detalle con respecto a los seleccionados. Haciendo una comparación entre las edades que aparecían en las actas del torneo y las que aparecían en un anuario publicado por la Federación Mexicana en 1987 (antes de que comenzaran los torneos ya mencionados) descubrieron que las fechas de nacimiento de cuatro de los futbolistas no coincidían, y de hecho eran mayores de 20 años de acuerdo con lo publicado en el anuario. Esos futbolistas eran José Luis Mata, Gerardo Jiménez, José de la Fuente y Aurelio Rivera.

Al notar ese desliz (?) se publicó en la revista deportiva Ovaciones la información respectiva en un artículo que no estaba firmado. No obtuvo mucho eco inicialmente, y en una rueda de prensa se sabe que Moreno intentó conocer la opinión del presidente de la Federación Mexicana, Rafael del Castillo, pero este no se pronunció al respecto. El verguero sale a la luz pública el 20 de abril (justo cuando México jugaba el primer partido de la ronda final contra Cuba). Ese día Moreno publicó una nueva columna relacionada con esa información en Ovaciones (ahora si firmada por él) y dejaba ver que de comprobarse esa discrepancia, incurrieron en falsedad de documento público desde la Federación Mexicana de Futbol para poder inscribir a estos jugadores.

Rafael Del Castillo, el perro hp presidente de la Federación Mexicana durante el escándalo

Sin embargo y a pesar de las protestas de los países participantes en el Sub 20 (particularmente Guatemala, Estados Unidos y Canadá) no pasó nada en ese mes de abril, y hasta se habló de un apaciguamiento aprovechando que el presidente de la Concacaf, Joaquín Soria Terrazas, era mexicano. Por si fuera poco, tenían un representante en las altas esferas de la FIFA: Guillermo Cañedo de la Bárcena, asesor personal de Havelange y presidente de la Federación Mexicana cuando celebraron el Mundial de 1970. Cubiertos por todos lados.

Guillermo Cañedo de la Bárcena, asesor especial de la FIFA por los días de Los Cachirules

La cosa cambia de rumbo en cuestión de horas. El 22 de abril en el diario La Jornada se conoce el acta de José Luis Mata, quien por ese entonces tenía realmente 24 años. Posteriormente, y a pesar de que la Concacaf ya amenazaba con tomar medidas frente a esa situación, la Federación en principio decidió guardar silencio. Pero a los pocos días fueron acorralados mediáticamente, pues debido a la polémica desatada por una decisión arbitral en un partido del torneo mexicano, la Federación se vio obligada a reunirse el 27 de abril en sesión. Los periodistas fueron hasta allá pero no a indagar sobre lo decidido con respecto al árbitro, sino por lo que ya había cobrado forma para convertirse en el escándalo más grave en la historia del fútbol mexicano.

Del Castillo actúa de manera evasiva frente a las preguntas y cuestionando particularmente el hecho de que la Concacaf los quería sancionar por “decisiones del reglamento mexicano” y no por “decisiones del reglamento del torneo Sub 20”. Puras patadas de ahogado.

El 28 de abril en el programa de televisión “La Misma Hora” se revelan las actas de Gerardo Jiménez y José De La Fuente, que tenían en realidad 22 años. Al día siguiente y nuevamente en el diario La Jornada se publica el acta de Aurelio Rivera, que excedía la edad reglamentaria por siete (!!!) años. Como al parecer a los directivos se les chispotió (?), Del Castillo anuncia una investigación interna que, por supuesto, nunca se hizo. Muchos años después Rivera dijo que solo dos jugadores de esa selección Sub-20 cumplían con los requisitos, pero hasta la fecha no se pudo (o se hizo un esfuerzo de) comprobar eso. Se sabe que otro jugador, Rodrigo Fernández, incumplía con la edad, y de hecho escribió un libro relatando su experiencia, además de participar en un documental de Univisión donde se aborda ese escándalo (ver links al final).

La cagada definitiva

Pero si mencionamos esto no es solo por la falsedad en documento público. Las cosas se complicaron más cuando los países de la Concacaf exigieron una investigación de este ente al caso de los Cachirules. Se designó a un veedor salvadoreño, José Ramón Flores, quien confirmó el fraude. En consecuencia, el 19 de mayo la Concacaf ordenó quitar el cupo del Mundial Sub 20 a México y dárselo a los Estados Unidos. Adicionalmente pesó una sanción de dos años para toda la Federación sin posibilidad de disputar torneos organizados por la Confederación. Fuese por presión de las otras federaciones de la región o de la FIFA, el apoyo de Soria Terrazas o era humo, o era inexistente.

Sabiendo que en la Concacaf no iban a conseguir nada, la Federación Mexicana intentó apelar el fallo ante la FIFA, pero el por entonces secretario lamebotas, Joseph Blatter publica un comunicado el 23 de junio donde ratificaba la sanción impuesta por la Concacaf y además dejaba claro que esta era inapelable.

