Historia de los diferentes ciclos de las selecciones Colombia – Prefacio y Vol 1: El homo colombo-troncus (1937 – 1938)

Confieso que me gusta mucho repasa la historia del fútbol en general y mirar / guardar resultados históricos, porque me parece chévere y ya (?), y es una manera de conocer por donde ha pasado el equipo de uno, o el deporte en general. Así que aprovecho el espacio para dar a conocer como nuestra selección ha ido mutando desde sus origenes hasta nuestros días, y como pasamos del “muy valientes nuestros jugadores al abandonar la cancha tras las incorrecciones arbitrales” de 1938 al “suéltala pelo e’ estopa chiquichá” del 2017.

La principal fuente de información fue la base de datos de la F*F*, que tiene un par de maneras de verificar los partidos históricos de todas las selecciones. Sin embargo, existen algunas inconsistencias en algunos partidos (bah, ya ni es de extrañar que los que mandan en el fútbol lo tengan menos claro que el resto), por lo que fue necesario consultar con unas bases de datos, como Soccer DB (muy buena), y 11v11 (incluye algunos partidos de otras categorías que pueden confundir, pero es buena), entre otras. Finalmente, terminó siendo bastante fiable la de Wikipedia, con el agregado de los partidos no oficiales. Finalmente, cada uno de los partidos, organizados en orden cronológico fueron cotejados con el libro de Guillermo Ruiz de la historia de la selección, que es muy completo.

En este relato no vamos a detallar la historia del fútbol en Colombia, si no como se organizó la selección. Se sabe que donde empezó a ponerse orden fue en Barranquilla (que después se haya desordenado es otra historia), en 1924 con la creación de la Liga de Fútbol del Atlántico, reconocida jurídicamente tres años después. Con la realización de varios eventos nacionales, y la participación internacional, se afiliaron clubes de diversas regiones que motivaron en 1936, liderados por Carlos Lafaurie Roncallo, a cambiar su denominación a Asociación Colombiana de Fútbol, o ADEFÚTBOL para los flojos verbales (?). Carlos Vicente Queveda mantuvo la presidencia que ocupó desde el 24. Ese mismo año fue reconocida por la FIFA y ya estabamos listos para dar pena jugar oficialmente con un representativo del país.

No hay muchos documentos visuales de la época, pero parece que don Queveda defendió su puesto con lujo de detalles (?)

El primer rejunte (?) de jugadores que representaron a Colombia se dio en 1937, en un torneo realizado por el cumpleaños 400 de la ciudad de Cali, llamado Juegos del IV Centenario de Cali (Captain Obvious). Eso si, el torneo no pudo ser oficial ni como amistoso, básicamente porque los rivales no eran selecciones sino clubes representando a sus países, o selecciones amateurs de alguna región. Solo Panamá llevo una “selección” per se, pero no existían como federación (de hecho fue fundada un mes después del evento en Cali).

Rápidamente se reseña este torneo, que no es el objetivo inicial del post, pero es historia, y le toca aguantarse (?) estimado lector la contextualización. El primer partido fue ante México, quienes eran un grupo seleccionado del estado Jalisco. Fue victoria 3-1, con goles de Romelio Martínez, Julio César Mera y Roberto Meléndez. La primera alineación fue:

José Escorcia, Severino Lugo, Pedro López, L. C. “Negrito” Ramos, Omar López, Tomás González, Felipe Suárez, Julio Torres, “Guayaquil” Carvajal (reemplazado por Mera), Roberto Meléndez y Romelio Martínez.

Algunos nombres serán referenciados y ampliados en los partidos oficiales. Los otros partidos fueron derrota 1-3 ante Independiente Rivadavia de Argentina, goleada 5-0 a un seleccionado de Ambato, Ecuador, y derrota 1-3 contra Centro Gallego de Cuba, a la postre campeón (!) del torneo. El resultado ante Panamá no aparece registrado, o no se jugó. Sabemos que el registro histórico de Colombia es bien volátil. Por último dato la “primera” camiseta utilizada fue rojiblanca a bastones.

Este es don Donaldo Ross, técnico uruguayo que tuvo a su cargo a la incipiente selección. Pasó luego por América, Once Deportivo y Millonarios, para luego hacer una larga carrera en México, donde es mejor recordado, especialmente por los hinchas de la Chivas de Guadalajara.

Habiendo terminado el prefacio de esta serie iniciamos pues…

El primer escudo que representó a Colombia fue simple, un emblema tipo suizo con la bandera en él sin ningún adorno. El primer uniforme se había dicho que era celeste, y se supone en honor a Uruguay, que mandaba en esa época. Otros agregan que también fue por Italia y Argentina, que sumaban las tres potencias mundiales de ese periodo. Las imágenes fotográficas y las reseñas de la época muestran un uniforme de rayas verticales gruesas con un claro contraste entre claro (celeste o gris para algunos) y oscuro (turquí). No me extrañaría que haya sido una manera de caerle bien a los tres países, utilizando el celestre charrua, un azul más oscuro (que no era tanto) tano, y las franjas argentinas. Quien sabe si el hecho de que la mayoría de jugadores eran del Juventud Bogotana, y había como una identidad azul… En fin. Como vemos, es el principio de muchos datos con pocas fuentes por el casi nulo registro oficial de las entidades deportivas de nuestro país, que tiran datos volátiles no más.

El equipo de fútbol de Colombia desfilando en la ceremonia de inauguración de los juegos (Fuente)

La pinta de la delegación colombiana en la inauguración de los juegos (Fuente)

El estadio donde Colombia jugó todos sus partidos fue el Estadio Olímpico Nacional de Ciudad de Panamá, construído especialmente para el evento, especialmente hecho para béisbol y adaptado para el fútbol. En 1956 fue renombrado como Estadio Olímpico Juan Demóstenes Arosemena, quien era el presidente durante los Centroamericanos. Actualmente está en remodelación.

Ciudad de Panamá – Jueves 10 de febrero de 1938 – Estadio Olímpico Nacional
1 Marcos Mejía 4′
3 F. Argüelles 43′, L. De La Fuente (P) 77′, H. Casarín 81′

A Colombia le correspondió el honor de inaugurar el torneo de fútbol de los Centroamericanos ante el archifavorito para ganar el oro: México. Lejos de ser un Liechtenstein cualquiera, el debut colombiano fue, digamos digno. Más bien, fue el inicio de las derrotas dignas que se siguieron viendo después. Los muchachos que tuvieron el honor de iniciar el primer partido fueron:

José Escorcia; Pablo Lara y Severiano Lugo; Isidro Joliani, Óscar Herrera y Pedro Yepes;Marcos Mejía, Julio Torres, Antonio Pastor, Roberto Meléndez y Rafael Mejía.

Un hermoso 2-3-5. El partido (según se lee) en el primer tiempo arrancó con dominio colombiano, y apenas a los cuatro minutos Marcos Mejía abrió el marcador. La jugada, aparentemente (?) fue una descolgada por el costado, y en vez de centrar, el buen Mejía se abrió paso entre la defensa y a “tres metros de la portería” remató para vencer al manito Raúl Estrada. Le debo el costado por el que corrió el muchacho (?) pero así fue el primer gol oficial de nuestra querida selección.

El primer tiempo fue dominado en gran parte por Colombia, y luego se fue emparejando, pero la zaga nuestra evacuaba el peligro, destacándose Lugo y Lara, junto al arquero ‘Joselito‘ Escorcia. Pero cerrando el primer tiempo, un cobro de falta terminó en anticipo de cabeza de Francisco Argüelles, dejando descolocado a Escorcia quien había salido a cortar el centro.

Claro, el buen primer tiempo de Colombia se fue al carajo, y el segundo tiempo fue un solo mexicano, con los delanteros de azul no oliendo ni media. Aún así Colombia iba aguantando el envión, pero increíblemente, y transcribo de El Tiempo: “En un avance de Argüelles, Yepes se lanza en su persecución, logrando quitarle el balón. En el momento en que el jugador colombiano se prepara a despejar, resbala y cae, con tan mala suerte que comete una mano (!!!) que el juez cobra inexorablemente“. Sin palabras. Pedrito Yepes, un pionero (?). Cobró al 77′ Luis de la Fuente y Hoyos, que no es ningún dramaturgo del siglo de oro español, si no el propio Luis “Pirata” Fuentes, legendario jugador de Veracruz (su estadio tiene su nombre) y figura de su selección. Ya idos, Horacio Casarín vacunó para fumigar el partido. (Addendum: el uniforme mexicano de la época era camiseta grana con pantaloneta negra, pero la misma crónica del tiempo asegura que la camiseta era verde con rojo, asumo que para identificarse más con la bandera en un equipo del cómite olímpico).

¿Recuerda titulares semejantes? Esta fue la primicia en el campo de las derrotas dignas.

Ciudad de Panamá – Lunes 14 de febrero de 1938 – Estadio Olímpico Nacional
2 S. Anderson 42′ 68′
4 J. Torres 60′ 76′, R. Meléndez 71′ 82′

Don Alfonso Novoa (de quien ¿hablaremos? más adelante) realizó varios cambios. El arquero fue Carlos “Masa” Álvarez, y en la delantera Antonio Díaz y Felipe Suárez entraron por Marcos Mejía y Antonio Pastor. Panamá también disputaba sus primeros partidos como selección absoluta, y llegó a enfrentar a Colombia habiendo perdido su virginidad ganándole a Venezuela 2-1 en la primera fecha.

Debo decir con toda honestidad que los datos de este partido son confusos. Incluso en la misma crónica de El Tiempo se entiende en el desarrollo que Alfredo Tapia hizo el primer gol panameño, pero en el resumen estadístico ponen como anotador de los dos goles a Santiago Anderson. Los minutos de los anotadores tampoco son claros, así que lo que ve arriba es un aproximado de la información encontrada. Se las dejo ahí.

Del partido si se puede decir que aparentemente el primer tiempo fue un desastre y Panamá dominó, yéndose arriba en el marcador en el medio tiempo. En el segundo tiempo se reubicaron a los jugadores en la cancha y Colombia cambió de actitud. Julio Torres, quien fue la figura, empató el partido, pero Anderson con un pepinazo al ángulo volvió a poner la ventaja a los locales. Pero el Flaco Meléndez pudo empatar el partido, y ahí se montó Colombia. Torres y Meléndez repitieron. Señores, esta fue la primera victoria oficial de la selección Colombia.

La selección panameña que jugó esos Juegos Centroamericanos

Ciudad de Panamá – Viernes 18 de febrero de 1938 – Estadio Olímpico Nacional
1 Marcos Mejía 29′
2 H. Bolaños 5′, A. Morera (P) 42′

Si cada partido anterior tuvo su primiparada, este lo tuvo para el anecdotario de tánganas y curiosidades. Colombia volvió a contar en el arco con Escorcia, y con Marcos Mejía arriba por Felipe Suárez. Al frente, el equipo dirigido por el enorme Ricardo Saprissa (su historia está por acá si gusta) venía de hacerle siete goles a El Salvador, y once a Panamá, sin recibir goles en contra. Se creía que iba a ser similar con Colombia, pero Colombia lo hizo bien, en su medida, claro.

Leía que Colombia dominó gran parte del partido, y leyendo bien, el dominio fue controlar gran parte del tiempo los ataques rivales, y tener ataques desperdiciados. Igual Costa Rica se fue arriba tempranito, a los cinco minutos, valiente dominio (?). Al parecer un cobro de falta a favor de Colombia, cobrado por Yepes, terminó en los pies de Hernán Bolaños, que se metió al área colombiana y remató cruzado.

Colombia empató al 29, gracias a un pase en profundidad de Díaz a Mejía, quien remata con potencia para anotar su segundo gol del torneo. El partido como que se puso bueno, de ida y vuelta. Pero acabando el primer tiempo, una aparente falta de Lara sobre Alejandro Morera terminó en penal cobrado por el central uruguayo José Mirabal. Ah si, les comento, en estas épocas un par de árbitros se encargaba de pitar todo el torneo, y el yorugua había pitado los encuentros anteriores. En este partido había enzorre entre los colombianos porque vieron a Mirabal muy parcializado, y cuando cobró el penal, se iba armando el brete. Hasta gente de la tribuna se metió a la cancha, lo que obligó a la policía a entrar a evacuar la cancha, y a “sugerir” a los nuestros que la cogieran suave con el referí.

El mismo Morera cobró el penal y listo. El primer tiempo terminó así, y lo que se jugó del segundo no se modificó de ninguna manera, aunque hubo ocasiones. Lo que se jugó del segundo tiempo fueron 70 minutos, porque en ese momento nuevamente hubo un cruce en el área entre Lara y Morera, que terminó en un tropezón que Mirabal pitó como penal. Los colombianos se le fueron encima, que esas sí las pita y las que son para nosotros no. Lo que pasa estimado lector es que, todavía en la época, el fútbol a pesar de su origen humilde, era un deporte de yentlemans (?), y era aún muy esporádico ver este tipo de situaciones tan comunes hoy. En el principio de la práctica de hecho uno de los integrantes del club local era el árbitro de los partidos. Así que, a pesar de haber pasado un tiempo ya desde aquellos orígenes, y con el profesionalismo a punto de tomarse el mundo, esos espectáculos no eran comunes.

Las protestas energúmenas (?) de los colombianos motivaron nuevamente a esos adalides de la paz que son la policía, llevándolos no solo a alejarse del juez central, si no a abandonar la cancha, empezando por dos, pero luego los 11. Pero como el show must go on, al menos partially, Morera cobró a puerta vacía para el 3-1. Por supuesto Colombia elevó las protestas del caso, pero lo único que pudieron hacer es dejar el marcador en 2-1. Así, Colombia se iba despidiendo de la posibilidad siquiera de la medalla de plata.

Ciudad de Panamá – Lunes 21 de febrero de 1938 – Estadio Olímpico Nacional
3 R. Meléndez 15′ 38′, M. Mejía 52′
2 N. Cuéllar 25′, F. Martínez 49′

Para este partido no encontramos tanta info, solo que aparentemente fue malo el partido. Y yo que pensaba que había sido un partidazo (?) por los tiempos de los goles. Volvió al arco Carlos Álvarez. Parece que Colombia se veía muy superior y en partes del partido lo iba sobrando, y los voluntariosos salvadoreños iban remando para empatar el partido. Se destaca el Flaco Meléndez con su dupleta, y que Colombia se aseguraba el bronce con ese partido, salvo que en el siguiente partido cayéramos goleados estrepitosamente, ya que precisamente El Salvador era el rival a vencer, porque tenía antes del partido una victoria (3-2 sobre Venezuela), y dos derrotas (goleadas 7-0 de Costa Rica, y 6-0 de México). Pero no, una goleada, aun a Colombia, en la última fecha que lo bajara del objetivo es impensable (?).

Ciudad de Panamá – Miércoles 23 de febrero de 1938 – Estadio Olímpico Nacional
1 Rafael Mejía 10′
2 H. Ríos 43′ 70′

Y bueno, debut ante rival de Conmebol, quien más que los amigos venezolanos. No se dio un Londrinazo, pero los colombianos se confiaron enormemente y pagaron. Venezuela venía de perder todo y no tenía chance de nada. Álvarez siguió tapando para ver si Escorcia era la sal (?) ya que había perdido los dos partidos, pero que va. Y Colombia empezó ganado con gol de Rafa Mejía. Pero en una típica colombianada, se dejó montar del más débil, remontado, y después pariendo piñas. Por suerte, El Salvador tenía que ganarle por solo 12 goles de diferencia a Panamá para quitarle el bronce a Colombia. Casi ocurre, fue 2-1 para los salvadoreños, y Colombia se quedó con un honroso tercer puesto.

La selección venezolana que nos ganó en esos juegos de Panamá

El resultado no fue del todo malo, ya que el bronce resultó hasta bueno para una primera participación oficial, no solo en fútbol, si no en Centroamericanos en general. Gente, NO EXISTÍAMOS en el deporte, y entre el fútbol y la pareja de doble de tenis Carlos Bauer y Jorge Combariza, lograron los dos bronces, únicas medallas del país en la competencia. Si me causó curiosidad la constante del corresponsal en decir que el nivel de los jugadores no fue el mismo que conocían en los clubes locales. Igual fue el comienzo y como tal se debe tomar.

Los protagonistas

Repasamos los muchachos que jugaron en este ciclo, entre paréntesis los partidos jugados y los goles anotados. Cuando se vayan acumulando en ediciones posteriores, se irán mostrando.

La muchachada completa. Arriba: Pablo Salas, Pedro Yepes, Isidro Jolianis, Antonio Díaz, Felipe Suárez, el DT Alfonso Novoa, Óscar Guillermo Herrera, Rafael Mejía, Humberto Márquez, Marcos Mejía y Antonio Pastor. Abajo: Julio Torres, Roberto Meléndez, Carlos Álvarez, Omar López, Ginisberto Cabas, Pablo Lara, Severiano Lugo, José Escorcia.

Roberto ‘Flaco’ Meléndez (5 PJ, 4 G) y Julio Torres (5 PJ, 2G): próceres del fútbol barranquillero, y de alguna manera, colombiano. Ambos delanteros. El flaco, tras su desempeño en este torneo, fue llevado del Junior al Centro Gallego de Cuba para jugar allá (si, tenían liga desde 1912, lo que me recuerda que dejé tirado ciertos posts (?), mejor seguimos). Se devolvió por un temita llamado Segunda Guerra Mundial. Fue campeón amateur con Junior, luego técnico de Junior y de una selección Colombia (ya la veremos). Se ganó su lugar en la memoria en el Estadio Metropolitano, que agregó su nombre en 1991. Julito también fue parte del Junior amateur, y se ganó su espacio en el primer estadio en el que jugó Junior profesionalmente, el Moderno, quien tomó su nombre en 1970. Este estadio se está adecuando para los Centroamericanos de este año.

Óscar Guillermo Herrera, Pablo Lara, Pedro Yepes (5 PJ, 0 G): Los otros tres jugadores que jugaron los cinco partidos. Todos del Juventud Bogotana. Lara era defensor, y los otros ambos dos (?) volantes. Lara se destacó mucho en el torneo. Los otros, pues bien, aunque curiosa participación en errores la de Pedro Franco Yepes.

Marcos Mejía (4 PJ, 3G), Rafael Mejía (4 PJ, 1G) e Isidro Joliani (4 PJ 0 G): No eran hermanos los dos primeros, Marcos era barranquillero, hijo de doña Micaela Lavalle, fundadora de Junior. Rafael era samario, jugador del Independiente Santa Marta, y volvería a jugar picaditos con la selección. Joliani también era de Junior, y alcanzó a seguir jugando, incluso Copa América. Salvo el arquero (ya viene) hasta aquí la cuota costeña.

Carlos “Masa” Álvarez (3 PJ) y José “Joselito” Escorcia (2 PJ): Los arqueros siguieron alternando titularidad de la selección en este año. Masa era del Juventud Bogotana y Joselito del Junior, quien alcanzó a jugar fútbol profesional incluso. Dicen que fue un arquerazo, quien sabe. Le preguntara a YSEC, pero su antijuniorismo particular gusto seguramente dirá que era paquete (?).

Antonio Díaz (4 PJ, 0 G), Humberto Márquez (2 PJ, 0G), Genisberto Cabas, Antonio Pastor y Felipe Suárez (1 PJ, 0G): Completaron la nómina los muchachos de Juventud Bogotana. Díaz fue el que más se destacó entre ellos. Esto para los hinchas de Millonarios, alguna vez fueron la base de la selección, entonces ya dejen ese tema tranquilo (?).

Este fue el DT: el teniente bogotano Antonio Novoa. Terminó con un record de 2 ganados y 3 perdidos. No volvió a aparecer en los registros deportivos del país.

El torneo

La tabla de posiciones y los resultados de los centroamericanos fueron:

Gente, si alguno sabe algo más de esta nómina que abrió la brecha para la selección absoluta de Colombia, por favor deje sus comentarios y todos aprenderemos más. Para la próxima seguimos en 1938.

P.D.: Si alguno ve las tablas en un formato raro, por favor recargue de manera forzada su explorador (o si lo prefiere borre caché) para que aparezcan el formato actualizado.

About Edogarudo
Diseñador gráfico y web. Atleta de Cristo, claro, sin estado físico y no profesional (?). No-periodista frustrado y decepcionado. Hincha racional (?) del Junior. Desde Barranquilla.

3 Comments on Historia de los diferentes ciclos de las selecciones Colombia – Prefacio y Vol 1: El homo colombo-troncus (1937 – 1938)

  1. 1
    YoSoyElCarlos says:

    Como comenté esta mañana, gran repaso de historia, Edo.

    Ya supe de dónde vino lo de “Luis El Pirata Fuentes”, puedo morir tranquilo (?).

    Yo me imagino la pasión de esos manes en esos tiempos, para seguir practicando un deporte en el que tan pocas oportunidades de ganarse la vida había.

  2. 2
    DVVID CVLEÑO says:

    Excelente post mi querido y caro amigo. Llama la atención los colores del combinado patrio según las descripciones de aquella época. Los de adidas se hubieran craneado un uniforme con esos colores, y de alternativo el famoso y fracasado Zapote mecánico usado en los 70s y parte de los 80s, como homenaje en la Copa América centenario y no ese desaguisado y simplón blanco con el que salieron en aquel torneo.
    Y en este torneo no nos fue tan mal, sigue llamando la atención que desde épocas inmemoriales Venezuela nos atienda, definitivamente es nuestra bestia negra..

  3. 3
    Redakteur says:

    Edogarudo,thank you ever so for you post.Much thanks again.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: