El balance de este 2016 – Vol 1

Llego la hora de los balances, de los brindis emocionados, de los abrazos con familiares con los que uno no se habló en todo el año, de la emborrachada indiscriminada en la casa de la abuela, del tío de uno que le da plata para el trago con gesto bonachón mientras relojea el escote de la novia del primo, de los minutos contados para que sean las 12:00 para así poder escaparse a la calle con los parceros. Y qué mejor que cerrar con una mirada crítica a lo que aconteció en 2016 en el fútbol colombiano, fuente inagotable de anécdotas para decorar precisamente este tipo de acontecimientos (me pinto a los dirigentes del fútbol mundial en pleno reunidos en una cena navideña, y en algún momento uno se levanta todo rojo por el guaro ingerido y abraza risueño al de la Dimayor – que entre risas finge resistirse – mientras grita jocosamente «¡Y tú siempre embarrándola, pelao marica! Ahora dizque veinte equipos en la liga!» y las risas de todos estallan al unísono celebrando las pilatunas de ese pelao ya crecido pero que nunca termina de madurar).

Decía entonces que vamos a hacer un balance de lo más destacado del año en el fútbol colombiano, mencionando entre tres a cinco highlights (?) por categoría, y con la opción al final que ustedes voten por el que consideren. Esto último no va a resultar en algún premio ni nada por el estilo, pero sí va a servir para que ustedes crean que nos interesa su opin…. eh, aquí me hacen señas que me calle… el caso es que cada categoría está adornada con el nombre del santo patrono de este bló, la figura que ilumina nuestros destinos y que desde lo alto nos mira y aprueba con benigna torpeza. En próximos días soltaremos los demás hechos destacados en sus respectivas categorías.

[Ah, agradezco la colaboración con ideas y sugerencias de AJ Carvajal, George, David Cano, Alejandro Caicedo (dio la idea) y otros que no me acuerdo alcanzo a mencionar.]

Y arrancamos.

Boricua de Oro al Mejor jugador del FPC

«Qué pasa, caremondá»

Miguel Borja (Nacional): el que me diga que cuando hace dos años veía en Olimpo de Bahiá Blanca a Borja corriendo como carro sin frenos bajando por Ventanas, y pensaba «ufffff, ese man va a triunfar» le quiero decir respetuosamente que por favor se deje de hacer el marica. El nacido en Tierralta (Córdoba) estaba casicito a punto de llegar al momento de su carrera en el que iba a pasar de «bien llevado la hace» a «….confirmado como refuerzo del Deportes Tolima«, cuando cayó al Cortuluá de Jaime de la Pava en el primer semestre. Ahí se convirtió en esa bestia del gol que vemos hoy: rápido, oportunista, potente, finito y preciso para embocarla, un tipo letal que casi lleva él solo a la final a su equipo, y que recién bajado del bus le dió la Libertadores a Nacional.  Impresionante. Su único lunar es que en la selección no cuajó, pero en eso el 90% de la culpa la carga el DT que ni le da oportunidades ni lo convocó cuando más culebra estaba.

Cristian Marrugo (DIM): ¿no se han puesto de pie? ¡A ver, carajo! (pateándoles las sillas a los presentes). El gran Cristian Camilo Marrugo Rodríguez es lo más grande que ha salido de Cartagena en sus 450 años de histo…. ¿estoy exagerando? Bueno, sepan entender: es que el gran CM17 ha sido el motor, guía y líder del fútbol del Poderoso desde su llegada, rindiendo siempre a nivel top y siendo parte fundamental del titulo del primer semestre, en el que aparte se graduó de ídolo con su categoría y personalidad. En la final contra el Junior fue fundamental para el juego del Poderoso y coronó con los dos goles que nos dieron el título: el primero en el PT y el segundo para cerrar todo en el minuto 93, que coronó con su ya famoso gesto de «Esta mondá ya está resuelta«. En el Finalización bajó su nivel pero incluso le alcanzó para ser el goleador del equipo (!). ¿Merece la selección? No sé, pero que se hizo un campañón, lo hizo.

Jonathan Gómez (Santa Fe): de los poquitos figurones que han venido de Argentina a un FPC acostumbrado a traer a cualquier Facundo Walter Caremondini de Sportivo Las Piedras Azules de Catamarca del Medio. Gómez vino por acá al Pasto el año pasado, en el que rindió bastante a pesar de, bueno, de estar en el Pasto. Este año llegó al Santa Fe como gran refuerzo, en el que se mostró de a pedacitos en un primer semestre en el que se le vio poco, pero levantó tremendamente en el segundo para convertirse en la piedra fundacional (?) del ataque del campeón del Finalización y uno de los pocos que la mueve en ese equipo de picapiedDIGO de sacrificados. Rapidito, inteligente, punzante y con gol: un mediapunta muy completo y que encajaría en cualquier equipo de estos lares.

Franco Armani (Nacional): una cosa para destacar del equipo de Postobón es su paciencia y trabajo a largo plazo sin importar el histerismo de sus hinchas. Armani duró en Nacional como mil años comiéndole banca hasta al perro y el gato sin que su apariencia de bobo grande (?) generara algún cuestionamiento entre la directiva, hasta que agarró la titular y se consolidó. Qué digo se consolidó: el tipo agarró un nivel tal que hoy por hoy, sin exagerar un carajo, es el mejor arquero de Sudamérica. Fue un pilar fundamental para los logros de su equipo este año, salvando unos balones de esos que no se sacan sino él y el de Supercampeones, y convirtiéndose en esos arqueros que uno dice resignado «No, esto no lo ganamos con ese hp lechoso al frente«. Ojalá los de a AFA sigan así de agüevados para que lo convoquemos a la selección nosotros…

Ayron del Valle (Millonarios): increíble que alguien de MilloJArios haya destacado, pero ajá, así es el fútbol de hermoso (?). El delantero nacido en Magangué llevaba varios años coleccionando pasos frustrantes en Expreso Rojo, Real Cartagena, Medellin, Real Cartagena, Atletico Huila, Once Caldas, Pasto y Tolima, hasta que por fin coronó un buen año en 2014 en Alianza Petrolera. De ahí pasó al América en el que fue el goleador de la B y uno de los poquitos destacados en ese rejuntado triste que no ascendió en 2015. Ya este año cayó a Millonarios para el Finalización, y no desentonó metiendo 12 goles en 20 partidos que lo convirtieron en goleador del torneo. O sea, no es¡quéeee brutooooo, qué Marco Van Basten es este cuate!, pero la verdad que sigue en buen rendimiento.

Otros: Sebastián Viera, Angelo Rodríguez, David González.

[poll id=»4″]

Boricua de Platino al Logro más resaltable de equipos colombianos

El América al fin se quitó la sal: cuando ya había pasado al olvido el pensamiento «imposible que América no suba este año«, el gran América por fin – cinco años después – sacó la casta y logró ascender a la A para 2017. Desde que se fue a la B ese increíble Diciembre de 2011 pasaron cinco torneos de la B y tres promociones, seis equipos más bajaron, ocho subieron, se inventaron unos cuadrangulares piratas para que subieran como sea solo y terminaron haciéndolo Cúcuta y Cortuluá, apelaron desde Eduardo Lara hasta al Ch*qui García pasando por Vel Asco. Hasta que al fin, con un DT muy capaz pero con fama de caerse en finales (imagínate cargar con eso en un torneo del ascenso), con un extranjero que con un 20% de estado físico dio muestras de una clase superior al resto y con algunos desechados de otros clubes, el América logró el ascenso ganándole la pulseada al Quindío. Bien por el América, que muuuucha falta hace en la A.

La Libertadores de Nacional: nos quejamos y nos quejamos del nivel del fútbol vernáculo (?), pero taaaaan mal no estamos como para que en dos años seguidos, dos clubes colombianos hayan coronado título continental. Este año fue el Nacional que bajo la muy sensata dirección de Reynaldo Rueda se bajó sucesivamente a Huracán, Central, Sao Paulo e Independiente del Valle para coronarse como los reyes de América de 2016. En honor a la verdá, este Nacional fue uno de los campeones más sólidos que se han visto recientemente, y no solo lo acompañó la categoría de varios de sus jugadores (como el subvalorado Alexis Henríquez, que ahí donde lo ves tiene dos Libertadores en el bifé del comedor de su casa, «el Lobo» Guerra o Macnelly Torres) sino la fortuna/buen ojo/precisión de contar con una culebra como Borja y una bestia como Armani en momentos decisivos.

La Suruga Bank de Santa Fe: el club cardenal logró una impresionante gesta al derrotar al poderoso Kashima Antlers de Japón por la prestigiosa Suruga Bank, torneo oficial organizado entre la Conmebol y la JFA.

Momento, no fue «impresionante«. Sigamos.

Jejeje, tampoco «gesta«…. ahora sí sig…

Ehhh, lo de «poderoso» es algo exagerado….

… también lo de «prestigiosa«. ¡Pero lo de «oficial» sí es de verdad, ojo!

Otros a destacar: La clasificación a los JJOO por re-pechaje, La medalla de bronce del Mundial de clubes (?)
[poll id=»5″]

Boricua de Coprolito a la Cagada del año

La Pereireada del Pereira: dominaron la B de pe a pa durante todo el año. Clasificaron sobrados como con cuatro fechas de ventaja a los cuadrangulares. Fueron el equipo más goleador de 2016. Les tocó el grupo más fácil de los dos cuadrangulares; o más bien: si hubiesen podido escoger sus tres contrincantes en el grupo para ascender, seguramente hubiesen agarrado los que les tocó – el cuarto, el sexto y el octavo del año, ninguno de ellos con hinchas, ninguno con estrellas, todos conformes solo con jugar el cuadrangular. Y Pereira Pereireó de la manera más ostentosa y churreteada posible en su intento por ascender a la A, en una churreteada horrible, dura y de esas que no se olvidarán porsiemprejamás.

Resumo: luego de cabalgar todo el torneo al Deportivo Pereira le quedaba todo de papayita al tocarle enfrentarse a los ignotos Leones de Itagüí (ex-Urabá), Tigres de Zipaquirá y Bogotá F.C. en su grupo por uno de los dos cupos a la A, equipos que entre los tres no sumaban doce hinchas y que vivían del diario para competir. Pero comenzó horrible el Matecaña, empatando de local ante Leones y Tigres y perdiendo en su visita ante un desprevenido Bogotá F.C. Aún así dependía de sí mismo para clasificar, porque los otros se sacaron puntos entre sí y porque tenían la ventaja del » » (punto invisible, pues) por haber terminado primeros en el año. Y se recompusieron ganando sus siguientes dos partidos, y con esto solo debían ganarle a Leones de visita en el último partido o incluso empatar y esperar que Tigres no le ganara a Bogotá en el suyo, y con esto ya el cupo al NirvAnA era de ellos…. ¿iba a ser tan cagado Pereira de dejar escapar el ascenso? Sí: en el minuto 93 (!!!) Leones hizo el gol que empató el partido a dos y le dio el cupo a la A al inesperado Tigres de Soacha, o Zipaquirá, o Facacativá, o un pueblo de esos….

El Kashimazo: ¿qué más decir de esta churreteada que pasó apenitas la semana pasada y que no se haya dicho ya en todos lados? Un golpazo inesperado, una aterrizada dolorosa, una cachetada a tanto hinchita hablador de mondá que se la pasó restregando el viaje a Japón durante seis meses. Tremenda e impensada derrota del verde, que llegó al Mundial de Clubes planificando el partido ante el Real Madrid y que fue goleado (marica, GO LE A DO) por un equipito menor y muy medio huevo y que se salvó como de cinco goles. Lo que sí hay que admitir, para ser justos, es que Nacional fue a Japón pensando en llenar de regocijo a los hinchas colombianos, y lo logró, aunque no a los que ellos pensaban…

Colombia vs Argentina por Eliminatorias: por 198726ava vez nos enfrentabamos con una Argentina llena de dudas y con más mierderos internos que una temporada de un reality peruano. Sin presidente en la AFA, con DT nuevo y muy cuestionado, con un rendimiento muy medio pelo de sus figuras, con rumores que los convocados eran más por ser parceros de Messi que por méritos (no se entiende qué putas hace el horrible de Sergio Romero, el Kun Agüero o Banega entre otros)…. con ese panorama la selección Colombia tenía la oportunidad de arreglar el camino con un triunfo en San Juan, mostrar por una vez en estas Eliminatorias autoridad y un rumbo definido, y por ahí derecho no despegarse por la pelea por uno de los cuatro cupos directos a Rusia 2018. Y bueno, para qué sigo… ya sabemos cómo nos fue…. la imagen de la selección en este 2016 fue Álvarez Balanta de lateral….

Otros: La selección en la Copa América Centenario, El Super Depor Cali. 
[poll id=»6″]

Boricua de Zafiro a la Resucitada de 2016

Falcao en Mónaco: Qué vaina jodida que es el fútbol: Falcao terminó 2012 y 2013 siendo uno de los mejores delanteros del mundo; acabó 2014 como un delantero en recuperación y 2015 ya como un ex-jugador practicamente. Eran muchos los que veían al gran nueve nuestro para 2016 más acabado que el Cúcuta bajo José Augusto Cadena. Y la verdad que desde esa lesión pre-Mundial 2014, Falcao no se había recuperado: vez que medio comenzaba a agarrar ritmo y de una se lesionaba de la rodilla, la clavícula, el meñique o el aplanchado del pelo. Tampoco se ayudaba él con su insistencia en ir a pelearla con la más fea en clubes bravos como el Manchester United o el Chelsea, en los que no le perdonan a uno un partido regular. Y preciso cuando ya sus acciones estaban más caídas que las de la firma constructora del Space volvió casi en el ostracismo al Mónaco con el que se mandó a hacer goles cuando nadie lo esperaba: a la fecha lleva 14 en 17 partidos. Si sigue así a ese ritmo tenemos -al fin – delantero para las Eliminatorias, pero opino que mejor ni lo miremos, ni hablemos, ni pensemos en él para que no se vuelva a lesionar…

Jaime de la Pava en Cortuluáhubo un tiempo en el que Jaime de la Pava estaba siendo considerado seriamente como un más que inminente candidato a dirigir la selección Colombia, de esos que uno discutía no sí iba a ser capaz sino si era muy pronto para soltarle el puesto. Es que andaba derechito, ganando todo con el América y mostrando una autoridad y firmeza que uno no espera ver en un DT de 32 años. Pero no fue si no que agarrara y le fuera mal con la Selección Preolímpica de 2004 para que le cayera la sal, o pelara el cobre, o no sé: desde ahí su carrera fue una serie irregular de experiencias eh, desafortunadas en clubes colombianos – Santa Fe, Cali, Once Caldas, Tolima, Cúcuta y Uniautónoma – y extranjeros – Guaros FC (a Jonathan Arango y Juan Pablo Pino les gusta esto) y Táchira de Venezuela. Motagua (Honduras), Marquense (Guatemala) y el Club Deportivo FAS de El Salvador. O sea: la experiencia propia de un DT de esos que uno dice «está robando en.…». Pero desde que cayó a Cortuluá en 2015 se le está torciendo la historia de nuevo: ascendió a principios de ese año, se mantuvo con méritos en la A en su regreso y coronó semifinales en el Apertura 2016, quedando a estico no más de pasar a la final. Veamos si sigue derecho o si lo que hizo este año fue más una anomalía de la Matrix.

Carlos Bejam… perdón, Bejarano en América: se fue del Poderoso DIM en medio del alivio de algunos hinchas (no muchos, apenas el 98.87% de todos) para recalar en un América más necesitado que Uribe de la guerra para sobrevivir. Todo pintaba como cuando en «Salvando al Soldado Ryan» el soldado yanqui andaba matándose con los alemanes y rogaba a gritos que se apareciera el compañero de apellido Upham, mientras este estaba abajo cagado y meado de miedo sin querer subir. Pero no: Bejarano se aplicó a tiempo y, aunque por poquito le caga el ascenso a su equipo, al final se rehizo con unas atajadas que al menos le garantiza que no lo echen del club para 2017.

Otros: Flabio Torres en Bucaramanga, Santa Fe post Alessis.

[poll id=»7″]

4 pensamientos sobre “El balance de este 2016 – Vol 1

  1. Excelente Post. Gran resumen y categorías. Mis apostillas:
    -Voté a Borja. Solo él podía vencer al bueno de Armani. Ahora sí se va a ver si el Van Basten cordobés es flor de un día o es un gran delanter. Ah, pasó EL GRAN KID PAMBELÉ y dijo que se caga de risa con el párrafo de Marrugo.
    -Luego voté la Libertadores regalada por Marco Ruben conseguida por Nacional la verdad es que se lo merecen. De igual modo, ¡¡zoolhoo Rojo Lokaazzz»!!
    -Por otra parte, con todo lo que me encantaría votar al Kashimazo, creo que la PEREIRADA no lo supera nadie.
    -Falcao, la recusitada de Falcao como buen atleta de cristo (?).
    ¡Bejarano caramondáa!

  2. Llegué tarde pero:
    -Boricua de Oro: Armani: Tremendamente determinante en el título de Libertadores, tanto que toda la estadística de Nacional en la Copa como mejor equipo, se debió a él. Hizo la tapada del año en Rosario, y siempre estuvo bien (Salvo en el Kashimazo)
    -Boricua de Plata: Es obvio que la Libertadores pesa más que cualquier cosa y debe ganarle a cualquier cosa, pero el hecho de que América haya salido de la B después de tantos fracasos es algo bonito y un alivio ni el HP, aunque a la larga no vaya a ser un logro histórico o algo así.
    -Churreteada: Colombia – Argentina: Fue el retrato del pésimo año que tuvo la selección, siendo goleada y superada por una Argentina horrible. 2016, el año en que se le acabó el teflón a Pékerman. La del Pereirazo es una cagada impresionante y ganaría, pero hombre, el otro ridículo contra Argentina dio mucha rabia.
    -Boricua de Zafiro: Falcao. Uno siempre se imagina qué sería del hombre de haberse quedado en el Mónaco en 2014 para terminar de recuperarse, y no se hubiera ido corriendo a Manchester en pleno cierre del mercado y para un equipo al que no había sido pedido. A Chelsea fue nada más porque Mourinho le hizo un favor a Jorge Mendes.
    Lo de Bejarano fue una reivindicación, en el 2015 fue de lo mejorcito de un equipo horrible atrás y sin alma en general, y en el 2016 fue clave. Sirvió para lo que se necesitaba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.