Luego, en un acto de arrogancia y estupidez como solo podría verse en directivos de futbol, Del Castillo a pesar de la oposición de Guillermo Cañedo fue a interceder ante la FIFA buscando reducir y/o eliminar el fallo bajo el argumento de que otros países lo hacían también pero no se les había iniciado alguna investigación al respecto (!!!), pero sobre todo lo hacía confiado en la estrecha relación de Havelange con ellos por aquello del Mundial pasado. Imaginará el lector entonces que fue una sorpresa cuando les notificaron que la sanción de dos años aplicaba para TODAS LAS SELECCIONES DE MÉXICO, no solo a la Sub 20… El 30 de junio se terminó de consumar el desastre mediante un comunicado del mismo Havelange: no solo se quedaban sin Sub 20, sino que también quedaban privados de jugar los Juegos Olímpicos (los reemplazaría Guatemala), sin posibilidad de jugar la clasificación al Mundial de Italia y con la sanción a perpetuidad de todos los directivos, incluyendo naturalmente a Del Castillo.

Consecuencias

Las secuelas fueron fatales para el futbol mexicano. Una generación prometedora (no muy difícil de comparar con la contraparte colombiana o chilena de esos días) se fue al carajo por la idiotez absoluta de sus dirigentes. No solo por el amaño en si (que ya delata su desconfianza en los verdaderos Sub-20 de entonces), sino por creerse con el poder de ir a donde la FIFA a que le arreglara sus problemas porque ajá. Hay que ser Brasil o Argentina para que te hagan esos favores, güey…

Particularmente duro fue no ver en su momento la mejor versión de Hugo Sánchez, que en la temporada 1989/1990 se había convertido no solo en goleador de la liga española por quinta vez, sino que consiguió la Bota de Oro al máximo anotador en toda Europa. Sería difícil asegurar que lograran algo similar a Costa Rica en ese Mundial, pero en principio no debería ser imposible. Claro que a uno le duele menos cuando toma en cuenta que el tipo en su momento la cogió no solo contra los directivos, sino contra los periodistas por destapar esas irregularidades. Bobo tan bobo ome…

Adicionalmente ese suceso da pie para que los clasificados a Italia 90, Estados Unidos y Costa Rica se erijan como contrapesos más serios al interior de la Concacaf tanto a nivel futbolístico como a nivel dirigencial, dejando a los mexicanos con una lupa constante sobre ellos en lo que se refiere a su proceder. Adicionalmente ambos combinados (sobre todo el de Costa Rica) tuvieron dignas presentaciones en ese torneo.

Pero claramente los que llevaron la peor parte fueron los cuatro Cachirules señalados ante todo el país. Si bien solo Aurelio Rivera tenía entonces una carrera más o menos decente en Primera División jugando en el Puebla (misma que en líneas generales se fue al carajo por los hechos mencionados), a todos les tocó sufrir el escarnio público, los procesos jurídicos respectivos y sobre todo el estigma de ser protagonistas de un capitulo siniestro en la historia del futbol mundial. Cuando han tenido que responder en tiempos recientes a los medios de comunicación sobre ese suceso, dicen que los mismos directivos de la Federación les daban las identificaciones falsas y les decían que se aprendieran su fecha de nacimiento con el fin de que los veedores de la FIFA se comieran el cuento. Algunos de ellos fueron extorsionados incluso para firmar los papeles de adulteración respectivos.

Algo aprendieron, supone uno, si toma en cuenta que lograron sus copas de leche en forma de Mundial Sub 17 en 2005 y 2011. Pero la prepotencia, las polémicas y la creencia de ser más de lo que realmente son persisten hasta hoy. Y es por eso que si bien no se desea volver a ver un episodio tan vergonzoso como ese, se sigue deseando que no clasifiquen más nunca. Porque ante todo, los principios (?).

Especial de Univisión (Parte 1, 2, 3 y 4)

 

 

9 Comments on Grandes escándalos del Futbol Mundial: México, y el escándalo de “Los Cachirules”

  1. 1
    YoSoyElCarlos says:

    Muy buen post, compañero. Completico y entretenido.

    Un sub 20 con 27 años (!!!!!!!!!). Algo pasados de calidad estos manes.

  2. 2
    Edogarudo says:

    Buen post, no me acordaba de todo lo todo que habían hecho estos mexicanos ochentososo que se tiraron todo el carisma (?) que podían haber tenido hasta los setentas.

  3. 3
    George says:

    Postazo, Don Daniel. Ya había escuchado de este caso pero sin tanto detalle. Esos mexicanos se creyeron tan vivos que terminaron siendo unos bobos: ¡Un sub de 27 años! NOJODÁS.

    Aparte, el muy huevón del presidente va a bravear a Havelange porque en otros lados también lo hacían. Pfff. Me imagino a toda la junta directiva de la Fifa (incluyendo al otro mexicano lamebotas de Havelange) cagados de la risa en la cara de Del Castillo… O sea, ni Grondona llegó a tanto (?).

    Ve y que marullas cataclísticas (?) hubo en latinoamérica a finales de los 80. Los chilotes y el CondorRojas-Gate, más los sombrerones con los sub 20s estos. Mejor dicho, más latinos no podemos ser…

    • 3.1
      Daniel says:

      Gracias joven George. Hice algunas pesquisas (?) post-publicación y estoy casi seguro que el tipo que hizo el autogol en ese Costa Rica-México era el cuchacho de 27 años. Lo que me hace dudar es que el man se supone que era capitán de esa Selección (no daban más de caraduras esos malnacidos…) y en el vídeo no le alcanzo a distinguir el brazalete. Pero por el pelo largo y el tono de piel chichimeca (?) estoy casi seguro que es él.

  4. 4
    martincx says:

    Buenas…

    Felicito al autor por este clarísimo y bien logrado post. Decir que México tiene una selección muy odiable, ¿Cómo un pueblo tan simpático puede tener una selección tan de mierda?
    Bueno, allí también lo explica Daniel. En mi país el fantasma de los cachirules meredeó las primeras planas las dos veces (es decir, las dos selecciones juveniles que metieron, ejem, Niños con Bigote y muertos vivientes) que se desató escándalos de similar índole.

    Algo que agregar, en los noventas se consumía mucha programación mexicana en Ecuador (aún se lo hace, pero ya ha bajado y el internet ayuda mucho(?)) por lo que igual se alimentó esa creencia que México era una potencia y siempre estos pésimos programas deportivos iniciaba con el discurso premundial con un “A ver si esta vez es la de México”.(Voy por el alcohol para desinfectarme las manos por escribir esto).

    En fin, Panamá nos privó de ver como se hacía mierda todo, desde luego sólo queda esperar que los cuates se regresen de Rusia en octavos (realismo) o en primera ronda (ideal).

  5. 5
    Sergio Antonio Murcia says:

    Mucha clase de Post. «Pero claro, eso no exime al país tierra de lumbreras como Luis Miguel, Lucerito o las locas de Moderatto de ganarse cierta bronca internacional.» Exquisités pura.

  6. 6
    Ele A says:

    Uno como mexicano y seguidor de este blog, no queda más que disfrutar de la lectura. Bien ganado nos tenemos ese odio por parte de nuestros hermanos sudamericanos, de primera mano les puedo decir que nosotros hemos vivido aislados y a merced de nuestros medios de comunicación locales, por que vamos, a los gringos ni les interesa el fútbol, y los centroamericanos, fuera de Costa Rica, no tienen peso alguno. No teníamos a nadie que nos dijera lo mierda que somos, eso ha cambiado en los últimos años con el internet, facilitando que aficionados mexicanos como yo, lleguen a su blog y lea lo mierda que piensan que somos, gracias.

    • 6.1
      Ilusion says:

      No creo que debas tratarte asi, ni tampoco creo que sea sano. No debes de ponerte a pensar en lo que no tienes, como el futbol competitivo, pero debes de pensar que son conocidos en el mundo por los tacos (no los futbolisticos sino los de carne), por nombres chistosos e impronunciables como Xochimilco o por el Chavo del 8. Mexico es una nacion promedio de Latinoamerica, pobre, arrastrada, violenta, corrupta, pusilanime, mediocre. Asi como mi pais, Colombia. Cuando a nosotros nos pasean en futbol (que se da muy frecuentemente) yo pienso en cosas lindas como todas las esmeraldas que tenemos, el aroma de nuestro cafe, el segundo himno mas bonito del mundo o una de las ranas mas venenosas del planeta, eso me lleva a superar eliminaciones continentales y burlas orbitales. A veces nos sale un Yeims (como a ti te salio Cuahutemox o ese muchaco) que nos pone a soñar con una venganza balompedica pero pronto ponemos los pies de nuevo en el polvo, en la tierra. Superate mexicano, cruza la frontera. Yo, por ejemplo, ya estoy al norte del charco.

      • George says:

        Ilusion, pero estás meando fuera del tarro. El caballero de sombrerolandia (?) está admitiendo lo mediocre que es su selección en comparación al pajazo mental que se hace la prensa mexicana -muy bien explicado en la tercera y cuarta línea de su párrafo-, pero no se ha metido con asuntos sociales; ya que eso acá, y en este caso, NO TIENE NADA QUE VER. Latinoamérica entera en su continente llevado del putas, pero con cosas MUY LINDAS para destacar en cada país… no obstante reitero: ¿eso qué carajos tiene que ver con este tema y con esta página? Además la rematas con una evidente sacada de pecho que estás en el norte del charco… Pfff.

        En fin.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: